28 de mayo de 2022, 0:33:32
Opinión


Calle a Camacho, ¿y a otros?

Por Ángel del Río


No seré yo quien le quite méritos a Marcelino Camacho para que tenga una calle con su nombre en Madrid, incluso una estatua, y si me apuran, hasta un monumento. No le escatimo méritos, al que durante tantos años fue el líder de Comisiones Obreras, con un papel fundamental en el proceso de la transición democrática en nuestro país. Camacho era un hombre humilde, que vivía humildemente en un piso pequeño en el que le visité en alguna ocasión; que fue inquilino de la cárcel de Carabanchel durante el franquismo. Lleno está de méritos para tener reconocimiento en el callejero madrileño, y esos méritos nada tienen que ver con su ideología, sino con su trabajo y dedicación al sindicalismo.

Aplaudo la iniciativa de ponerle calle y estatua a Marcelino Camacho, lo que me duele es que no se actúe del mismo modo en casos de parecido merecimiento; que hayan fallecido en Madrid personas que fueron muy importantes y a las que no se les ha concedido espacio en el callejero, en la mayoría de los casos, porque su pensamiento no coincidía con el de las personas en cuyas manos estaba otorgarles el nombre de una calle, pese a que los méritos contraídos en el ámbito profesional o social, fueran más que suficientes.

Este podría ser el caso de la madrileña universal, Nati Mistral, fallecida el pasado verano, que, como Natividad Macho, que era su nombre verdadero, podía tener una forma de pensar, pero como artista, como Nati Mistral, era única y sus méritos, incuestionables.

Pues no, no se ha conseguido que el Ayuntamiento tome la iniciativa de ponerle su nombre a una calle, todo lo más, y gracias al esfuerzo del Partido Popular en la Junta de Centro, que se instale una placa en la casa de la Ronda de Segovia, donde la genial artista, pasó buen parte de su adolescencia y juventud. Me sigue pareciendo injusto el trato que se da a unos, con respecto a otros, que han atesorado los mismos méritos. ¡Qué pena!
Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2022   |  www.madridiario.es