19 de agosto de 2019, 6:44:08
Distritos


El Ayuntamiento aumenta y encarece la primera fase de su plan de aparcamientos disuasorios

Por Enrique Villalba

El Ayuntamiento de Madrid ha aprobado la primera fase del programa municipal de aparcamientos disuasorios. El proyecto cuenta con sustanciales modificaciones con respecto a la presentación que realizaron en febrero y el documento propuesta con el que comenzaron a trabajar. El Consistorio ha aumentado la primera fase de la red de 10 a 12 aparcamientos y de 8.532 a 9.570 las plazas disponibles. Sin embargo, el coste aumentará de 78 a 139,75 millones. Además, al contrario que el criterio inicial, que planteaba que serían gratuitos para usuarios del transporte público, salvo excepciones, ahora se considera que tendrán un coste de entre 0,50 y 1,50 euros, y la excepción será que podrán ser gratuitos para dichos usuarios.


La portavoz del Gobierno municipal, Rita Maestre, ha explicado que los nuevos aparcamientos previstos serán los de Pitis, Paco de Lucía, Fuente de la Mora, Valdebebas, Canillejas, Estadio Olímpico, Santa Eugenia, San Cristóbal, Villaverde Alto, Villaverde Bajo Cruce, Aviación Española y Colonia Jardín. Todos ellos, situados en vías de penetración en la ciudad o circunvalaciones en distritos periféricos. Las obras del plan, según la propuesta inicial, comenzaban en octubre de 2017 -en el comunicado oficial de este jueves no se cita fecha de comienzo de los trabajos-. Según Maestre, el nuevo proyecto incorpora las aportaciones y mejoras formuladas por la ciudadanía y las administraciones públicas, y se ejecutará en colaboración con el Ministerio de Fomento, la Comunidad de Madrid, el Consorcio Regional de Transportes, Metro, Adif y Renfe Cercanías. Todas estas infraestructuras contarán, por lo general, con una capacidad de unas 500 plazas, y estarán en espacios cercanos a nodos intermodales de transporte público. Nueve de los doce aparcamientos se construirán en superficie, uno en altura (Canillejas) y dos bajo rasante (Colonia Jardín y Villaverde Bajo Cruce). En todos ellos, se sobredimensionarán y reformarán accesos, se incorporarán sistemas de información para incentivar su uso, se incorporarán elementos vegetales para reducir la polución, la temperatura y el impacto sonoro; y se estudiará la implantación de sistemas de recarga energética de vehículos eléctricos y de servicios de estacionamiento público para bicicletas municipales y taxis, así como la implantación de un aparcamiento disuasorio para caravanas.

El nuevo plan para la primera fase del programa refleja sustanciales diferencias con el propuesto inicialmente. Se amplía la red de 10 a 12 infraestructuras de esta naturaleza, tal y como ha reconocido la propia Maestre, a consultas de Madridiario. Este hecho redundará en la ampliación de 8.532 a 9.570 plazas de aparcamiento la red. El coste de toda la operación aumentará de 78 a 139,75 millones. No obstante, el comunicado municipal no hace mención a la segunda fase del proyecto, que incluía 17 aparcamientos más, de los 40 que se había marcado el Gobierno municipal como objetivo óptimo. Algunos están pendientes de convenios con las administraciones, como es el caso del aparcamiento de la Ciudad Universitaria. Estos doce estacionamientos se construirán en dos subfases (7.142 plazas en la primera y 2.428, en la segunda, respectivamente).

La nota de prensa del Ayuntamiento especifica cómo el servicio de aparcamientos disuasorios "tendrá un coste muy asequible, entre 0,50 y 1,50 euros al día, o abono, e incluso podrán ser gratuitos, siempre que el usuario esté en posesión del título de transporte con el que el aparcamiento estuviera conectado". Esta afirmación supone un cambio sustancial con respecto al proyecto inicial, ya que el documento propuesta explicitaba que el coste de los aparcamientos disuasorios se plantearía como gratuito, siempre que se validase la estancia con el título de transporte con el que estuviera conectado, con un criterio de exclusividad (limitando al sistema de transporte colectivo al que sirve el aparcamiento y el estacionamiento para otros fines), y podría cobrarse, como excepción, en función de la demanda de cada aparcamiento y la política de movilidad entre 0,50 y 1,50 euros. Dada esta gratuidad vinculada al uso del transporte público al que sirve, el documento concretaba, además, el "estudio de la posible habilitación de zonas de estacionamiento regulado para residentes (SER) en zonas aledañas a los aparcamientos de disuasión", algo que no menciona el presente comunicado, aunque podría entroncar con los planes del Gobierno municipal de extender el SER fuera de la M-30.
Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es