15 de noviembre de 2019, 14:58:01
Distritos

VIVIENDAS TURÍSTICAS


De Miguel: "Las viviendas de alquiler turístico defraudan unos 800 millones al año"

Por Patricia Velasco

La secretaria general de la Asociación Empresarial Hotelera de Madrid (AEHM), Mar de Miguel, explica a Madridiario los efectos negativos que las viviendas de alquiler turístico tienen sobre la ciudad de Madrid, tras duplicarse en tan solo un año.


¿Cuándo cree que la Comunidad puede presentar la modificación de la normativa?

Llevamos más de un año esperando a que se cambie la normativa y en este tiempo las cosas no han hecho más que empeorar. La oferta de viviendas de alquiler de uso turístico se ha duplicado en menos de un año pasando de 10.000 alojamientos contabilizados con 37.000 camas en 2015 a 20.000 con 74.000 camas en 2016, según el último informe de Exceltur. Con las cifras sobre la mesa, queremos que se ponga en marcha un plan de inspección eficaz y que destine los efectivos necesarios a perseguir a esta actividad.

¿Qué debe incluir esa modificación?

Aspectos que consigan reducir la incertidumbre que deja la actual normativa y que hace que no sea eficaz. Que regule el tema de la convivencia vecinal, la calidad, la accesibilidad, la seguridad, la información adecuada al consumidor, entre otras cosas. Nosotros le pasamos una propuesta, antes del verano, a la Comunidad de una serie de cosas muy prácticas que nos parecían muy interesantes que tuvieran en cuenta. Queremos que esta normativa de garantías, por un lado, al vecino y, por otro lado, al cliente. El decreto actual es muy deficiente, ya que sólo hay 1.900 viviendas registradas y tenemos 20.000 viviendas turísticas en la Comunidad. Sólo un 10 por ciento están legalizadas. Solicitamos a la Comunidad de Madrid que nos haga partícipe de la modificación del actual decreto y que éste se lleve a cabo con diligencia para frenar el crecimiento descontrolado de esta modalidad de alojamiento. Necesitamos que la modificación de la normativa sea eficaz y que nos permita garantizar que nuestro destino, Madrid, va a seguir siendo un destino autentico y genuino, y que no se va a convertir en algo descontrolado y vacío de esencia.

¿Qué consecuencias tiene para la Comunidad de Madrid que no haya regulación al respecto?

Un impacto sobre el día a día de los ciudadanos y sobre el destino, es decir, los alquileres están subiendo entre un 15 y un 20 por ciento en el centro de Madrid. No hay alquileres de larga temporada y los propios vecinos se están teniendo que ir de esos barrios porque con la subida de los alquileres no es posible que un madrileño hoy por hoy, viva ahí. ¿Qué impacto tiene eso sobre el destino? Los barrios céntricos se vacían. Este fenómeno está pasando en otros sitios, no es exclusivo de Madrid. Estoy hablando de Barcelona, Berlín, Amsterdam, Nueva York, París… Estos lugares se convierten en parques temáticos, vacíos, no hay vida ¿Al final que busca el visitante cuando viaja? Autenticidad. Realmente lo que quieren es estar en contacto con la persona que vive en el destino al que visitan, quieren ir a desayunar donde van a desayunar los locales, no quieren estar en un sitio donde solo hay visitantes. Esto incide en la pérdida de autenticidad del destino, los centros se vacían y eso nos afecta a todos: a hoteleros, a restauradores, a todos. Además, hay un problema de convivencia vecinal que se está dando de una manera más grave en otros destinos, que hoy por hoy no está tan acentuado en el caso de Madrid, pero no tenemos que esperar a que llegue para regular adecuadamente. Tenemos que hacerlo ahora que está en marcha y sabemos que va a llegar como ha llegado en todas partes. En Madrid estamos a tiempo pero si se hace algo ya.

¿Cuándo habéis detectado este problema en Madrid?

Este fenómeno de la vivienda de alquileres turísticos no es de ahora, es de hace 4 años. El crecimiento se ha producido en los dos últimos años y, sobre todo, en este último año, que ha crecido un 100 por cien de crecimiento. Si observamos las cifras de llegada al aeropuerto de Madrid, les quitamos los pasajeros de tránsito y observamos las pernotaciones en la región, hay una diferencia excesiva entre unas cifras y otras. Esas son las personas que están en viviendas turísticas.



¿Qué requisitos tiene que cumplir un hotel para poder abrir?

