17 de octubre de 2019, 17:40:45
Distritos


El Cañaveral quiere dejar de ser un barrio 'fantasma'

Por Lucía Martín

Las peticiones navideñas de los vecinos del barrio de El Cañaveral son realistas. La construcción de una escuela infantil, un colegio y un centro médico serían el mejor regalo para las más de 500 familias que viven en este desarrollo situado al sureste de Madrid, en el que los servicios básicos escasean. El Gobierno regional ignora sus demandas, por el momento, pero los residentes no se resignan.


Caminar por El Cañaveral supone una experiencia similar a la de atravesar una ciudad fantasma. La diferencia radica en que en este barrio del distrito de Vicálvaro residen alrededor de 510 familias desprovistas de los servicios de atención médica y educación básicos.

Los primeros inquilinos llegaron a este desarrollo del sureste en marzo de 2016, fecha en la que se entregaron las primeras promociones de viviendas. Para los próximos meses hay previsión de entrada en otras 600, por lo que en el primer trimestre del próximo año vivirán en el barrio una media de 3.000 personas.

Sin embargo, las dotaciones necesarias no llegan y los vecinos piden a la Comunidad que concrete un plan de intervención a medio plazo. “La construcción de una guardería, un colegio y un centro de salud es lo que más prisa corre”, explica el representante de la asociación vecinal de El Cañaveral, perteneciente a la FRAVM.

Afirman no tener noticias del Gobierno regional, encargado de tramitar la edificación del centro educativo y quien tiene las competencias en materia sanitaria. “La Comunidad nunca se ha puesto en contacto con nosotros”, se quejan los residentes. Madridiario tampoco ha conseguido una respuesta de esta Administración. “Es la clase política quien debe ofrecerse para poner soluciones, no la ciudadanía”, comenta el representante de los vecinos a este medio.

La relación con Coslada, el municipio más cercano, también es “inexistente”. La comunicación no fluye porque desde su Ayuntamiento solo proponen “una reunión entre alcaldes” que, de momento, no se ha producido.

Acceder al barrio en transporte público, una odisea

El transporte público es otro de los servicios que tiene margen de mejora. El que se presta en la actualidad es insuficiente y, por eso, los residentes reclaman nuevas líneas de la EMT que conecten el barrio con Vicálvaro, que dista en 2 kilómetros de El Cañaveral.

La Empresa Municipal de Transportes está “estudiando esta petición” indican desde la asociación, que también vería como una opción interesante la apertura de una salida por la zona de Alsacia.

En este panorama, el transporte privado es la opción más viable. “Los adolescentes van a Coslada en autobús, pero a los más pequeños los llevan sus padres a los colegios en coche”, apuntan. Los accesos directos se reducen a la M-45 y la alternativa existente es salir por Coslada.

Las familias defienden su barrio

Los vecinos no se resignan a la “lamentable” situación. La falta de dotaciones fundamentales ha agudizado su ingenio en la búsqueda de soluciones. “Al final, cada uno se busca la vida como puede y, a pesar de todo, la felicidad en el barrio es real”, afirma el representante de la asociación vecinal.

Es por eso que los propietarios animan a futuros compradores a seguir invirtiendo en la zona, que, de hecho, es una de las que mayor crecimiento registra en la capital. Una “reunión sensata” entre el Ayuntamiento y la Comunidad ‘desatascaría’ el limbo en el que se encuentra la dotación de servicios y normalizaría el día a día de las familias de El Cañaveral.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es