9 de abril de 2020, 3:13:34
Distritos


El Pleno aprueba pedir un 'cundabús' para ir a Valdemingómez

Por MDO/E.P.

El Pleno del Ayuntamiento de Madrid ha aprobado con los votos a favor de Ciudadanos, PSOE y Ahora Madrid instar al Consorcio Regional de Transportes a crear una línea de EMT que una la glorieta de Embajadores con la Cañada Real, dentro de un plan para tratar de acabar con las 'cundas' o 'taxis de la droga' que trasladan a drogodependientes a esta zona.


Esta medida se tomaría con la colaboración de la Policía Municipal para velar por la seguridad y además, los drogodependientes serían atendidos para su recuperación y reinserción social. Ana María Domínguez, edil de Ciudadanos que ha impulsado la propuesta, ha enfatizado en la necesidad de afrontar "de lleno" y "sin miedos" varias cuestiones como el problema vecinal "crónico" en Arganzuela y Vallecas a raíz de las 'cundas', resolver el "aislamiento" de Cañada Real y actuar sobre "drogodependientes" con medidas sociosanitarias.

A su vez, se desplegará un dispositivo de captación para trabajar con drogodependientes y recalca que la propuesta tiene el visto bueno de personal técnico de Madrid Salud. Se trata de "política útil" al ciudadano, ha recalcado Domínguez ante el rechazo del Partido Popular.

Javier Barbero, concejal de Salud, Seguridad y Emergencias, ha estado de acuerdo con abordar la problemática de Cañada, al igual que la quejas vecinales por las 'cundas', aunque ha recalcado que no puede hacerse desde un enfoque "exclusivamente policial" sino también con actuaciones sociosanitarias.

Barbero ha remarcado que, en lo relativo a las medidas de seguridad para esta nueva línea, será o bien con policía de paisano o con presencia discreta, aspecto que se irá evaluando. También han solicitado a la Comunidad que el dispositivo móvil que actúa en la zona pase a convertise en un centro diurno de intervención básico en la zona, sobre todo en el caso del sector 6.

También ha estado de acuerdo con esta medida el concejal socialista Ignacio Benito, que ha indicado que la Cañada Real y El Gallinero son dos "heridas abiertas" en Madrid y ha enfatizado en la necesidad de acabar con el negocio de las 'cundas'.

El único partido que ha votado en contra ha sido el Partido Popular, cuya edil, Inmaculada Sanz, ha defendido la necesidad de desplegar los medios adecuados a la Policía Municipal de cara a ese objetivo. La calificación de "narcobús" realizada por la edil del PP ha motivado una réplica de Barbero para recalcar que si se hubiera seguido "ese criterio" que a su juicio desprende la intervención de Sanz, "nunca se habrían desplegado" programas de metadona o de intercambio de jeringuillas, iniciativas que han permitido salvar vidas.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.madridiario.es