13 de noviembre de 2019, 9:20:24
Medio Ambiente


Carmena estudia bonos para taxis y un 'BiciMAD' con coches eléctricos

Por MDO/E.P.

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ha anunciado este martes que el Ayuntamiento estudia bonos con los taxistas para reducir las tarifas, además de un sistema similar a BiciMAD pero aplicado a los coches eléctricos.


En el Foro Deloitte-ABC, Carmena ha defendido la necesidad de reducir el nivel de contaminación que genera el tráfico y ha avanzado un proyecto "muy bonito", que pasa por imitar el modelo de BiciMAD de alquiler de bicicletas pero con coches eléctricos. También se trabaja en ampliar el sistema de bicicleta municipal. "Ha ido muy bien y lo vamos a extender", ha señalado. La primera edil también ha apuntado que el Gobierno municipal está "viendo la posibilidad de hacer bonos con los taxistas para bajar las tarifas".

Por otra parte, Carmena ha lanzado este martes como propuesta que las servilletas de los bares lleven imágenes de la ciudad para promocionarla turísticamente. "Me encantaría que en los bares de Madrid las servilletas no fueran de una empresa sino que fueran del Ayuntamiento, con dibujos de Madrid", ha expuesto. Ha lanzado la opción de que "también las puedan pagar el Ayuntamiento a cambio de determinados acuerdos".

Otra opción es que las bolsas de los comercios minoristas lleven anagramas de Madrid. Se expresaría así que no sólo se compra un objeto sino que detrás "hay mucha iniciativa, afán de mostrar lo que es Madrid".

Además, la alcaldesa ha explicado este martes que su equipo y ella están "empeñados" en plantear un debate público sobre la eficacia de externalizar los servicios municipales o remunicipalizarlos, como ha expuesto en el Foro Deloitte-ABC. Ella ha considerado que la externalización ha sido "una práctica negativa" y que se traduce en la "enorme suciedad" que se ve en las calles de Madrid y que ella misma documenta con su teléfono móvil.

"Madrid está escandalosamente sucia", ha señalado, después de asegurar que las empresas adjudicatarias piensan igual por unos "precios a la baja en los contratos con los que no se puede limpiar bien" la ciudad. Carmena ha abogado por replantearse los servicios públicos para que sean más eficientes, para lo que es necesario una "nueva cultura de funcionarios", para que sean "más dinámicos y activos".

En cuanto a la deuda, la primera edil ha señalado que han dado ya con determinadas "operaciones contractuales que han sido ineficientes y perjudiciales para las arcas municipales", lo que no quiere decir que la deuda del Ayuntamiento sea ilegítima. De hecho, si encontraran deuda que así lo fuera, es decir, no conforme a la ley, la llevarían a los tribunales. "Lo que nos preocupa es dónde está la ineficiencia. Hay gastos que se podrían destinar a otras partidas", ha zanjado.

"No soy comunista"

La primera edil, que ha reconocido que sabe que inspira "curiosidad", ha afirmado, con sentido del humor, que no hay nada que temer ya que no es comunista. Así, ha contado que se entrevistó con una persona destacada del PP, sin decir su nombre, y que su interlocutor, haciendo gala de su "espontaneidad", le preguntó cómo podía ser comunista si era una persona inteligente. "Tranquilos, no soy comunista, no lo fui nunca", ha asegurado, después de relatar, sin caer en los discursos de una "abuela cebolleta", que en los años de universidad entró en el Partido Comunista pero que nunca ha querido identificarse con nada. "Yo tengo mi visión variada de la vida", ha expuesto.

"Cada vez pienso más en lo importante de no totalizarnos nosotros. Tengo miedo a las grandes concepciones ideológicas. Creo que debemos ser un poquito de todos. Yo no soy nada, no soy comunista", ha remachado, tras insistir en que le dan "mucho miedo las ideologías" pero que sí le "gustan mucho las ideas, debatirlas, repensarlas, hablarlas".

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es