23 de octubre de 2019, 0:15:22
Transportes

TAL DÍA COMO HOY


Más aviones, más pasajeros: queda inaugurada la T-4

Por Alba Cabañero

El 4 de febrero de 2006 se inauguraba en Barajas un nuevo espacio que permitiría al aeropuerto de la capital posicionarse entre los mejores de Europa: la T-4.


Contemplada como un espacio para concentrar más del 60 por ciento del tráfico aéreo en Madrid, el 4 de febrero de 2006 era inaugurada por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, la Terminal 4 del Aeropuerto de Barajas.

Para que no coincidiese con Fitur, la inauguración de este espacio se retrasó al 4 de febrero, a pesar de estar prevista para el 29 de enero. En su construcción se invirtieron 6.200 millones de euros, cinco veces más de lo que Aena había previsto al comienzo de la obra.

El primer vuelo que despegó desde allí fue el 5 de febrero a Barcelona, operado por Vueling tras una pugna con Iberia. La compañía adelantó su vuelo 15 minutos para salir antes que el de Iberia, programado para las 5:50 de la mañana. Un año después, 52,1 millones de pasajeros habían pasado por allí.

“Motor fundamental” de la economía

José Luis Rodríguez Zapatero calificó este nuevo espacio como un “motor fundamental” de la economía española que pondría Madrid en el punto de mira. Gracias a la T4, el Aeropuerto de Barajas se colocaría en el cuarto puesto de Europa en cuanto a número de vuelos.

La ampliación del recinto aeroportuario con esta nueva terminal permitió aumentar la acogida de pasajeros y aeronaves. Desde su apertura, la capacidad de viajeros pasó de 35 a 70 millones por año y, meses después, las operaciones de aeronaves de 78 a 120 por hora.

Una ciudad dentro del aeropuerto

En 1997, Richard Rogers Partnership y el Estudio Lamela ganaron el concurso con su proyecto para diseñar la Terminal 4 del aeropuerto. La concepción de estos dos nuevos espacios –el edificio principal y el edificio satélite– es la de una ciudad en la que la luz es la principal protagonista gracias a las paredes acristaladas y a las lámparas con forma de tirachinas pintadas por tramos con los colores del arcoíris en función de su situación norte-sur.

Este hub mundial, copado por Iberia y varias compañías aliadas, destaca por su zona comercial y su gran aparcamiento –con una superficie similar a la de seis campos de fútbol con 9.000 plazas–, haciendo de esta zona del aeropuerto una pequeña ciudad de paso en la que relajarse antes de despegar.
Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es