23 de octubre de 2019, 21:09:37
Economía

Entrevista


Fernández: "No hay una conciencia de las administraciones de una protección real de los menores en el uso de Internet"

Por Enrique Villalba

Ignacio Fernández (Madrid, 1980) es el presidente de la Asociación de Consumidores y Usuarios Digitales de España (ACUDE: www.acude.org). Explicó a Madridiario las características de este proyecto, pionero en España, que ya ofrece asesoría a distintas entidades de la Unión Europea.


¿Cómo surge la asociación?
La asociación comenzó a funcionar de forma efectiva en septiembre de 2014. Se produjo una serie de necesidades en mi entorno que no obtenían solución por parte de las organizaciones existentes. No hay ninguna entidad que se haya puesto manos a la obra a afrontar las problemáticas que han ido surgiendo con el crecimiento de Internet. No me refiero solo al comercio electrónico, sino los datos personales que aparecen en lugares inadecuados, falta de información en la contratación de servicios, etcétera. Es un sector que crece cada vez más y afecta a nuestras vidas de forma transversal. Y este fenómeno va a ir en aumento. De hecho, la asociación está volcada al tema digital pero, al final, digital es casi todo. Ya no se pueden realizar determinados trámites si no es por Internet. Por ejemplo, los típicos carritos que se ponían en la Agencia Tributaria, ya no existen y va todo a través de 'pen drive' y de firma electrónica.

¿Cuál es su actividad?
Desde nuestra puesta en marcha hemos ejercido la labor de defensa de los consumidores y usuarios. También hemos desarrollado un proyecto de educación sobre el mundo digital en diversos ámbitos. Es un formato que existe a nivel nacional en todos los países de Europa, aunque no hay una asociación transeuropea que defienda los derechos de los consumidores y usuarios de Internet ante el Parlamento Europeo. Sí hay comisiones especializadas, de las que formamos parte como asesores externos, pero no hay un grupo-fuerza específico que vele por esos intereses.

¿Cómo se financia la asociación?
Es una asociación sin ánimo de lucro. Nuestros socios solo nos apoyan con su nombre y su correo electrónico. No queremos costarles nada, ni tampoco a las administraciones públicas. Todo tiene que ser financiado a través de departamentos de responsabilidad social corporativa de empresas o patrocinios para eventos específicos.

¿Han tomado contacto con las instituciones y partidos políticos?
Se han tramitado peticiones de reunión con ministerios y ayuntamientos. Los trámites son muy tediosos, y nunca dicen que no, pero no terminan de emplazarnos. Es curioso que, a nivel europeo, seamos capaces de reunirnos con personas de alto nivel y en España nos cueste tanto trabajo reunirnos con un concejal.

¿Cuál es la situación en España con respecto al uso y el consumo de estos medios digitales?
Estamos preparando un informe en profundidad al respecto. No obstante, según los estudios de ministerios y asociaciones, el crecimiento del mundo digital se está disparando y nuestra dependencia es cada vez mayor. Por ejemplo, a través de los teléfonos móviles, consultamos ya todos los aspectos de nuestra vida: desde bancos, comunicación social y cualquier tipo de relaciones. El comercio electrónico ya es parte esencial del mercado. No solo para la compra, sino para la comparación. Es clave porque ha aumentado las compras y, lo que es más importante, las fuentes de información, a través de su consulta en Internet. Esto complica cada vez más los trámites para las personas. Cada vez que hacemos una transacción en una red social, facilitamos una serie de datos que, quizás, no nos paramos a pensar a quién se los facilitamos y en qué condiciones. Los acuerdos de usuario final contemplan usos de los que la persona no es consciente que cede. Una de las preguntas que nos hacen más recurrentemente los asociados es sobre el 'spam'. En principio, se trata de correo no deseado, pero no se puede considerar como tal cuando tú lo has solicitado de forma explícita. Por ejemplo, cuando tú entras en un concurso en Internet y te exigen para participar tu correo electrónico. En las bases de aceptación, se informa que van a utilizarlo para bombardearte con publicidad de sus asociados. Ahí, el usuario acepta sin ser consciente, convirtiendo buzones de correo en buzones de basura, y eso afecta mucho a la productividad diaria.

