21 de agosto de 2019, 7:02:22
Social

ENTREVISTA


Javier Urra: "Ser padres es muy fácil, pero educar es muy difícil"

Por Patricia Velasco

El psicólogo Javier Urra ha presentado a Madridiario su nuevo libro 'Primeros auxilios emocionales para niños y adolescentes', una guía útil para padres que analiza cuáles son los problemas de los hijos hoy en día y cómo abordarlos.


¿Por qué este libro?

Porque es necesario. Este es un buen libro y no lo digo por ser el autor sino porque su contenido es bueno. Empiezo a estar un poco cansado de que la gente diga que no hay una guía para ser padres. Si la hay, ahí la tienen. Este es un libro en que se trata los problemas a los que se enfrenta los jóvenes, cuales son las vacunas para luchar contra ella y los antídotos para poner en marcha ante un joven conflictivo. Ser padres es muy fácil pero educar es muy difícil. Recomiendo que cuando alguien a ser padre o antes de serlo lo lea, lo estudie y reflexione.Es un libro de madurez. Habla de educar a nuestros hijos en los sentimientos, en la sensibilidad porque eso son formas de prevenir la psicopatía y la insensibilidad.

¿Cuáles son los riesgos a los que se enfrentan en la actualidad los adolescentes?

Los riesgos que se encuentran los adolescentes, hoy en día, es no tener criterio, no tener ejemplos de gente a la que imitar, no tener un sentido de vida… Tienen un vacío existencial y esto es muy peligroso. Un riesgo al que se enfrentan es a ser consumistas y a confundir lo que está bien de lo que está mal. Adolecen de ética y de moral. Otro riesgo de los adolescentes es creerse yo y luego yo. Todo gira a su alrededor y no es así. Hemos perdido un sentido de religiosidad que es muy importante. ¿Tiene que ser la religión un salvador del ser humano? Esto lo dejo a la fe de cada uno. Ahora vamos a hacer el pacto de Educación pero se ha dado paso atrás en la lengua, en la historia y la filosofía. Son pilares esenciales para el ser humano. La tecnología nos viene dada. Un peligro que tiene los jóvenes es confundir información con conocimiento. Hoy en día, te puedes meter en Google y tener todas las respuestas, pero eso no es conocer. Eso es dar una respuesta inmediata a un tema sin profundizar. Se ha perdido el lenguaje y la capacidad para afrontar dilemas. Por ahí, irían los problemas.

¿Cómo se perciben estos riesgos?

Hay chavales que más allá de la inestabilidad propia de la edad, lo que empiezan a tener es un rencor contra otros seres. Hay chicos con trastornos obsesivos compulsivos, personalidad límites, rasgos esquizoides, psicopatología…y hay que tratarle como tal, con una patología. Es algo que viene adquirido, que nace del temperamento, es algo que se adquiere posteriormente, en las circunstancias. Hay chicos que necesitan psicofármacos e internamiento. La oferta de salud mental en la Comunidad de Madrid está desbordada y hay que implementarla. En mi época, en mi clase había dos niños con Polio. En la época de mis padres, los niños morían de tuberculosis. Eso ya no se da. El aspecto físico ha mejorado muchísimo pero el psíquico y el emocional se ve más dañado porque vivimos en un mundo muy rápido, muy de inmediatez. Los niños de hoy son muy presentistas, lo quiero aquí y ahora, y la vida no es así. Posiblemente, no sea fácil trasladar estos valores teniendo en cuenta que hoy educan los padres, la escuela, los medios de comunicación, la red social y el ambiente.

Una guía para padre… ¿Cuál es el papel de los padres en este entorno?

Es esencial. Son los primeros pasos, es como el gateo. Si el ambiente del hogar es puramente depresivo al niño le afectará de manera irreversible y si el niño sufre malos tratos o abusos sexuales le quedarán traumas indelebles. Los primeros pasos son esenciales pero los padres tienen que educar junto a los abuelos, la escuela, los tíos… y tienen que remar en una sociedad cambiante, inestable. Los padres se reflejan muchísimo en nosotros, con nuestros amigos y en la escuela ganamos en autonomía y en libertad. La prueba de que los padres vinculan mucho y generan mucho apego en los hijos, es que cuando tú tienes hijos con los años te vas pareciendo mucho a tus padres y eso lo aprendiste de ellos.

