19 de octubre de 2021, 12:59:57
Recomendamos


Lidl, demandada por no conceder la conciliación a uno de sus jefes

Por MDO


La cadena alemana de supermercados Lidl ha sido demandada recientemente por uno de sus jefes en España, según ha informado estos días La Voz de Galicia. En concreto, ha sido el superior Ricardo Morado Fajardo, de la plataforma logística de Lidl en Río do Pozo, quien ha presentado una denuncia en el Juzgado de lo Social después de que la empresa le denegara una petición de conciliación laboral y familiar, para poder cuidar a su hija.

Según informa La Voz de Galicia, que ha hablado con el demandante, Morado lleva 12 años trabajando en la empresa y, aunque le aceptaron la reducción de jornada, no se procedió de la misma forma con la concreción horaria que solicita, por lo que considera que se ha vulnerado un derecho establecido en el Estatuto de los Trabajadores y en el mismo Plan de Igualdad de Hombres y Mujeres de Lidl.

El trabajador dice sentirse afectado por haber tenido que denunciar a una empresa a la que pertenece desde hace más de una década, y de la que ha confesado a La Voz de Galicia sentirse “enamorado”.

El marco legal

El marco legal del derecho a la conciliación de la vida familiar y laboral en España va en la línea de la Unión Europea, cuyas Directivas emplazan a los Estados miembro a incorporar medidas en este sentido.

En nuestro país, se define a partir de dos leyes fundamentalmente: la Ley 39/1999 de 5 de noviembre, para promover la conciliación de la vida familiar y laboral de las personas trabajadoras; y la ley Orgánica 3/2007 de 22 de marzo para la igualdad efectiva de mujeres y hombres. También se recoge en el Estatuto de los Trabajadores.

Sus objetivos son que se adopten las medidas que la garanticen, a la par que se fomenta la corresponsabilidad en la asunción de tareas familiares y del hogar. Así, entre las medidas más destacadas se contemplan los permisos retribuidos de maternidad, paternidad, lactancia, vacaciones y otros, como fallecimiento, accidente, enfermedad grave u hospitalización hasta segundo grado de consanguinidad.

En cuanto a los permisos no retribuidos, la ley contempla la reducción de jornada para el cuidado de los menores de 8 años o personas con discapacidad a cargo, y las excedencias voluntarias con objetivos similares de cuidado de la familia.

El texto divulgativo Conciliación de la vida laboral, familia y personal, del Ministerio de Igualdad, recoge entre las buenas prácticas la ampliación del permiso de paternidad más allá de los 13 días, la ampliación de la edad del/a hijo/a menor para solicitar la reducción de jornada o o los bancos de tiempo libre, que equivaldría a unas vacaciones no pagadas.

Además, algunas compañías, sobre todo las de gran tamaño como Lidl, recogen en sus convenios colectivos u otros documentos la necesidad de cubrir esta parcela. En concreto, el texto de la cadena alemana recoge los derechos a la conciliación de la vida personal, familiar y laboral en su punto 3, el de Definiciones, basándose en el artículo 44.1 de la Ley 3/2007: “Los derechos de conciliación de la vida personal, familiar y laboral se reconocerán a los trabajadores y las trabajadoras en forma que fomenten la asunción equilibrada de las responsabilidades familiares, evitando toda discriminación basada en su ejercicio.

El ámbito de aplicación del Plan de Igualdad de Lidl abarca todo el territorio español.

Más quejas por la conciliación

No es la única queja que se ha registrado estos días por lo que se han considerado ataques al derecho o, al menos, riesgo de no poder garantizarlo.

En la Comunidad Madrid, la Coalición Sindical Independiente de Trabajadores-Unión Profesional (CSIT-UP) denunciaba esta semana que la concentración de sedes judiciales no solo es “insuficiente” para solucionar los problemas que la Justicia tiene, sino que al haber sido adoptada de manera “unilateral”, tampoco permite que los alrededor de 400 empleados públicos afectados puedan conciliar sus vidas laborales y familiares. Así lo explicaron en nota de empresa.

Los alegados son, de hecho, los motivos que han llevado al sindicato a no suscribir el Acuerdo para la mejora de las Infraestructuras Judiciales que planteó la Comunidad este pasado lunes, en la Mesa del Pacto por la Justicia.

Entre las soluciones que da el sindicato, están las ayudas al transporte, como vía para compensar la alteración de la vida laboral del trabajador que propone el Acuerdo. La reclamación de “soluciones reales” pasa también por la actualización de medios informáticos o la reposición de mobiliario, al objeto de que el trabajador pueda trabajar de forma más fluida y el ciudadano obtenga respuestas más rápido.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.madridiario.es