6 de agosto de 2020, 18:51:16
Transportes


Algunos taxistas amenazan con paro indefinido

Por MDO

El sector del taxi vuelve este martes a la huelga para protestar por plataformas como Uber y Cabify. La movilización ha sido convocada en toda España y en Madrid ha hecho mella desde primera hora en algunas zonas de la ciudad. Hasta las 18.00 horas, los taxistas continuarán parados. La manifestación, que ha salido a las 12.00 horas de la glorieta de Atocha, ha arrancado con algunos incidentes.


Madrid ha amanecido sin taxis. Desde las 6.00 horas, apenas se les ha visto circulando por la ciudad. Una huelga que está provocando un aumento considerable de los viajeros en el Metro de Madrid, Cercanías y autobuses de la EMT y una mayor presencia de vehículos privados en las carreteras. Además, el servicio de taxis en el aeropuerto de Barajas es casi inexistente este martes como consecuencia de los paros. En las terminales 1 y 2, hasta pasadas las 9.30 horas, no había ningún taxi en las paradas de llegadas y salidas.

Decenas de conductores de taxis se agolpaban en la Cuesta de Moyano y en la estación de Atocha, de donde partieron por el Paseo del Prado hacia la Plaza de Neptuno, para encabezar la manifestación con carteles en los que se ha podido leer: "Exigimos que se cumpla la ley. No VTC". Según los convocantes, a la manifestación de Madrid han acudido más de 25.000 taxistas de toda España.

La Policía Municipal de Madrid ha comenzado a las 11 horas a regular el tráfico en la zona y ha cortado la circulación en algunos tramos -solo se ha dejado acceder a autobuses-. También se ha desviado el tráfico desde Atocha por el túnel de Embajadores.

A su vez, varias dotaciones de Policía Nacional se han desplegado en el punto de inicio de la manifestación para supervisar que no se registraran incidentes. El toque fallero lo han puesto los taxistas procedentes de la Comunidad Valenciana, que han hecho estallar petardos. El ruido del claxon y las bocinas han puesto la nota de color a esta protesta.

¿Paro indefinido de taxis?

En el contexto de la huelga que está llevando a cabo el sector del taxi, varias patronales han avanzado que convocarán nuevas movilizaciones y un paro de carácter indefinido a partir del 31 de julio si las administraciones no atienden sus reivindicaciones y continúan sin tomar medidas contra Uber y Cabify.

Así lo ha indicado el presidente de la Confederación de Taxistas Autónomo de España (CTAE), Julio Sanz, al inicio de la multitudinaria manifestación que recorre el centro de la capital contra las plataformas VTC. También apoyan esta opción de paro indefinido la Mesa Estatal del Taxi y Élite Taxi.

"No nos van a echar de la calle", ha aseverado Sanz para reclamar que el taxi tenga mayor reconocimiento como servicio público de transporte.

Por su parte, el presidente de Fedetaxi, Miguel Ángel Leal, ha señalado que el paro de carácter indefinido es una movilización que en principio no contemplan.

El presidente de la Confederación de taxistas autónomos de España y de la Federación Profesional del Taxi de Madrid, Julio Sanz, ha confirmado que la marcha ha sido encabezada por 25 taxis representantes de las diferentes provincias españolas. Los representantes de la Confederación de Taxistas Autónomos de España, la Federación Profesional del Taxi de Madrid, la mesa estatal del Taxi y la Federación Élite Taxi España se han unido también a esta manifestación.

Incidente antes de la manifestación

Un cuarto de hora antes de iniciarse la manifestación, un grupo de agentes de la Policía Nacional ha reducido a un manifestante y le ha conducido a un vehículo policial, lo que ha generado protestas aisladas por parte de algunos compañeros con gritos de 'Fuera, fuera' y 'Somos taxistas, no terroristas'.

Tras este altercado ha habido empujones entre agentes y manifestantes, con una pequeña carga policial, para dispersar al grupo.

Cumplir la normativa

Entre las demandas del sector, se solicita a Fomento y a la Administración madrileña buscar de manera urgente alternativas al cumplimiento de la normativa por parte de las plataformas de transporte de viajeros, Uber y Cabify, para acabar con su competencia desleal.

Además, el sector ha denunciado que en Madrid trabajan cuatro veces más vehículos de este tipo de los que permite la ley y ha recordado que, según la legislación, debería haber una VTC por cada 30 taxis. Sin embargo, existe una licencia de este tipo por cada siete taxis.

"Los taxistas no estamos en contra de la competencia, ni en contra de las VTC, pero sí nos oponemos a la competencia desleal y al incumplimiento de las leyes que los demás respetamos en pro de una sociedad civilizada", ha destacado el colectivo.

"Transición justa del modelo de movilidad"

Uber ha manifestado a través de un portavoz su "respeto ante el derecho de manifestación del sector del taxi", si bien, desde la compañía aseguran que es innegable que la movilidad urbana está cambiando muy rápido en todo el mundo.

Por ello, desde Uber piden "abordar un proceso de transición justa con la administración pública y el sector del taxi que promueva un nuevo modelo de movilidad en nuestras ciudades, pero que también asegure que nadie queda atrás".

Uber ha elaborado un informe 'Impacto socioeconómico de la liberalización de las VTC' en el que defienden la necesidad de "cambiar la ley de transporte española, eliminando la restricción de licencias (el 1:30) para reducir los precios del transporte urbano, crear miles de puesto de trabajo y favorecer ciudades más sostenibles".

Este estudio concluye que "con la liberalización del sector de las VTC, el precio del transporte urbano se reduciría en un 35% y en un 50% con la introducción del 'carpooling', el servicio de viajes compartidos" que actualmente está prohibido en España.

Según este informe "la liberalización significaría la creación de más de 12.000 nuevos empleos en una primera fase y más de 77.000 cuando el 'carpooling' estuviera plenamente instaurado en España y las administraciones públicas hubieran adoptado políticas de disuasión del uso del vehículo privado en las grandes ciudades".

Por otro lado, Cabify ha comunicado que "intentará operar con normalidad" durante la huelga nacional de taxistas y ha asegurado que el taxi "no es su competidor", ya que sus servicios no pretenden sustituir a los de un taxi tradicional.

Sin embargo, Cabify ha reiterado que opera de manera legal a través de licencias VTC, por lo que su actividad está sujeta a la regulación local y al número específico de licencias disponibles.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.madridiario.es