Vídeo: Javier Urra da las claves para ser un buen padre

Habla de diferentes tipos de violencia en su libro, ¿Cuáles son?

Violencia escolar, violencia de género, la violencia contra uno mismo, pertenecer a bandas o grupos que buscan la violencia como mecanismo. Estos son desde mi punto de vista los más graves. Es un malestar en la persona que se refleja o en daño contra uno mismo o contra el otro, pero desde un no estar bien ubicado consigo mismo y con lo exterior. El ser humano tiene demandas interiores y exteriores, y ese equilibrio entre ser egoísta para sobrevivir y ser generoso. Para eso se requiere de un equilibrio dinámico que hay que enseñar, pero no sobreprotegiendo.

¿Cuáles son las vacunas para evitar la violencia?

Una es el autodominio. Otro saber serenarse y dar tiempo a las cosas. El tercero es no ser más exigente con los demás de lo que uno es consigo mismo. El cuarto el humor, entendido como reírse de uno mismo. Te puedes reír con otros pero es terrible reírte de otros. Reírse de uno mismo es esencial porque te relaja mucho. Es muy importante saber las limitaciones de uno mismo, sus características, relativizar… Una buena vacuna es hacer a los niños solidarios: ir a un hospital a ver a niños muy enfermos, poner al niño en contacto con la naturaleza, que vea a la abuela que tiene demencia senil. Otra vacuna es cuando sale una noticia de cualquier cosa, es comentarlo, hablarlo, que nos de su impresión, escucharle. Que sepa dialogar y ponerse en el lugar del otro. Ahí están algunas de las muchísimas páginas de vacunas que hay.

Hay temas de infancia de los que no se habla....

Hay temas en la infancia que no se hablan pero venidos de los hijos y venidos de los padres. En los hogares hay silencios. Los incendios subterráneos son muy peligrosos. En cuanto a los hijos, estos silencios se dan, o bien, por su orientación sexual o por dudas que tienen porque no creen que vayan a ser entendidas o que vayan a ser aceptadas. Por otro lado, llega una etapa en la adolescencia que los jóvenes nos quieren que sus padres sepan de ciertas cosas. Les importan sólo lo que opinen su grupo de iguales. Esto está dentro de lo normal. Los chavales tienden a callar ciertas cosas.

¿Una torta a tiempo es una solución para el futuro?

No. No es una solución. Ahora bien, un padre cuando nace un hijo tiene derecho a una torta pero tiene que saber bien cuando emplearla.

¿Se han traspasado los límites en la educación?

La sociedad evoluciona. Ahora se ha acortado mucho el tiempo de infancia y se ha ampliado mucho el tiempo de adolescencia. La sociedad quizás ha confundido el querer hacer una sociedad libre de respeto intergeneracional entre iguales y se ha traspasado unos límites seguros, pero no entre padres e hijos, sino en la autoridad. La autoridad es una palabra que ha quedado en desuso y que la sociedad debe volver a dotar.

¿Cómo ha cambiado el perfil del menos infractor en los últimos años?

Ahora hay menos menores infractores en España que antes. Ha aumentado los casos de violencia de género y de violencia filioparental pero han bajado los hurtos, según los datos de la Fiscalía General del Estado. También ha cambiado el perfil socioeconómico de estos menores. Antes los chavales que se metían en problemas eran de clases bajas y de barrios periféricos. Hoy hay chavales en esos ámbitos, pero hay muchísimos en zonas de gran nivel socioeconómico como el centro de la ciudad, de Pozuelo o de las Rozas. Esto a la sociedad le choca porque son chavales que lo tiene todo., ¿pero qué es todo? Viven en un chalet, tienen dos coches, les dan dinero…, pero hay que preguntarse ¿tienen suficiente atención y supervisión? ¿Tienen límites? Otro aspecto es que ahora hay más niñas infractoras que antes. La mujer sigue siendo en los temas de criminalidad sistemáticamente muy escasa. En España hay 200.000 personas en la cárcel, cuestan 260 euros cada día uno y mujeres hay poquísimas.

Vídeo: Urra analiza qué está fallando en la educación de los jóvenes

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es