16 de julio de 2019, 10:46:12
Efemérides

TAL DÍA COMO HOY


Llega la reina que se casó con su tío y tuvo diez hijos

Por MDO

El 11 de diciembre de 1829 llega a Madrid María Cristina de Borbón, cuarta esposa de Fernando VII, su sobrina carnal e hija de los reyes de las Dos Sicilias.


El 18 de mayo de 1829 fallecía María Josefa Amalia de Sajonia. Así, con tres abortos en su haber y una hija que murió con apenas cuatro meses, Fernando VII se volvía a quedar sin esposa -Josefa era la tercera- y sin sucesión al trono, por lo que la Corte puso la maquinaria en marcha para encontrar a una nueva fémina que diera descendencia a la corona.

La elegida fue María Cristina de Nápoles, que era la sobrina del rey y que contaba con el beneplácito de Francisco de Paula, hermano del monarca y su mujer Luisa Carlota, hermana de María Cristina.

De esta forma, el 11 de diciembre de 1829 llegaba a Madrid la que sería poco después la reina regente, María Cristina de Borbón Dos Sicilias. Su desembarco produjo un acercamiento entre Fernando VII y Francisco de Paula y el distanciamiento con Carlos María Isidro de Borbón, hermano del rey y primer pretendiente carlista al trono bajo el nombre de Carlos V.

A los dos meses de llegar, María Cristina se quedó embarazada de Isabel. Antes de morir, el rey Fernando derogó la Ley Sálica (la que impedía el acceso al trono de mujeres) lo que provocó que, en 1833 y una vez fallecido el monarca, María Cristina asumiera la regencia hasta que su hija cumpliera la mayoría de edad.

Al iniciar su reinado, la viuda de Fernando VII encontró una ambiente político muy crispado, donde las distintas fuerzas (liberales, divididos entre moderados y progresistas, carlistas, etc.) se enfrentaban duramente entre sí.

A esto se sumó que las principales potencias absolutistas europeas -la Santa Sede, Austria, Prusia y Rusia- se negaron a reconocer a Isabel II como reina de España y a su madre como reina regente.

Aun así, María Cristina de Borbón Dos Sicilias puso en marcha una serie de medidas revolucionarias que, en buena medida, despojaron de su poder a la Iglesia española. Condicionada por su miedo constante a la revolución, a la anarquía y al régimen representativo, y debido a su apego al absolutismo, la reina regente no fue capaz de desempeñar adecuadamente sus responsabilidades.

Los historiadores coinciden en que la trascendencia del personaje habría sido escasa si solo hubiera sido reina consorte pero el papel que le tocó desempeñar hizo que adoptase un comportamiento político que solo contentó a los representantes de las tendencias más conservadoras del partido moderado.

De ser un personaje recibido con simpatía en todo el reino, y especialmente en Madrid, pasó a verse obligada al exilio en 1840 y 1854 y denunciada en las Cortes.

Diez hijos

Además de las responsabilidades del trono, María Cristina llevaba una doble vida. Aparte de Fernando VII, se casó en secreto con Fernando Muñoz, un guardia de corps del que se enamoró y con quien tuvo ocho hijos -todos ellos enviados a París nada más nacer-.

Los rumores de la época decían que su segunda hija era fruto de su relación con Muñoz y no con el rey pero esta información siempre fue negada por la reina regente.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es