22 de agosto de 2019, 2:42:56
Política


Rajoy ofrece diálogo al soberanismo pero saca el 155

Por Diariocrítico

Ni siquiera ha dicho lo que todos piensan en el PP: que el partido del Gobierno ha pagado en las urnas haber liderado la aplicación del artículo 155 y desmontar el Ejecutivo soberanista de Puigdemont el pasado mes de octubre. En lugar de eso, el presidente Rajoy ha evitado hacer autocrítica y ha felicitado sobre todo a Ciudadanos, que no a los independentistas, a los que ha vuelto a enviar un mensaje envenenado: diálogo, el que quieran, pero con el artículo 155 preparado en cualquier momento si regresan a la senda unilateral para lograr la secesión.


El presidente Rajoy comenzó su intervención en Moncloa para analizar el resultado de las elecciones catalanas destacando las "garantías" y la calidad del sistema electoral que se pudo ver este jueves 21, en clara alusión crítica al referéndum soberanista del pasado 1 de octubre: "Pudieron participar todos", dijo también, en alusión a las viejas polémicas votaciones en el Parlament.

También quiso destacar Rajoy la "alta participación", que consideró "un reflejo de la respuesta cívica de los ciudadanos de Cataluña frente a los retos que se afrontan" en los próximos tiempos.

Y como decíamos, evitó cualquier felicitación al frente soberanista de Junts per Catalunya (JxCat) o Esquerra Republicana (ERC): "Quiero felicitar a Inés Arrimadas y a Ciudadanos, hablé también con su presidente", en referencia a Albert Rivera, quien ya no es un socio al que mirar por encima del hombro.

Sí que hubo momentos para el lamento, que no para la autocrítica: "Los que queríamos el cambio no hemos conseguido los escaños que necesitábamos para llevarlo a cabo", dijo, pero aprovechó para cuestionar los resultados de los soberanistas. Rajoy considera que también han perdido en las urnas, aunque en realidad han ganado en votos respecto a 2015. El presidente del Gobierno dijo que "siguen perdiendo apoyos", pero porque se basó en la pérdida de escaños, que pasan de 72 a 70, sumando a JxCat, ERC y la CUP.

Por eso, repitió esas palabras que hizo populares Arrimadas ayer nada más conocer los resultados: "Nadie puede hablar en nombre de Cataluña si no contempla a toda Cataluña". Y se explayó en esta idea: "Cataluña no es monolítica, es plural, y todos debemos cultivar esa pluralidad como una virtud y una riqueza. Debemos respetarla y cuidarla".

En cuanto al futuro Govern que salga en 2018, Rajoy consideró que "el gobierno resultante deberá estar, como todos los gobiernos, sometido al imperio de la Ley". Y recordó que sin ello será imposible "generar seguridad y certidumbre" para las empresas y los mercados financieros, además de ver el regreso de las empresas que cambiaron su sede social, así como las inversiones, el turismo, el crecimiento económico y la creación de empleo.

En cuanto al diálogo que ofrece ahora, Rajoy lo explicó así: "El Gobierno de España ofrece toda su capacidad de diálogo siempre dentro del marco de la Ley al gobierno que se constituya en Cataluña". Nada nuevo bajo el sol, por tanto.

Las preguntas de la prensa

Ya en la ronda de preguntas, Rajoy fue preguntado por la prensa sobre si debe hacer autocrítica por los resultados obtenidos por el PP, que ha pasado de 11 a 3 escaños en dos años. "No estamos contentos, no, claro que no,... no era el resultado que esperábamos", dijo, además de dedicar unas cálidas palabras a García Albiol, el líder del PP catalán que ahora está más que en entredicho.

Pero explicó que el artículo 155 no se aplicó inmediatamente, cuando "el Gobierno catalán tomó la primera decisión contraria a la Ley, fuimos prudentes". Considera que se aplicó "con un gran consenso del Senado y de la segunda y la tercera fuerza política en España, muy mayoritario". Y también que "se aplicó de una forma inteligente porque no decidimos nombrar un nuevo gobierno y las cosas han funcionado muy bien en este periodo", queriendo con estas palabras justificar que los resultados serían injustos para el PP si se interpretan como un castigo por aplicar el 155.

Sobre si volverá a reunirse en algún momento con Puigdemont, si éste consigue ser el president de nuevo, Rajoy fue muy astuto para evitar el morbo de contestar sobre ello: "Con quien me tendría que sentar a hablar es con la señora que ha ganado las elecciones, que es Inés Arrimadas".

Ante otra pregunta más concreta sobre si se reuniría con Puigdemont en caso de que consiga ser investido, insistió en que esa persona que consiga la investidura debe antes estar en España, en clara alusión a los problemas penales que acarrearía la llegada del ex president si pisa suelo español.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es