13 de noviembre de 2019, 11:50:26
Política


Arsuaga: "Cifuentes persigue a una asociación legal"

Por Javier García Martín

El presidente de Hazte Oír, la organización de ultraderecha que la Comunidad de Madrid quiere sancionar por una campaña "vejatoria" con el colectivo LGTBI, confirma a Madridiario que no abonarán la multa. Ignacio Arsuaga dice que la "legislación internacional" respalda su "objeción de conciencia". "A una sanción injusta de una ley intolerante corresponde una respuesta firme", afirma antes de anunciar que mantendrán la propaganda contra las "leyes de adoctrinamiento".


Hazte Oír está dispuesta a llegar al Tribunal Constitucional y al de Derechos Humanos de Estrasburgo para no pagar los 1.500 euros de multa que la Consejería de Políticas Sociales y Familia le ha impuesto por una campaña en centros escolares "vejatoria" hacia el colectivo LGTBI. Quieren demostrar que los "perjudicados" son ellos.

"Hemos llevado a cabo una campaña informativa denunciando el adoctrinamiento educativo de leyes que imponen la ideología de género sobre el conjunto de la sociedad", defiende en declaraciones a Madridiario el presidente de la organización ultraconservadora, Ignacio Arsuaga.

Aunque saben que el impago agravará la sanción, mantienen su "objeción de conciencia" en base a "la legislación internacional, todos los tratados de derechos suscritos por España, y a la propia Constitución Española".

"A una sanción injusta de una ley intolerante que vulnera derechos fundamentales corresponde una respuesta firme", añade Arsuaga.

Más de 1.700 centros madrileños

En un expediente al que ha tenido acceso este medio, la Comunidad cree que el envío del libro es una infracción leve. Para la instructora que ha propuesto la multa, determinados pasajes del texto "introducen de lleno en un ideario discriminatorio".

Según sus cifras, de los más de 16.000 repartidos por toda España, Hazte Oír distribuyó ese libro acompañado de una carta y un panfleto a los directores y a las Ampas de 1.709 centros madrileños -1.102 públicos y 607 concertados-. "Ha habido varios colegios, media docena, que han pedido más ejemplares y uno o dos que ha pedido que no se les envíe más material de este tipo", detalla Arsuaga.

La relación de Hazte Oír con la derecha política que gobierna Madrid está quebrada. Además del cacareado autobús tránsfobo, esta organización fletó uno para las elecciones de 2015 con la efigie de la entonces candidata a presidenta por el PP con la leyenda 'Si votas Cifuentes, votas aborto'. Ahora, tras la sanción, vuelven a culpar a la popular: "Gobiernos como el de Cristina Cifuentes persiguen a una asociación legal por llevar a cabo una campaña informativa", remacha Arsuaga.

En este sentido, lejos de aflojar, el presidente anuncia que seguirán "denunciando las leyes que imponen ideología a los niños en las aulas".

Hazte Oír es, hoy por hoy, la más reseñable en España de un conglomerado de marcas ultracatólicas dedicadas a la propaganda. En su web, recogen firmas para 'causas' que van desde la "recuperación" de la "identidad europea" a la equiparación salarial de Policía y Guardia Civil con las fuerzas autonómicas o la sustitución de la actual camiseta de la selección de fútbol por otro diseño nítidamente rojigualda.

Ahora, prometen reactivar en 2018 su ofensiva contra la ley estatal contra la discriminación al colectivo LGTBI que promueve Podemos en el Congreso de los Diputados. "Es el ataque más grave a las libertades fundamentales de los españoles en toda la democracia", censura Arsuaga.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es