16 de julio de 2019, 16:58:31
Transportes

ALEGACIONES DE LA PATRONAL LOGÍSTICA AL PLAN A


Las empresas de paquetería no podrán cumplir con las exigencias del Ayuntamiento

Por Julia S. Álvarez

El actual borrador del Plan A de Calidad del Aire obligará a las empresas de transporte urbano a renovar en el plazo de un año y medio el 40 por ciento de su flota para poder repartir en la zona centro. La patronal logística UNO considera que la inversión necesaria para llevar a cabo los requisitos municipales son “difícilmente asumibles” y que es imposible cumplir con las exigencias de las medidas sin una red de recarga de vehículos eléctricos.


Madrid es una de las ciudades en las que los hábitos de consumo cambian a golpe de “clic”. El e-commerce ha crecido y la tercera cosa que más se compra por internet son prendas de vestir. Pero a pesar de que hoy en día con el comercio on line todos los ciudadanos son susceptibles de convertirse en "puntos de entrega", el Plan A de Calidad del Aire va a cambiar el panorama del reparto. En caso de que el Ayuntamiento de Madrid de luz verde definitiva al actual borrador del texto, el centro de la ciudad va a sufrir las consecuencias de las restricciones que se han impuesto a las empresas de transporte urbano. Según la patronal de la logística UNO, que agrupa a los operadores de este sector, las medidas del documento obligaran a renovar un 40 por ciento de la flota de los vehículos que estas empresas usan para repartir, algo que consideran "dificilmente asumible".

Este miércoles, durante la presentación del estudio de la Definición Operativa de la Distribución Urbana de Mercancías en la ciudad de Madrid elaborado por el Centro de Innovación para la Logística y el Transporte por Carretera (CITET) el secretario general de UNO, Francisco Aranda, ha hecho públicas las alegaciones de la organización empresarial a las medidas que recoge el Ayuntamiento de Madrid para alcanzar los objetivos en materia de reducción de emisiones. Aranda ha solicitado al Consistorio un calendario “realista y aplicable”. El secretario general considera “inviable” que para poder repartir en la almendra central se obligue a renovar el 85 por ciento de la flota de aquí a 2020. Sin embargo, el Subdirector General municipal de Energía y Cambio Climático, Juan Azcarate, ha recordado que “el Plan A no se trata de una ordenanza que limitará horarios”. Azacarate es consciente de los problemas derivados de la renovación de los vehículos y por ello ha solicitado a la Dirección General de Tráfico una labor específica en relación a los distintivos ambientales”.

Pero la patronal logística no se queda ahí. Ha reivindicado la inseguridad que supone la falta de un marco jurídico al que acogerse: “las reglas del juego no pueden cambiar de un año a otro” ha dicho Aranda. Asimismo, desde la organización empresarial se ha puesto de manifiesto que a día de hoy el mercado no dispone de vehículos adaptados a las necesidades del sector y que a la vez cumplan con las imposiciones del Área de Medio Ambiente y Movilidad, por lo que se mire por donde se mire “el calendario es inalcanzable para el sector”. Aranda es además partidario de que el Ayuntamiento de Madrid considere la distribución urbana de mercancías como un servicio público y prioritario.

Es imposible cumplir las exigencias sin una red de recarga

A pesar de que están de acuerdo con las necesidad de descongestionar la ciudad de Madrid, otro de los retos para el transporte urbano de mercancías es el de recargar los vehículos sin una red adecuada. Dentro de las medidas impulsadas por el Ejecutivo municipal, la número 20 recoge que se van a instalar 15 puntos de recarga. Para la patronal, esto resulta insuficiente y alega que antes de que se lleve a cabo la implementación del calendario de restricciones municipales “debe ser una prioridad el establecimiento de una red de recarga de vehículos eléctricos y suministro de combustibles alternativo”.

De hecho, GreeenPeace presentó una alegación similar al texto que impulsa la titular del área de medio ambiente, Inés Sabanés. La organización ecologista considera que “15 puntos de carga individuales en accesos públicos para toda la ciudad se antoja una cantidad demasiado pequeña como para fomentar el incremento necesario del vehículo eléctrico”.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es