13 de noviembre de 2019, 1:51:48
Medio Ambiente


Velilla aprobará una moción para prohibir una gasolinera junto al casco urbano

Por Carmen M. Gutiérrez

La construcción de una gasolinera en un polígono industrial, situado junto al casco urbano de Velilla de San Antonio y a escasos metros de viviendas y dotaciones públicas lleva alertando a los vecinos desde este verano. Ahora, varios grupos municipales han decidido sacar adelante una moción en el Pleno de este miércoles para prohibir instalaciones peligrosas en esta zona mediante un cambio del plan de ordenación.


El proyecto para instalar un lavadero de coches con un surtidor de combustible de 40.000 litros a 12 metros de las viviendas de la calle Alamillos y a 17 de la piscina municipal está todavía en trámite de evaluación de impacto ambiental, y los vecinos y asociaciones de la zona están presentando sus alegaciones. La última palabra la tiene el Ayuntamiento, gobernado por PSOE con el apoyo de UPyD, pero los grupos municipales han negociado también otra posibilidad para paralizar la construcción de esta instalación, que ha provocado polémica en el municipio.

El pasado viernes, Somos Velilla, PSOE, IU-CM, UPyD y una concejala no adscrita promovieron una moción que se votará este miércoles para "impedir la apertura de nuevas actividades molestas, insalubres, nocivas o peligrosas en el polígono industrial que linda con la zona residencial de Velilla de San Antonio". Entre todos estos grupos, que se espera que voten a favor de su moción, suman mayoría absoluta. La alcaldesa, Antonia Alcázar, explica a este digital que no podían apoyar las mociones que presentaron Somos Velilla e IU porque era "prohibir por prohibir" y propusieron "una vía legal para mejorar la vida de los vecinos". Se va a hacer una modificación del plan de ordenación del polígono, pegado al caso urbano, para prohibir este tipo de instalaciones. Este miércoles se votará iniciar el proceso y después será necesario un informe que confirme que se puede cambiar el plan de ordenación de esta zona industrial. "Cuando tengamos el informe de que se puede hacer la modificación el proyecto se paraliza cautelarmente", según explica Alcázar. A partir de ahí, el propietario podrá pedir ser indemnizado. El Ayuntamiento cuenta con tener que sufragar los gastos del proyecto y las tasas.

La Asociación Ecologista El Soto y la Mancomunidad de Vecinos Alamillos aseguran que esta gasolinera causaría "graves problemas y riesgos derivados del almacenamiento de 40.000 litros de combustible, a 5 metros de profundidad en plena llanura fluvial, pero sobre todo riesgos sanitarios por la inhalación continuada de gases de benceno". Además, consideran que las instalaciones son "innecesarias", al existir cinco gasolineras en un radio de 3 kilómetros, y que "provocarán un tráfico innecesario por un cruce angosto, que derivará el transporte de las cisternas de carburante por vías urbanas de la localidad".

Los vecinos se enteraron de que se iba a construir una gasolinera este mes de agosto al ver movimiento en el solar enfrente de sus casas. En ese momento, el Ayuntamiento de la localidad aseguró que el promotor había presentado toda la documentación necesaria y cumplía la normativa. Según explica ahora la alcaldesa socialista, que sustituyó al PP al frente del Gobierno de Velilla, "el proyecto se aprobó justo antes de las elecciones". No obstante, después se solicitó que se inciara un procedimiento de evaluación ambiental, que ahora está en fase de alegaciones.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es