13 de diciembre de 2019, 17:50:32
Recomendamos


Tres ciudades que hay que descubrir en Europa

Por MDO

Viajar por Europa, conocer su cultura y construir nuevas experiencias son excusas perfectas para planificar la próxima escapada. Ya sea con mochila ligera o con el equipaje a todo trapo, si el hospedaje es sencillo o de lujo, detrás de cada edificación y de cada calle europea se esconden un sinfín de cosas por descubrir.


Hay tres ciudades europeas que no pueden faltar en el itinerario de viaje de los turistas que buscan emoción. El único pecado será querer volver una y otra vez, porque nunca es suficiente la experiencia de visitar estas urbes en toda su plenitud.

Madrid, todo por descubrir

La capital española está teniendo un gran auge turístico porque en cada rincón hay algo por conocer. La belleza de sus rincones urbanos, la calidez de su gente, sus monumentos, la historia que esconde cada edificación para engalanar sus calles, todo se conjuga para convertirla en la ciudad ideal para enamorarse o pasar un fin de semana distinto.

Madrid se rinde a los pies del turismo de negocios, ese ir y venir de las personas que aprovechan el trabajo para hacer unas escapadas en Madrid y conocer más de la capital. Unos nueve millones de turistas visitaron Madrid durante el 2016 y se estima que para el cierre del 2017 la cifra sea algo superior.

Con el turismo en Madrid en ascenso, la industria hotelera se ha puesto a la altura de las mejores capitales del mundo. Un ejemplo de ello es la web Hotel Nights, que muestra que los hoteles en Madrid son más que un lugar para el alojamiento. Son espacios destinados para el disfrute, donde se puede contar con servicios que ponen a la capital española al alcance de todos los que quieran vivirla.

Berlín, para vivir el pasado

La que una vez fue una ciudad estratégica durante la Segunda Guerra Mundial, hoy muestra su mejor rostro como una de las urbes más vanguardistas. Los restos del muro de Berlín, que durante 28 años dividió a Alemania, son uno de sus mayores atractivos turísticos.

Alemaniando.com es un portal online que muestra a la capital de Alemania con todo detalle y esplendor. Visitar Berlín es experimentar cómo se conjugan la modernidad y el pasado. La ciudad atrae a tantos turistas al año que se ha impuesto como uno de los destinos preferidos en Europa.

En la capital alemana es posible realizar excursiones por lo que un día fueron campos de concentración, búnkeres y unos 175 museos que guardan la historia berlinesa. Imprescindibles son el Museo de Pérgamo, el Museo Nuevo, el Haburger Bahnhof y el Museo Alemán de la Tecnología, entre otros.

Otro de los atractivos de Berlín es su catedral, que fue construida entre 1884 y 1905. Es el edificio religioso más importante de la ciudad, en cuyo sótano se guarda la cripta de los Hohenenzollern. Allí se encuentran los sarcófagos de la familia de la dinastía del mismo nombre.

El Parlamento Alemán es uno de los símbolos de la capital. Se puede hacer una visita a la Sala de Plenos, considerada una de las más imponentes del mundo. Sobre ella se puede apreciar una cúpula de cristal.

Berlín es una ciudad para vivir su historia, conjugar lo que una vez fue con el futuro, que se abre paso como uno de los destinos más importantes de Europa.

Noches de flamenco

Para los amantes del baile y la música, hay que regresar a España. Las noches son mejores escuchando flamenco. Verlo y sentirlo forma parte de la cultura de este país, donde es un orgullo, ya que en el año 2010 fue declarado Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Estos espectáculos de cante, toque y baile son reconocidos en todo el mundo. Incluso los medios de comunicación y agencias de viajes en Estados Unidos recomiendan no dejar pasar la oportunidad de vivir el flamenco en Madrid.

Uno de los lugares más reconocidos es Cardamomo. Este sitio ofrece una experiencia alucinante de Flamenco en Madrid. Desde la web cardamomo.com se pueden reservar entradas para su Flamenco Live Show, mientras se disfruta de una cena a la altura de los mejores chef.

Otras paradas obligadas en la urbe madrileña son la Plaza de Oriente, donde la estatua ecuestre de Felipe IV roba todas las miradas. Después, hay que darse un paseo por el Palacio Real, que es la residencia oficial del Rey de España y fue construido en el siglo XVIII.

Ir a Madrid y no visitar la Catedral de la Almudena es para muchos “un pecado”. La plaza de España, la plaza de Callao y la Mayor son otras visitas indispensables en este viaje.

Viena, hechiza con su encanto

La capital de Austria es una joya. En ella conviven el romanticismo, la cultura y, al mismo tiempo, las noches de taberna que la han hecho mundialmente famosa. No hay en el mundo otro lugar en el que exista una armonía de modernismo y pasado tan perfecto como en Viena.

Su imagen, marcada por la arquitectura barroca, da muestra de lujosos lugares para visitar y museos con obras de calidad internacional que dejan extasiados a los amantes del arte. En este recorrido no hay que dejar de ir a Prater en Viena, un inmenso parque de atracciones donde la Wiener Riesenrad, una noria de 70 metros de altura, se ha hecho célebre en todo el mundo.

El Wiener Prater está abierto todo el año y es el más antiguo del mundo. Desde su web www.viajaraviena.com/prater/ se puede observar su imponente Wurstelprater y el Wiener Riesenrad.

Al viajar a Viena también es referencia obligada recorrer el Museo de Bellas Artes, donde se encuentra la mayor colección del mundo de cuadros de Brueghel, así como el Museo de Arte Moderno, el Barrio de los Museos y, por supuesto, La Albertina, donde se pueden apreciar unos 60.000 dibujos y un millón de obras gráficas.

Madrid, Berlín y Viena, sin duda, son tres destinos ideales para conocer en solitario, en pareja, con la familia o para hacer negocios.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es