13 de noviembre de 2019, 22:18:21
Deportes


Un desafío y un reto para mujeres que vencieron al cáncer

Por Susana Pérez

Son madrileñas y han superado un cáncer. Así son las mujeres que han participado en la última expedición de Reto Pelayo Vida. Una experiencia de superación entre grietas y frío polar con las auroras boreales de fondo y un desafío que les ha cambiado la vida. El siguiente reto ya está en marcha.


Más de 200 kilómetros a pie en el Ártico, grietas, hielo resbaladizo y lagos glaciares a temperaturas extremas y navegar en kayaks a través de icebergs. Así fue el escenario al que se enfrentaron cinco mujeres aventureras. Encarnación, Lorena, Esther, Ana Belén y Micaela son luchadoras y persistentes y nada se les interpuso para partir hacia el Polo Norte y atravesar el hielo interior de Groenlandia, uno de los lugares menos accesibles y poco explorados. Aunque ellas ya conocían lo que era enfrentarse a un auténtico desafío, quizás el más duro de sus vidas: sobrevivir a un cáncer.

"El cáncer te mata pero también te cambia la vida"

Se trata de la tercera edición del Reto Pelayo Vida. Los anteriores desafíos llevaron a otra supervivientes a escalar el Kilimanjaro y a atravesar el Atlántico. Y todas las expediciones, siempre con un objetivo común: "El cáncer mata pero también te cambia la vida". Así lo siente y transmite Eric Frattini, el escritor y creador de Trex Exploring. La idea surgió cuando perdió a un amigo suyo por un cáncer de estómago. "Años después, en un época en la que ya no me apetecía escribir tras publicar 28 libros y cuatro novelas, se me ocurrió la idea de montar expediciones en las que mujeres que han sufrido cáncer y lo han superado, se enfrentasen a retos", recuerda. Y así hizo: "Pelayos Seguro se volcó en el proyecto y enseguida comenzamos". Comenzaron recibiendo 31 solicitudes de mujeres y para esta última expedición, más de 130 mujeres querían atravesar hielo y dormir entre grietas polares.

Eric no deja de asombrarse con la fuerza y las energía que emana de estas mujeres: "Siempre les pregunto que les chutan con la quimioterapia y ellas me responden que les inyectan vida". Una fortaleza y valentía que las convierte en heroínas de una historia de superación que atraviesa cualquier obstáculo. Como Ana Belén, superviviente madrileña de un cáncer de mama con masectomía radical. Las 18 sesiones de quimioterapia y 25 de radioterapia la hicieron perder el pelo y las uñas pero no sus ganas por vivir. "Es una de las experiencias más enriquecedoras de mi vida", explica.

"Dormir en el hielo y los 20 grados bajo cero fue duro"

El paisaje desolador, en ocasiones, pero tan puro hizo pensar a esta mujer en ella misma y en su paz interior: "Fuera cargas materiales, se puede vivir con pocas cosas". A pesar de los momentos duros, de miedo, preocupación y de nostalgia hacia la familia, Ana Belén caminó casi nueve horas al día a menos veinte grados bajo cero y durmió sobre el hielo con sus otras cuatro compañeras, a las que llama hermanas: "Hemos compartido mucho y hemos estado pendientes las unas de las otras. Y ahora, esa cuerda de la que nos agarrábamos nos mantiene unidas". Con esta filosofía: "La vida me ha compensado con este viaje", recuerda momentos de la expedición que han cambiado su vida.

Una historia de superación de la que también puede hablar Esther Gil, vallisoletana que reside en Madrid. Superó con una sonrisa también un cáncer de mama en estadio tres: "Vivir es increíble. Y eso es lo que tenemos que enseñar". A pesar de dormir poco por el frío y la adaptación al nuevo entorno, volvería a vivir esas sensaciones: "Pienso que este viaje es un regalo que nos ha dado el cáncer. Los que por suerte lo hemos superado, se nos ha presentado como una oportunidad para sentirnos vivas y conocer a otras mujeres que han pasado por situaciones similares. He aprendido mucho de sus experiencias".

Otras tres luchadoras, entre 35 y 51 años, se unieron a Ana Belén y a Esther Gil en la exploración de esta parte del planeta. No son deportistas profesionales pero sí son aficionadas a alguna modalidad deportiva y sobre todo, adoran la aventura. Con la misma fuerza con la que superó un linfoma de Linfoma de Hodgkin, Lorena Blázquez llegó al Polo norte completando el grupo de las madrileñas. "El frío por la noche fue muy duro, se nos metía en los huesos", cuenta recordando esos momentos nocturnos en los que el silencio del paisaje sobrecogía por su belleza: "Increíbles las auroras, las grietas y las montañas". Un aprendizaje que se ha convertido en un primer paso para realizar algo por sí misma: "Yo sola tenía que sacar las fuerzas. Volvería a hacerlo".

Un mensaje de esperanza, unas experiencias vitales valientes y arriesgadas y un reto deportivo. Con esta misma pasión se está organizando la siguiente edición del Reto Pelayo Vida. En esta ocasión, otras cinco mujeres serán seleccionadas para participar en la próxima expedición que tendrá lugar en noviembre: Annapurna Bike, en un macizo montañoso situado en el centro de la cordillera del Himalaya. Más de 300 kilómetros pedaleando a más de 4.000 metros de altura. El 15 de marzo se cierran las inscripciones para la nueva aventura.

Las mujeres interesadas en vivir esta experiencia pueden consultar aquí toda la información o enviar un mail a: [email protected].

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es