22 de septiembre de 2020, 10:24:40
Cultura y ocio

CASA DEL LIBRO


Un "hasta luego", por reformas, firmado con poemas

Por Alba Cabañero Aina

Durante aproximadamente seis meses, La Casa del Libro situada en Gran Vía, 29 cerrará sus puertas para someterse a un lavado de cara. Para despedirse, este jueves celebra una jornada literaria en la que poetas y escritores se darán cita con los lectores y que se alargará hasta la medianoche.


La Casa del Libro de Gran Vía recibe a sus visitantes este jueves 22 de febrero con una alfombra roja que hace presagiar que algo fuera de lo habitual está sucediendo tras sus puertas.

Subiendo lo que parece un interminable tramo de escaleras, pasando por varias estanterías en las que libros de gastronomía y nutrición se dan la mano mientras que las obras de Voltaire escudriñan los ejemplares de autoayuda, se encuentran tres poetas desnudándose ante un público que no cabe en las sillas habilitadas para la sesión de lectura.

Luis García Piedehierro desvela a los presentes que fue un cabrón, "un cabrón que ahora escribe esto, demasiado tarde", y a su vera, Carlos Salem relata un crimen, remontándose a una mañana de octubre en la que, “con un pájaro de menos”, recorrió las calles de Zaragoza buscando al asesino de un ave de tipología desconocida.

Victoria Ash, que “solo sangra letras”, encoge el corazón del público tocando su fibra sensible al hablar de la muerte, enseñándoles que “llorar es otra forma de sonreír” por haber tenido el privilegio de disfrutar de aquella persona que ahora ya no está.

Entre verso y verso, una voz anuncia por megafonía que los escritores citados para las 19:30 están listos para firmar sus libros en la planta baja del edificio.

Al lado de la puerta principal, Margarita García y Ángela Quintas esperan a que lleguen los lectores junto a una enorme estantería colmada de sus ejemplares más recientes. Cerca, Lorenzo Silva cuenta con la suerte de poseer una mesa para él solo, justo delante de la sección del Top 10.

Y al fondo, serpenteantes filas de gente se acercan a la mesa en la que tres de los escritores más conocidos entre los ‘millenials’ –Blue Jeans, Enfermera Saturada y Sara Herranz– sacan sus bolígrafos para imprimir en las obras que tanto han trabajado una bonita dedicatoria para su lector, seguida de una firma.

Esta librería de Gran Vía, 29 se despide de sus compradores con un “En un par de Libros volvemos”, o lo que es lo mismo, aproximadamente seis meses para volver renovada y seguir albergando “grandes libros y grandes momentos”.
Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.madridiario.es