Tenemos que cumplir, según el estudio de Exceltur, 400 normas. Solo podemos abrir hoteles en suelos de uso terciario, ahí donde el Plan General de Ordenación Urbana lo permite ¿Esto que implica? Pues que tenemos que buscar un solar que sea para ese uso, después tenemos que esperar la licencia y cumplir las normas requeridas. Nosotros no estamos pidiendo que las viviendas de uso turístico cumplan las mismas normas porque es imposible, pero sí que haya una ordenación de este tipo de ofertas, porque si no, se llegará a una saturación. Sobre el tema fiscal, nosotros estamos pagando por una actividad económica y las personas que gestionan este tipo de alojamientos no pagan de esta manera, es decir, no están fiscalmente contribuyendo como deberían de contribuir, teniendo en cuenta que se trata de una actividad económica como tal. Según Exceltur, podríamos estar hablando de un fraude fiscal de 800 millones al año, por lo que la ausencia de una regulación eficaz sobre este tipo de alojamientos no sólo es un claro perjuicio para el sector hotelero, sino para la actividad económica en general. Además, deja a los consumidores desprotegidos porque en muchas ocasiones no saben a quién recurrir a la hora de poner una queja lo que incide directamente en la calidad de nuestro destino.

¿Y en el tema de la seguridad?

Nosotros tenemos 80.000 plazas hoy por hoy regladas en la Comunidad de Madrid. La policía sabe quién duerme en esas plazas todas las noches del año. Por otro lado, tenemos casi 80.000 plazas no regladas donde no sabemos quién duerme cada noche. Me parece que si queremos cuidar nuestro destino, tenemos que hacer algo. Un destino es calidad, seguridad, limpieza, convivencia, respeto... entonces, creo que tenemos que competir todos los agentes que estamos en el entorno turístico en un marco que sea justo, que haya una competencia leal. El impacto sobre el empleo en este ámbito también es importante. Nosotros, además de cumplir con la legislación laboral, por cada 100 camas generamos una media de 20 puestos de trabajo directos, pero en el caso de las viviendas de uso turístico el ratio se reduce a 2. 80.000 camas de esta nueva modalidad de alojamiento crearían cerca de 400 puestos de trabajo, mientras que en el sector hotelero para el mismo número de camas elevaríamos la cifra a 16.000. Además, esta nueva modalidad de alojamiento genera empleo precario, ya que en muchos casos los trabajadores carecen de contrato.

Si el problema es tan grave y evoluciona tan rápido, ¿Por qué no se ataja?

No creo que sea un tema fácil de hacer. Muchos destinos están acotando legalmente este fenómeno, después van cambiando la normativa y mejorándola. Lo que no entiendo es porque no empiezan en Madrid. Que no busquen la fórmula perfecta pero que empiecen a mejorar para que tengamos una regulación más eficaz. Y si dentro de dos años hay que dar otro paso para que todavía sea más eficaz, pues que se dé. Lo que no entiendo es la parálisis por el análisis, eso no lo entiendo. No nos oponemos a la existencia de este nuevo competidor aunque consideramos que las administraciones deberían haber actuado de oficio para evitar llegar a una situación que ha derivado en inseguridad, vaciamiento de barrios, economía sumergida, competencia desleal y vulneración de los derechos de los consumidores.

¿Qué le parece la instrucción presentada por el Ayuntamiento, la semana pasada, que afectaría a las futuras plazas hoteleras en la capital?

No entendemos por qué se penaliza de este modo al sector hotelero mientras que se deja impune a aquellos que se saltan la ley. Esta modalidad de alojamiento no está sujeta a ninguna normativa, ni de seguridad (Contra incendios, control policial, control etc.), ni de calidad ni cumple con los criterios básicos de accesibilidad, mientras que los hoteles estamos sujetos al Plan de Ordenación Urbana y, además, tenemos que cumplir cerca de 400 normas para garantizar los estándares de seguridad y calidad. La Asociación Empresarial Hotelera de Madrid se siente atacada ante los comentarios que señalan a nuestro sector como principal culpable de la turistificación, ya que es todo lo contrario. Nosotros damos seguridad a los barrios, no molestamos a los vecinos, fomentamos la accesibilidad de determinadas zonas, impulsamos actividad comercial, generamos empleo y contribuimos a la imagen de Madrid. Por todo esto, no podemos permitir que se nos acuse de perjudicar al desarrollo sostenible de la capital.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es