13 de noviembre de 2019, 19:44:33
Transportes


Renfe se defiende: "La puntualidad en Cercanías es del 96 por ciento"

Por Javier García Martín

Cercanías tiene un problema en Madrid. En los últimos días, una serie de catastróficas averías han puesto imagen a las esperas, aglomeraciones y confusión con las que miles de usuarios bregan cada día con más estoicismo que furia. Ante las críticas, Renfe se defiende. Sus trenes, según los datos facilitados a este medio, han pasado este año por cada estación en su momento justo en el 96,3 por ciento de las ocasiones. Una puntualidad británica en un servicio que, para gran parte de la clase política, pita más que anda.


A más de uno le costará creerlo, pero es el dato oficial. Nueve de cada diez veces que un tren de Cercanías para en cualquiera de las 90 estaciones que Renfe tiene en las diez líneas de la red de corta distancia de la región lo hace a tiempo. Según los datos de puntualidad acumulados hasta octubre de este año, la locomotora llegó a su hora en el 96,3 por ciento de las ocasiones durante los diez primeros meses del año.

La cifra es, hasta en el decimal, la misma que la registrada en todo 2016 según detallan fuentes de la compañía a Madridiario, que explican que existe un margen de tres minutos de demora antes de anotar oficialmente un retraso. "Estamos por encima de los servicios de cercanías de capitales como Londres o París", señala una portavoz, que insiste en que la situación, al menos con este dato en la mano, ni ha mejorado ni ha empeorado en los últimos tiempos.

Impuntuales por tres causas

Esto choca frontalmente con la percepeción que muchos usuarios tienen últimamente de Cercanías Madrid, especialmente tras situaciones como la de la semana pasada, cuando una sucesión de incidencias provocó el corte de estaciones capitales como Sol o Nuevos Ministerios.

El perfil de atención al cliente de Twitter recibe a diario, de hecho, docenas de mensajes enardecidos dando cuenta de demoras y averías que, eso sí, contrastan con la estoicidad con la que miles de personas conviven con ellas a pie de vagón.

Aunque Renfe no ofrece ni el dato total de averías ni el desglose por líneas de ese 96,3 por ciento, desde la compañía insisten en una idea fuerza: la impuntualidad no es (solo) cosa suya. "Puede ser por causas nuestras, que se haya estropeado un tren, pero muchas veces depende de problemas en las infraestructuras, que gestiona Adif, o de un tercer grupo de incidencias entre los que hay arrollamientos, actos vandálicos, atenciones médicas...", detalla la portavoz, que recuerda que el operador mueve cada día 1.300 trenes en la región con 845.900 viajeros a bordo.

Reunión en Fomento

Sea como fuere, la sucesión de averías y la presión (en parte partidista) de varios alcaldes de municipios por los que pasa la C-3 han llevado al Gobierno de Cristina Cifuentes a asumir y canalizar las críticas hacia el operador, que lo son a su vez hacia el Ministerio de Fomento y su titular y compañero de partido, Íñigo de la Serna.

Tras reclamarlo en público y por carta, este martes, la consejera de Transportes, Vivienda e Infraestructuras, Rosalía Gonzalo, se reúne por la tarde con el 'segundo' de De la Serna, el secretario general de Infraestructuras Fomento, Manuel Niño.

En el orden del día está "ver realmente qué es lo que está pasando" con la red y darle una "solución", según explicó a la prensa este lunes la responsable madrileña. Gonzalo, a la espera de lo que ocurra en el encuentro, parece haber asumido el discurso que empapa toda la clase política madrileña y que dice que lo de Cercanías Madrid no es solo "un problema puntual".

Mantenimiento o desidia

"Los sindicatos han denunciado que es una cuestión de mantenimiento. Yo no puedo valorar que esto sea así. Seguramente sea una parte en ese sentido, pero habrá otras posibilidades, otras líneas que tendremos que analizar y trabajar", señala Gonzalo.

La reunión en Fomento llegará poco después de que el propio Ministerio anunciara un estudio de estas incidencias para intentar de aflojar la presión mediática que, para la oposición, no parece suficiente.

Este mismo lunes, el secretario general del PSOE-M, José Manuel Franco, atribuyó los problemas a la “negligencia" y a la “desidia y falta de interés en este tema por parte del gobierno central” y pidió un "plan de choque". Y no solo los socialistas: Podemos, Ciudadanos y, fuera del arco parlamentario, la FRAVM, también han exigido en numerosas ocasiones un cambio de rumbo que, si arranca, tendrá su estación de salida en el encuentro de esta tarde.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es