16 de julio de 2019, 14:26:08
Opinión


Factoría de ocurrencias Manuela Carmena

Por Ángel del Río


Me alegro sinceramente de la rápida recuperación de la alcaldesa y de su vuelta a las tareas propias de su cargo, presencia importante la suya en estos días en los que, por distintas circunstancias, es necesario su voto da calidad para sacar adelante distintas iniciativas del gobierno municipal, como por ejemplo, esa que consiste en proveer a los inmigrantes sin papeles, es decir, a los ilegales, de una Tarjeta de Vecindad, que pretende ser como el DNI municipal para quienes están de forma irregular en España. Ya veo colgado de la puerta de su despacho el siguiente cartel: “Factoría de Ocurrencias Manuela Carmena. Abierto todo el año”. Y esta de la Tarjeta de Vecindad es la última que ha salido de fábrica. Pero es un producto engañoso, porque no tiene ningún valor jurídico, no legaliza ninguna situación irregular; ellos seguirán siendo inmigrantes sin papeles, y lo único que les facilita es el acceso a los servicios municipales, cosa que hasta ahora podían hacer sin esa credencial de su invención.

A los beneficiarios hay que explicarles bien para qué sirve esta credencial, no vaya a ser que se hagan falsas ilusiones, propaguen la buena nueva y se produzca un efecto llamada, porque crean que los que arriben a Madrid tienen ganado el derecho a quedarse con todas las garantías legales. Y esa Tarjeta de Vecindad es como dinero del Monopoly: muy ilusionante, pero sirve para muy poco, porque no es de curso legal a nivel nacional.

La Factoría de Ocurrencias Manuela Carmena sigue fabricando humo.
Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es