21 de noviembre de 2019, 3:02:17
Economía

ENTREVISTA


Vidal: "La innovación en las pymes no es una opción, es una necesidad"

Por Enrique Villalba

Juan Luis Vidal (Cartagena, 1969) es director corporativo de pymes de Bankia. Atendió a Madridiario en su despacho para explicar el exitoso modelo que esta entidad financiera está implantando para mejorar las posibilidades de desarrollo de la pequeña y mediana empresa en España.


Las pymes representan en el tejido productivo español más del 99 por ciento del empresariado ¿Cuál es su situación?
Las pymes representan el 99 por ciento del tejido productivo español y entre un 65 y un 70 por ciento en la creación de puestos de trabajo, según cómo se considere la pyme de grande o pequeña. Es significativamente menor, sobre todo, si lo comparamos con los países de nuestro entorno. Esto se debe, fundamentalmente, a que el tamaño de la pyme española es más pequeña. Hay un importante sesgo hacia la microempresa que tiene un impacto clave en la competitividad de nuestras empresas. Hay más pero son menos fuertes, en términos generales. El mundo está cambiando mucho y obliga a cambiar también mucho a las empresas. Hace unos años había tres ejes de crecimiento que hoy día se han convertido en ejes de supervivencia: la internacionalización, la innovación y la digitalización. Por eso, en Bankia, que queremos ser el banco de referencia de las empresas en España, estamos apostando por potenciar estos tres ejes.

¿Cuál es la situación en la internacionalización de las empresas españolas?
Veo que las empresas españolas están reaccionando muy bien. Cuando salen a competir fuera, lo hacen de forma sobresaliente, aunque salir al mundo sea complicado porque es un espacio muy grande y cada mercado es diferencial. Es mucho más complejo de lo que pueda parecer. Normalmente, las empresas que están internacionalizadas desde hace tiempo, suelen ser las que mejor van porque esa situación te hace ser más competitivo. Nosotros asesoramos mucho a las empresas que ya están internacionalizadas en sus operaciones de comercio exterior, y, sobre todo, ayudar a las que están empezando, ya que requieren mayor formación y acompañamiento. Especialmente, garantizamos las operaciones financieras, garantizando cobros y pagos de operaciones, que es algo que preocupa mucho a las empresas cuando se internacionalizan. Y además, en financiarles la internacionalización desde el punto de vista estratégico en las inversiones a largo plazo y, desde el punto de vista operativo, en la financiación de las propias operaciones.

¿Qué les piden las pymes en materia de comercio exterior?
Una vez que toman contacto con nosotros, nos piden gestores especializados. En el banco tenemos 27, de los que 11 son solo para el mundo de la pyme. Son gestores comerciales que van a la empresa y asesoran a las compañías cuando tienen una necesidad específica. Por ejemplo, un aspecto sencillo que puede ser desconocido para una pequeña empresa es el 'confirming' internacional. Este sistema consiste en financiar al proveedor de la empresa española. Si un proveedor de una empresa de un país lejano se encuentra que la compañía con la que negocia tiene un banco que le anticipa los pagos que tendría que hacerle por un producto o servicio, da mucha confianza. Instrumentalizar esto no es sencillo pero es una de nuestras operaciones más habituales. Otro ejemplo, contamos con una póliza de crédito global para el comercio exterior. Consiste en que se puede financiar la cobertura de cualquier tipo de operación, en cualquier divisa y de manera indefinida. De tal manera, que es multiproducto y multidivisa. Ofrecemos así un producto que resuelve cualquier tipo de necesidad que pueda tener el cliente. Con lo cuál es más cómodo, ágil y más fácil para ellas.

