20 de julio de 2019, 13:47:00
Distritos


Manual 'antiokupas' para propietarios

Por Javier López Macías

Una vivienda desprotegida tras un cambio de dueño, un apartamento vacacional, una urbanización que una promotora ha dejado a medias o un piso que pasa a ser propiedad del banco tras el lanzamiento de un desahucio... todas ellas son situaciones propicias para que se produzca una okupación y ninguna propiedad está a salvo de este tipo de problemas.


Una vez okupada, la Justicia tarda una media de ocho meses en resolver el problema y los costes pueden llegar a alcanzar los 30.000 euros entre el coste de oportunidad, las costas del juicio y la reforma posterior (las viviendas suelen quedar destrozadas). Varias empresas han apostado por llegar a acuerdos con los okupas pagándoles una cantidad de dinero (suele rondar los 4.000 euros) para abaratar el desalojo y recortar plazos pero esto provoca un efecto llamada.

En la Comunidad de Madrid hay 1.336 viviendas okupadas y la mayoría de ellas están en Madrid capital. Usera y Villaverde, con 163 espacios okupados; Carabanchel, con 148, y Puente de Vallecas, con 144, son los distritos más okupados de Madrid. La okupación se multiplicó un 168 por ciento con la crisis y, a día de hoy, el porcentaje sigue aumentando. ¿Qué podemos hacer para prevenir una okupación?

Debido al crecimiento de las okupaciones, el nicho de empresas que se dedican a prevenir ha ido creciendo exponencialmente. Según José Carlos Fuster, director comercial de la empresa VPS, lo más recomendable es contratar a una empresa que se encargue de la prevención, porque trucos como pedirle al vecino que esté pendiente de la gente que merodea por la vivienda no funciona a la larga.

Por esto, el nicho de empresas que se dedican a la prevención de un desahucio también ha crecido exponencialmente. José Carlos Fuster, director comercial de la empresa VPS, nos explica el porqué. Fuster cuenta que, aunque sigue habiendo gente que okupa por necesidad, el perfil del okupa ha cambiado radicalmente ya que el sector se ha profesionalizado. "Tienen hasta un manual que explica cómo okupar, cómo disuadir a la policía y todos los procesos por los cuales puedes recurrir para quedarte el máximo tiempo posible en la vivienda", afirma.

La empresa VPS, con sede en Londres y que actúa en España desde 2013, se dedica a proteger viviendas de una posible okupación desde hace más de 25 años colocando medidas de seguridad preventivas, colocando ventanas y puertas de metal. También completa el sistema de prevención con la instalación de alarmas sin necesidad de red eléctrica y sus servicios concluyen una vez se haya vendido o alquilado. Sus principales clientes son la administración pública y los bancos (porque son los que más viviendas tienen), pero clientes particulares también están empezando a reclamar estos servicios. "Todo el mundo quiere estar protegido: ante una situación así es mejor prevenir que curar", concluye Fuster.
Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es