16 de julio de 2019, 8:25:08
Cultura y ocio


‘Antes y después’ el orgullo gay y sus principios

Por Antonio Castro

La obra 'Antes y después' de Alexi Kaye Campbell, dirigida por Francisco Vidal se puede ver en el Pequeño Teatro Gran Vía hasta el 4 de julio.


La cada vez más frecuente programación teatral consistente en hacer ‘bolos’ en la propia Capital, nos trae los viernes al Pequeño Teatro Gran Vía una obra estrenada en Londres el año 2008: The Pride, titulada ahora en español ‘Antes y después’. Era la segunda de Alexi Caye Campbel, actor y dramaturgo del que no habíamos visto nada en España hasta ahora.

‘Antes y después’ es un empeño personal de Francisco Vidal, director del montaje. El autor sitúa a los tres personajes principales en dos épocas: el año 1958 y en la actualidad. Todo para mostrar la evolución del ambiente gay y su aceptación –o rechazo- por la sociedad. En 1958 un hombre casado se enamora de otro, escritor. Pero esa relación resulta traumática, tanto para los dos hombres como para la esposa del primero, la auténtica víctima. Hace medio siglo las relaciones homosexuales eran perseguidas en casi todo el mundo. Los jóvenes espectadores pueden conocer, gracias a esta pieza, que la normalidad sexual de hoy no ha sido siempre igual. El marido recurre a medidas extremas para erradicar ese amor que cree desviado. En la actualidad tenemos también al trio. Pero hoy la mujer es cómplice de una pareja gay, rota por las infidelidades de uno de los dos chicos. Será durante la fiesta del orgullo gay cuando la situación sentimental parece que puede encarrillarse. Curiosa también la referencia al SIDA cuando el diagnóstico de esta enfermedad no es ya una condena a muerte. Pero el autor quiere recordar a las nuevas generaciones que sigue ahí y que se cobró miles de víctimas

Este es un montaje sencillo, basado en un intenso trabajo con los actores y unas elementales referencias a la época en que se desarrolla cada escena. La necesidad de montar y desmontar en cada actuación el decorado para dar paso a otro espectáculo, no permite en estas salas grandes alardes.

Tiene el montaje un doble reparto, aunque Sergio Sánchez es siempre el personaje central, el enamorado convencido de la primera época y el obseso sexual de la segunda. Sus oponentes son Ricardo del Cano o Alex Pollán, mientras que la mujer está encarnada por María Rubio o Lorena Jiménez. La obra necesita un cuarto actor –David Lorz o Borja Ibáñez- que encarna todos los personajes episódicos: un enloquecido siquiatra, un editor de revistas o un chapero a domicilio. Un elenco sumamente eficaz.

‘Antes y después’ puede verse los viernes en el Pequeño Teatro Gran Vía.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es