¿Cómo se construye la innovación financiera para las empresas?
Es un aspecto que estamos trabajando mucho. Especialmente, a través de la digitalización de las empresas. Hace un año sacamos Bankia Indicex. Empezamos a ver que las empresas innovaban cada día más y necesitaban un poco de asesoramiento en temas de innovación. Vimos la separación que había entre las empresas y la digitalización. El 74,7 por ciento de los españoles usa con frecuencia Internet, dos de cada tres son usuarios multidispositivo, el 82 por ciento de los internautas usa redes sociales y el 77,7 por ciento hace compras a través de la red. Sin embargo, en contrapunto a esto, las empresas están muy poco digitalizadas. Solo el 57 por ciento de las pymes tiene web corporativa, el 13 por ciento usa la nube para trabajar, el 29 por ciento usa las redes sociales como herramienta de comercialización de su negocio, y el 17 por ciento solo han realizado ventas por Internet. Es decir, hay una evidente falta de digitalización en las pymes en España. Las cifras no tienen muchas diferencias con Europa. El problema es que en la burbuja tecnológica anterior, las compañías iban por delante de la gente. Es más, muchas compañías dejaron de funcionar por falta de demanda de clientes. Hoy día, son los ciudadanos los que van por delante de las empresas. En Bankia consideramos que, desde el punto de vista de una entidad financiera, podíamos ayudar mucho a revertir esta situación. Primero, necesitábamos una herramienta de divulgación para que la empresa española pudiese tener los criterios básicos sobre la digitalización de la compañía. También queríamos orientar al caso concreto de las dificultades de las empresas. Y, por último, queríamos evaluar el grado de digitalización de las compañías españolas.

¿En qué consiste?
Bankia Índicex (bankiaindicex.com) es una página web gratuita, para clientes y no clientes inscritos. El usuario mete la url y, pinchando en analizar, el sistema realiza de forma automática un barrido de la página web de la compañía y evalúa, en nueve parámetros y más de cien subapartados, la web. Ofrece recetas para mejorar y puntúa cada una de ellas. El grado de competitividad se plasma en un informe exhaustivo. A partir de entonces, se puede ver cuál es la evolución de la innovación global y temática de la situación digital de la empresa.

¿Qué tal está funcionando?
Según los datos con que contamos, hemos tenido en cuenta 44.132 análisis totales, que suponen más de 26.000 URL únicas. Las sesiones de usuario han sido 220.000 en un año y las páginas vistas son 608.000. Ahora mismo, es la mayor base de datos de la digitalización de la empresa española, sin duda. El índice de digitalización está en 5,17. No es una puntuación alta. Por áreas, destaca la analítica web, con una puntuación del 6,47. El marketing digital es muy bajo, del 3,47. En posicionamiento estamos mejorando con un 6,21 por ciento. En experiencia de usuario y contenidos, estamos en 5,8 y 5,88, respectivamente. En movilidad, 4,4 y en seguridad, 5,39. En 'e-commerce', un 5,72. En redes sociales, en 4,08 puntos. Con estos datos, lo que nos interesa es la digitalización.

¿Qué aprendizajes y estrategias han aprendido a la vista de estos datos?
Hemos visto que tiene una parte didáctica: con formación, especialización y un poco de ayuda, se mejora muchísimo. Desde la mejora del posicionamiento con el SEO, que no cuesta dinero, a aspectos que sí requieren cierta inversión y en lo que sí podemos participar. Hemos decidido dar un paso adelante y apoyar a la innovación, pues vemos cómo las empresas se han metido en mejoras importantes para competir, sobre todo, las pequeñas para mantenerse ante las grandes, sobre todo, en mercados globales. Es necesario aprender a posicionarse en Internet, es educación y conocimiento. Hay otras cosas que requieren inversión para empezar. Ahora damos un paso más que apuesta por la innovación, ofreciendo la posibilidad a las pymes de ser más competitivas en el mercado.

