28 de enero de 2021, 10:38:41
Medio Ambiente


Mercado ecológico en Embajadores

Por Antonio Castro


El solar existente entre las calles de Embajadores y San Cayetano albergará dentro de un mes un mercado de productos ecológicos. Estará abierto los domingos y festivos entre las once de la mañana y las cinco de la tarde, coincidiendo con el Rastro. Serán vecinos de los pintores, que tienen sus puestos en la calle San Cayetano. Durante la semana se pretende que sirva para prácticas deportivas.


En este solar se levantó una casona del siglo XVII en cuya fachada figuraba el escudo de los Osorio-Villalobos. El edificio estuvo totalmente abandonado durante más de una década. Una farmacia fue el último negocio que permaneció abierto en la planta baja. El edificio acabó siendo propiedad del Ayuntamiento que, en 2013, aduciendo la ruina del conjunto, lo derribó por completo. En los meses previos se estableció en uno de los pisos abandonados, un punto de venta de droga, que provocó enfrentamientos con los vecinos.


El solar tiene más de setecientos metros cuadrados. Tras el derribo se anunció que se construiría un edificio moderno en el que se instalarían servicios municipales, como una estación de la policía municipal. Nunca llegó a materializarse.


El nuevo mercado será gestionado por la empresa La Buena Vida. Se ofertarán verduras, embutidos, conservas, vino o cervezas artesanas. Serán los propios productores quienes realicen las ventas, sin intermediarios. Esta iniciativa lleva ya más de un año desarrollándose en Madrid. El mercado ecológico estuvo celebrándose en la calle Gobernador, en el corazón del barrio de Las Letras.


Madridiario informó recientemente de que los muros de este solar habían sido transformados por colectivos de artistas callejeros. El entorno de la plaza de Cascorro está sufriendo en el último año un vertiginoso proceso de transformación con la vuelta de numerosos comercios y actividades singulares tras el abandono del barrio por los mayoristas chinos. Estos comenzaron su ‘invasión’ en 1999 y durante quince años han marcado el ritmo del barrio, provocando una degradación que ahora está revirtiendo.

Sin embargo, una de las asignaturas pendientes es la limpieza de la zona. Es una de las zonas más sucias del centro de Madrid y la llegada de nuevos inquilinos no se está reflejando en un mayor civismo.


Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.madridiario.es