13 de diciembre de 2019, 16:25:53
Opinión


“Expropiar" los restos de Franco

Por Ángel del Río


Pérez Rubalcaba dijo un día, que “España es el país que mejor entierra a sus muertos”, en clara alusión a la costumbre popular de reconocer los valores, hablar bien y encumbrar a las personas cuando éstas ya han “entregado la pelleja”, es decir cuando ya han fallecido.

Pero a la frase de Rubalcaba habría que añadir otra: “España es el país que mejor desentierra a sus muertos”, al menos el afán por la exhumación nunca falta. Desenterrar, verbo que últimamente se conjuga mucho, bien por cuestiones de obtención del ADN, como puede llegar a ser el caso de Ruíz Mateos, por un asunto de reclamación de paternidad, o por cuestiones puramente políticas, de la desmemoria histórica o de la memoria histérica, que tanto se llevan en estos tiempos.

No hace mucho se discutía la permanencia en el paisaje de Madrid del Valle de los Caídos. Unos intentaron que se denamitara, sin caer en la cuenta que estaba dedicado a todos los caídos, de uno u otro bando. Después se sugirió que se le cambiara el nombre. Con tal de tocar la memoria, no se ocupan algunos de cosas principales, y se ceban en las particulares. Ahora, el PSOE quiere desentarrar al dictador, consciente de que su exhumación no entrañará ningún riesgo. No quieren que Franco siga enterrado en el Valle de los Caídos, piden sacarle de allí, expropiar sus restos con fines de memoria, para remover una etapa negra de nuestra historia, que creíamos ya cerrada por la transición. El PSOE quiere ahora hurgar en la tumba de Franco, levantar la pesadísima losa que la cubre e irse con los restos del dictador a otra parte. Durante los muchos años del socialismo triunfante, primero con Felipe González y después con Rodríguez Zapatero, a nadie se le ocurrió promover tal desenterramiento; ni siquiera desde el Ayuntamiento de Madid, en los diez años de gobierno del PSOE, nadie se atrevió a remover la historia mortuoria, y es precisamente ahora, cuando desde la oposición, y ante los graves problemas del país, les entran las prisas por sacar a Franco del Valle de los Caídos. A mí me da igual donde el dictador duerma el sueño eterno, lo que no me parece normal es que se le desentierre para cambiarle de sitio, como si su tumba fuera un nicho no perpetuo, cuya ocupación se extingue a los 40 años. Por favor, preocúpense más por lo que nos importa a todos y no por las estupideces que envenenan los sueños de algunos.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es