¿Y tienen otros proyectos en esta misma línea?
Hemos creado, además, un servicio muy novedoso que no existe en el mercado y que se llama Inveinte, que es el acrónimo de Innovación y Horizonte 2020, que es como se denominan las ayudas a la innovación desde ahora hasta ese año. Es un servicio gratuito para empresas clientes y no clientes. Es una página web (www.inveinte.es) en la que, rellenando un pequeño cuestionario, en la innovación que hacen las empresas, les ayudamos a saber qué tipo de ayudas podría ser susceptible su proyecto de recibir. O bien a nivel europeo, o bien a nivel nacional. Lo hacemos a través de varias consultoras, de forma gratuita. La propia herramienta se adapta a los parámetros que incluya el usuario. Tras recoger los datos básicos, las consultoras elaboran un primer análisis, se ponen en contacto con la empresa y estudian en profundidad el caso y la inversión para saber si es susceptible de ayuda. Una vez que se ratifica que sí, como el mundo de la ayuda es tan complejo, se facilita, previo pago de un pequeño precio que es mucho más barato que el de mercado, la tramitación de solicitudes. Estamos muy orgullosos porque es un servicio diferencial que entronca con los valores de Bankia: dar servicio de alto valor respecto a lo que es el negocio bancario tradicional.

¿Han creado productos especializados que respondan a las tres variables que plantean?
Claro que los tenemos. Uno muy habitual es el anticipo de las subvenciones, que es muy demandado y lo tenemos muy estructurado. Y es que, entre la concesión de la subvención y el cobro, siempre hay un decalaje temporal importante.

¿Cuál es la rentabilidad que están suponiendo para sus clientes estas mejoras?
Es difícil de calcular. Pero hay que planteárselo, no como una opción, sino como una necesidad. Si no, está uno abocado a la desaparición. Será cuestión de seis meses o un año, pero ocurrirá. Aproximadamente, el 50 por ciento de empresas que no son innovadoras desaparece a los cinco años. Y es verdad que, hoy en día, la innovación no es una prioridad en la mentalidad del empresario español, en un contexto de crisis, pero tiene que serlo porque si no las compañías entran en una espiral cuya brecha hay que romper. La reflexión no la haría tanto en el aspecto diferencial, que también cumplimos esa faceta, sino en qué manera influye en la calidad y en la competitividad de las compañías. Y sí es muy importante, de cara al desarrollo de las compañías, tener en cuenta estos aspectos. Las grandes empresas suelen hacerlo, pero hay que animar a las pequeñas empresas en ese sentido, trasladándoles muchísima confianza.

El siguiente paso es el de los préstamos a pymes ¿Estos productos también responden a esta filosofía?
Sí. No somos conscientes del momento tan barato de financiación que tenemos en el mercado, con oferta financiera muy amplia. Hemos pasado de tener unos problemas para la financiación tremendos a una facilidad tremenda. Las empresas financieras estamos locas por dar financiación a unos precios jamás vistos en la historia. A una pyme eso le da unas facilidades tremendas porque es un gran momento para la financiación. Tratamos de trasladar esas ventajas competitivas del precio, que ha facilitado el Banco Central Europeo, a la pyme.

¿Todo eso dónde pone a las pymes españolas?
En una situación francamente buena para sobrevivir, crecer y desarrollarse. La pyme española debe invertir, innovar, internacionalizarse y sacar adelante esos proyectos que siempre estaban guardados para tiempos mejores. Ahora es cuando el mercado lo permite porque ya hemos pasado el período en que las compañías se han tenido que reestructurar. Las empresas están preparadas para asumir riesgos, por eso ofrecemos créditos preconcedidos a las empresas por valor de 18.158 millones, de los que 4.300 están previstos para pymes.

¿Cuál es el resultado de esta nueva política para Bankia?
Está afectando muchísimo, para bien. Hemos enfocado un modelo de negocio de éxito que nos ha supuesto, solo en pymes, un crecimiento de financiación del 40 por ciento en 2015 y, hasta marzo de 2016, un crecimiento del 31 por ciento.
Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es