8 de diciembre de 2019, 6:06:25
Recomendamos


Evolución de la elegancia en exteriores, pérgolas bioclimáticas

Por MDO

Los cerramientos de aluminio mejoran las prestaciones energéticas de las casas. Dentro de éstos existen cerramientos que además aportan un espacio añadido de un enorme valor en cuestión de habitabilidad. Las pérgolas bioclimáticas representan el cerramiento más versátil, adaptable y funcional de este tipo de estructuras.


Aquellas personas que tienen la suerte de disfrutar de un jardín o de una terraza en su casa, no siempre son capaces de extraerle todo el jugo. Las condiciones climatológicas son inclementes durante buena parte del año. La temperatura, la lluvia y el viento resultan incómodos en muchas ocasiones, y esto merma la posibilidad de explotar al máximo un lugar del espacio doméstico con posibilidades que ningún otro lugar de la casa puede ofrecer.


Dentro de las muchas soluciones para aprovechar el exterior del domicilio, la instalación de cerramientos de alta calidad puede resultar una de las más económicas y eficientes. Los cerramientos para el hogar resultan económicos por varios motivos, aunque principalmente por su capacidad aislante en la medida en que sus elementos estructurales forman una barrera física contra los elementos. Por su parte, algunos cerramientos como las cortinas de cristal, pueden aislar completamente ese espacio externo e integrarlo al domicilio como una sala más sin perder la luminosidad de un exterior. No obstante, para quienes prefieren conservar plenamente la sensación de estar fuera, las pérgolas ofrecen protección y apertura.


Las pérgolas son estructuras arquitectónicas compuestas por una serie de columnas que funcionan como elementos estructurales. Las columnas forman un corredor abierto y diáfano, y soportan además elementos trasversales. Éstas fueron muy comunes en los jardines del Renacimiento porque crean una decoración exterior rítmica y equilibrada. Actualmente es frecuente encontrarlas en parques y jardines decoradas con plantas trepadoras que forman túneles vegetales de extraordinaria belleza y elegancia. En nuestro país, gracias a un clima soleado, ha crecido enormemente la demanda de cerramientos de exterior para la casa durante los últimos años.


Las pérgolas bioclimáticas representan un avance tecnológico con respecto a las anteriores. Mantienen la elegancia clásica de las pérgolas y permiten asimismo que la decoración vegetal adorne la estructura metálica. Se trata en este caso de columnas de aluminio, un material ligero, flexible y resistente. Su gran aportación es la posibilidad de regular la entrada de luz y aire al habitáculo creado por la propia pérgola. Las pérgolas bioclimáticas modernas son estructuras extraordinariamente sencillas, que sustituyen las columnas transversales por lamas orientables. Estas lamas pueden abrirse totalmente, permitiendo que la luz acceda totalmente al habitáculo, o cerrarse hasta hacer completamente opacas y dejar la estancia a la sombra. Por supuesto, las lamas pueden dejarse en cualquier punto intermedio, logrando regular la entrada de luz a gusto del usuario Las pérgolas bioclimáticas también se pueden complementar con accesorios de iluminación u otros elementos decorativos.


Desde Walux Aluminium, empresa especializada en cerramientos de aluminio, nos comentan que la magia reside en los juegos de luces y sombras que se pueden lograr a través de la regulación de las lamas. Su estructura sencilla de líneas rectas permite decoraciones minimalistas o elementos más abigarrados que dejen el esqueleto en un segundo plano. Así, las pérgolas bioclimáticas se han convertido en un elemento indispensable para explotar al máximo los exteriores de la casa de una forma elegante y enormemente funcional.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es