26 de octubre de 2020, 17:35:57
Distritos


La plaza de Arturo Barea, convertida en vertedero

Por Antonio Castro

Ruidos, suciedad y malos olores: esta es la actual situación de la plaza de Arturo Barea.


El panorama todas las mañanas del año en la plaza de Arturo Barea (antes Agustín Lara) es el mismo: cientos de botellas, latas, bolsas, orines, vómitos siembran la superficie. No hace falta que sea fin de semana, aunque en esos días el panorama es, todavía, más desolador.

Todas las tardes comienzan a concentrarse en esta plaza de Lavapiés cientos de personas dispuestas de hacer botellón casi hasta el amanecer. Como no hay ningún servicio a la vista, se orina en cualquier rincón, especialmente junto a las escaleras de Mesón de Paredes. El olor es nauseabundo. Alguna tarde aparece una dotación de la policía municipal que disuade momentáneamente a los botelleros. Pero en cuando desaparecen, todo vuelve al principio. Es también uno de los puntos en los que los ‘lateros’ hacer más negocio.

El panorama higiénico es todavía peor junto a los restos de una pérgola en la que no hay ya ni una brizna de hierba. Bajo los pocos arbustos que sobreviven pernoctan algunos sin techo que, obviamente, también hacen allí mismo sus necesidades fisiológicas.

Los vecinos de la zona no pueden disfrutar de esta plaza. Por las mañanas porque está invadida por la suciedad hasta que acuden los servicios de limpieza municipales. Por las tardes porque todos los bancos o rincones donde sentarse un rato están invadidos por el botellón.

A todo esto, los vecinos de la plaza, en estos días en que ya hay que dormir con las ventanas abiertas, deben soportar todas las noches los ruidos del botellón.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.madridiario.es