21 de octubre de 2020, 4:50:47
Cultura y ocio


El Prado rescata a sus grandes maestros para hablar del "arte como espejo"

Por MDO/E.P.

El Museo del Prado bucea en su colección para rescatar obras de maestros como Tiziano, Rubens, Velázquez o Goya y reflexionar sobre el "arte como espejo" en la exposición 'Metapintura', que estará en la pinacoteca hasta el 19 de febrero del año próximo.


"Se trata de ayudar al visitante a darle unas claves para reflexionar sobre la colección del museo, que está guiada por los criterios de las Escuelas Nacionales. Al mismo tiempo, sirve también para que se acostumbre a buscar en los cuadros ese carácter de espejo que las obras tienen en tantas ocasiones", ha explicado el comisario de la muestra, Javier Portús, Jefe de Conservación de Pintura Española de la pinacoteca.

En total, la exposición cuenta con más de un centenar de piezas, de las cuales únicamente 22 son préstamos -entre ellos, una significativa como es 'Huyendo de la crítica' de Pere Borrell. El resto son obras de la colección del museo, algunas tan destacadas como 'Las Hilanderas' de Velázquez, el autorretrato de Tiziano o 'El rapto de Europa' de Rubens, que se juntan con otras que no suelen mostrarse habitualmente -por tratarse de papel o estar en almacén-.

"Queríamos abordar ese papel de la 'metapintura', que para algunos es un término raro, aunque es muy empleado en otras disciplinas como el teatro", ha reiterado Portús, quien considera esta exposición como "un viaje" por varios siglos de pintura en el que pasa de ser "una ventana al exterior" -como la concepción renacentista- a "una ventana al interior".

Hay dos opciones para contemplar esta exhibición -que no solo tiene pintura, también hay un diálogo con la escultura y literatura-: por un lado, la introspección entre la propia obra y el artista, pero por el otro "un nuevo espejo" en el que el Museo del Prado "también se está mirando". Así, el cambio de contexto de algunas obras servirá para que "los visitantes habituales puedan hacer también un cambio de lectura" de estas piezas.

La muestra se divide en quince etapas que arrancan en el siglo XV y con la fuerte asociación entre el arte y la religión. En este sentido, la obra 'San Lucas como pintor, ante Cristo en la Cruz' podría servir como punto de partida de una época en la que la pintura o la escultura eran "utilitarios de culto" y estaban destinadas a "vincularse a espacios sagrados".

'Metapintura' incluye también un apartado especial donde se establece un diálogo entre 'El Quijote' y 'Las Meninas', dos "hitos de la cultura occidental" que comienzan la actividad autorreferencial en un contexto muy similar, geográfico y temporal, el de la España del Siglo de Oro.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.madridiario.es