16 de diciembre de 2019, 13:26:03
Opinión


Recuperación: contaminación

Por Ángel del Río


Hace uno, dos o tres años, la situación climatológica en Madrid por estas fechas, era igual o peor que la que estamos sufriendo en estos días: inversión térmica, ausencia de lluvia y de vientos, especialmente de éstos últimos, que son los que mejor dispersan la concentración de contaminantes. Y siendo la situación de entonces parecida a la de ahora, ¿por qué no se tomaron medidas para reducir el impacto negativo de los vehículos en la calidad del aire que respiramos? Pues no se tomaron por la sencilla razón de que los niveles no llegaron a las actuales, y no fue preciso activar medidas especiales. ¿Qué ocurrió para que en situación climatológica similar no se produjera un ascenso preocupante de la contaminación atmosférica? Pues, sencillamente, que había muchos menos coches circulando por las calles de nuestra ciudad; que en plena crisis económica, la utilización del vehículo privado para los desplazamientos, había disminuido sensiblemente. La situación ahora es distinta, porque en los últimos meses, y como consecuencia de ese factor positivo que es la recuperación económica, los coches han vuelto a invadir calles, circunvalaciones, carreteras y autovías. Recuperación: contaminación.

La alcaldesa, Manuela Carmena, ha activado el protocolo dejado por Ana Botella, para actuar en casos de alerta por elevada contaminación. Si es preciso, está dispuesta a llevarlo hasta sus últimas consecuencias, incluso a endurecerlo, rebajando los niveles establecidos para las distintas alertas. Bien está si todo es para mejorar la calidad del aire que respiramos, pero tampoco nos volvamos locos, extremistas sin causa. Dicen los expertos que reducir a 70 km-hora la velocidad, sólo disminuye la contaminación en un 1 por ciento. Quizá lo que se persigue es asustar al conductor y, por si acaso, deje el coche en casa, decisión que sería muy buena y aconsejable, pero siempre que las autoridades competentes le facilitaran alternativas viables a través de un transporte público capaz de asumir una nueva y fuerte demanda de viajeros. Y otra cosa: no estaría mal que, aprovechando que la contaminación pasa por Madrid, el gobierno municipal estuviera deliberando ya sobre las medidas circulatorias, la movilidad, en el centro de Madrid en las fechas navideñas que se nos avecinan.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es