3 de diciembre de 2020, 2:10:26
Economía


El primer año de vida de un hijo cuesta 6.800 euros, pero ¿se puede reducir el gasto?

Por MDO

El test de embarazo supone el pistoletazo de salida a un ir y venir de gastos que no tarda en desmadrarse. De hecho, el primer año de vida de la criatura suele costar unos 6.800 euros aproximadamente. Por lo tanto, si eres de esos padres primerizos a los que empieza a abrumar la metralla de desembolsos asociados al nacimiento de tu hijo, aquí vamos a ponerte al tanto de unas sensatas maneras de atajar este gasto.


Seguramente eso de los 6.800 euros no te ha hecho ni pizca de gracia o quizás hayas enarcado las cejas con incredulidad, pero lo cierto es que solo la cuna, el carrito de paseo y la silla del coche alcanzan unos 1.300 euros; es decir, el 21% de este presupuesto, según datos extraídos de una infografía que analiza el asunto.

Para colmo, la vestimenta también se lleva un buen pico y podemos hablar de una cifra que se sitúa en los 1.200 euros. También la comida le da un buen mordisco a este presupuesto y puede suponer un gasto de 1.000 euros.

Sí, parece que aparte de lidiar con los llantos intempestivos y la falta de sueño originada por la llegada del nuevo miembro, tenemos que combatir con unos desembolsos importantes a los que hay que hacer frente desde el minuto uno para que no nos acabe dejando con lo puesto.

No en vano, optar por métodos de alimentación tan sanos y cómodos como la lactancia materna supone un ahorro para nuestro bolsillo de 600 euros. Por no mencionar los indudables beneficios tanto para la madre como para el hijo que se derivan de su uso.

Y en cuanto el bebé empieza a recibir sus primeros alimentos sólidos, nada de tirar de potitos industriales si en vuestra meta figura el propósito de economizar. ¿Sabías que puedes ahorrar hasta un 50% si te decantas por prepararle la comida en casa? Vale la pena ponerse el delantal con semejante estímulo, ¿verdad?

También el ahorro será menino si no te dejas tentar por artículos que seguramente poco o escaso uso le sacarás. Por lo tanto, cíñete a los básicos, reflexiona todas tus compras y supera esas tentaciones que tan mal se llevan con tu bolsillo. De hecho, puedes ahorrar unos 400 euros si no te dejas embaucar.

Respecto al peliagudo tema de la ropa, puedes optar por las prendas de segunda mano o que te presten tus hermanas o amigos. Seguro que encuentras auténticas monerías de ropa que se hallan en perfecto estado para resistir las andanzas de un bebé más. Para colmo, además de ser más económico para ti, es más sostenible para el planeta que de vez en cuando agradece que lo tengamos presente en nuestros pensamientos.

Si te aplicas bien y sigues estos consejos, entre otros muchos más, seguro que la maternidad y paternidad la asumes mucho mejor, pues los agobios económicos no deben mermar parte de la alegría consustancial a un nacimiento.

Escrito por Ana Durá.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.madridiario.es