¿El problema de Internet está en la letra pequeña?
No. En el siguiente. En el que pone 'Acepto'. Lo ponen muy grande y muy pequeños los botones de 'Omitir', a los que normalmente están obligados, salvo en el caso de donaciones. La gente no sabe que los concursos de la televisión o los horóscopos deben dar una opción gratuita. Pero lo ponen tan pequeño y enrevesado que no se ve. Lo mismo ocurre en Internet.

El mayor porcentaje de quejas por consumo se centran en el sector de las telecomunicaciones e Internet. ¿Cuáles son los problemas que se encuentran sus usuarios y las soluciones?
En el caso específico de las telecomunicaciones, hay que ser consciente de lo que uno firma. Especialmente, las permanencias. No obstante, la mayor causa de queja es el mal servicio que dan las compañías, en base a unos acuerdos de disponibilidad de servicio, que rondan el 90 por ciento, que les da una cantidad de horas de baja calidad que casi ningún usuario es capaz de anular. Es decir, las indemnizaciones por falta de servicio y por incumplimiento de contrato son mínimas porque se hacen de forma individual. Si se constituyesen plataformas o grupos de presión eficientes que aglutinen a los consumidores que no están de acuerdo con las medidas de las 'telecos', se obtendría un servicio más adecuado.

¿Cuál es el problema de un espacio 'sin fronteras' como es Internet?
Hay un movimiento potente en Europa que intenta limitar la actuación de los consumidores y usuarios para relegarlos a simples espectadores y consumidores de servicios. Acude, como asociación y a través de sus enlaces con las distintas comisiones y actores involucrados en el diseño del que será el marco de referencia, trabajo y convivencia en toda Europa para lo referente al intercambio en igualdad de condiciones independientemente de la nacionalidad, trabaja para que eso no ocurra. Es muy importante que participemos en el diseño del Mercado Único Digital Europeo, que es el gran desafío desde ahora mismo a 2020, un tren que no se puede dejar pasar. Además, debemos conocer la normativa aplicable al espacio extracomunitario. Por ejemplo, sorprende la cantidad de productos que se compran a China por Internet, sin que la gente sea consciente. Toda mercancía que venga de fuera de la Unión Europea está sujeta a aranceles. Entre particulares, la transacción sin impuesto alcanza los 45 euros, incluidos los gastos de envío, y, a partir de ahí, tienes que pagar aranceles e impuestos. Si son entre empresa y particular, se reduce a 21 euros. Es por eso que la Agencia Tributaria ha tenido que aumentar sus efectivos en aduanas de forma escandalosa.

¿Han detectado fallas en la seguridad pública y privada en los servicios que se ofrecen al público?
Este tema es muy complejo y depende de cada país, de cada región y de cada entidad. Por ejemplo, hay empresas americanas que están dejando de pagar muchos impuestos porque operan desde países que les cobran menos imposiciones por vender en la Unión Europea. Es una práctica que está permitida, de momento. A nivel de las corporaciones, hay una conciencia cada vez mayor de la protección a los consumidores de Internet y a su potencialidad de uso de las nuevas tecnologías.

También tratan fenómenos sociales de Internet como el 'sexting' o el cyberbullying'. ¿De qué manera implementan fórmulas, de la mano de la administración, para paliar estas situaciones?
Nos parece tan crítico este asunto que hemos creado un departamento, denominado 'Educa', centrado en la prevención del 'ciberacoso', del sexting', de páginas que promueven la anorexia y la bulimia... Es un tema que requiere de un trabajo muy estrecho con las administraciones públicas. Son proyectos que deben hacerse con un horizonte temporal largo, como, por ejemplo, el proyecto que se ha puesto en marcha en Finlandia, que dura ocho años. Aquí estamos acostumbrados a programas contra el acoso que imparte la Policía, que duran dos horas y que solo aportan ideas confusas que no inciden en los peligros y potencialidades de Internet.

El control del consumo de los menores de Internet, ¿ha mejorado?
Ha mejorado sobre el papel porque, por ejemplo, redes sociales como Facebook ha prohibido el perfil de usuario a personas menores de trece años. Pero el único control que realiza para evitarlo es que la persona introduzca una fecha de nacimiento. Este es un control muy poco efectivo que permite la creación de subredes de contenidos sensibles y ajenos a toda la responsabilidad de estas mismas redes. Pero no es solo en las redes sociales. A nivel global, no hay una conciencia desde las administraciones de una protección real de los menores en el uso de Internet.
Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es