26 de agosto de 2019, 2:31:00
Social


Una salida para los menores en conflicto con sus padres

Por MDO

Un modelo de intervención psicopedagógica para menores en conflicto con sus padres. Ese es el trabajo, en resumen, del programa RecURRA-GINSO. Mediante una llamada, un correo electrónico o rellenando el formulario a través de la web, las familias pueden ponerse en contacto con la organización para solicitar su ayuda.


En la primera visita, según el protocolo de RecURRA-GINSO, tanto el menor como la familia se deben someter a una consulta psicológica, para que los profesionales puedan explorar el motivo que les ha llevado hasta esa situación. Así, intentan averiguar las características del joven y de su familia, la tipología del conflicto y más aspectos que puedan resultar importantes para aplicar un tratamiento. Gracias a ello, se puede aplicar la terapia más apropiada, ya sea ambulatoria, residencial, la derivación a una red de expertos…

La idea es que los jóvenes puedan volver a un hogar donde exista una convivencia normal. Por ello, desde la organización consideran oportuno no solo el trabajo con los padres, sino también con los hermanos del menor, e incluso se plantean comenzar a trabajar con los abuelos. Además, una vez que el tratamiento en el centro ha llegado a su fin, en la sede central se realiza la etapa de "seguimiento postcampus". Se trata de la intervención psicoterapéutica individual tras el alta, de unos seis meses de duración.

Una vez que los menores llegan a un centro, pueden dejar de tener acceso a teléfonos móviles, televisión o Internet, de manera provisional, formando parte de las distintas terapias individuales y conjuntas. También se trabaja de manera incisiva sobre la convivencia, el respeto a sí mismos y por los demás, el fomento de las habilidades sociales, el control de impulsos y de la agresividad, el desarrollo de la empatía, o la gestión y expresión de emociones.

Además de terapias y de potenciar distintos aspectos de los jóvenes, también se realizan diversas excursiones y visitas, todas ellas como refuerzo a sus logros y cambios, como actividades en la bolera, en el Palacio de los Deportes, en piscinas naturales o rutas senderistas. No solo se trata de excursiones para ellos, sino de tiempo que se comparte con la familia, que también participa en algunas de las actividades.

El programa recURRA-GINSO es una iniciativa pionera en España, que cuenta con más de 100 profesionales y lleva funcionando más de cuatro años, para amparar a las familias que tienen problemas entre padres e hijos de manera ambulatoria o residencial.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es