17 de noviembre de 2019, 7:05:22
Política


La corrupción y los impuestos, hitos del primer día de debates municipales

Por Enrique Villalba

Los candidatos a la alcaldía de Madrid Esperanza Aguirre (PP), Antonio Miguel Carmona (PSOE), Raquel López (IU) y David Ortega (UPyD), debatieron este lunes por la noche en seis debates cara a cara en Telemadrid, de cara a las elecciones del 24 M.


Esperanza Aguirre vs. Antonio Miguel Carmona

El debate se centró en la corrupción y en las medidas de transparencia. Esperanza Aguirre planteó que nadie está libre de la corrupción y que no tomó medidas anticcorupción antes porque fue muy confiada con sus subordinados. No obstante, recordó que cortó la cabeza a todos ellos y pedir perdón. Negó la vinculación popular al 'Tamayazo' y pidió principios al candidato socialista, al que recordó la causa de su dimisión en 2002 cuando bromeó con unos comerciantes sobre que los socialistas iban "sobrados de votos para las elecciones" y, si hacía falta, se hundía otro Prestige. Abogó, finalmente, por crear un portal de la transparencia en tiempo real de todas las operaciones con dinero público y las inspecciones, así como la reducción de la cantidad dineraria considerada contrato menor a 3.000 euros.

Carmona, por su parte, promovió la creación de una oficina antifraude, liderada por un magistrado en excedencia, para luchar contra la corrupción. En este contexto, recordó a Aguirre casos de corrupción a los que ha sido vinculada como la trama Gürtel (sobre la que dijo que la 'lideresa' conocía su existencia durante cuatro años y dejó hacer), el caso Bárcenas, el caso Blesa, el caso Rato o el caso Bankia. En este sentido, explicó que estas elecciones son un "referéndum por la decencia y un plebiscito contra la corrupción". En este sentido, le afeó, además, que como presidenta del PP de Madrid, su partido lleve imputados por corrupción en las listas para las elecciones, en alusión a los alcaldes de Brunete y Moraleja de Enmedio.

Aguirre propuso bajar el IBI del 0,54 por ciento al 0,4 por ciento y exigir al Catastro ajustar la ponencia de valores al valor de mercado de las viviendas. También propuso eliminar normas absurdas como que los restaurantes solo puedan tener un aforo de 90 personas y facilitar la ampliación de empresas.

Carmona incidió en una ciudad inclusiva, que cuide de los mayores y defienda a colectivos desfavorecidos como las mujeres, los menores, los discapacitados o los LGTB. También se centró en refinanciar la deuda al cero por ciento de interés para ahorrar 200 millones de euros.

Raquel López vs. David Ortega

La candidata de Izquierda Unida comenzó su alegato defendiendo a los trabajadores de Telemadrid despedidos y un modelo de ciudad basado en los intereses de los vecinos. Planteó la necesidad de reequilibrar la ciudad, organizada en 21 distritos que son como 21 ciudades, apostando por los equipamientos, los servicios y los derechos, ya que "existen barrios de primera y de segunda en estos momentos". Para todo ello, incidió en un plan de choque de cohesión social que reduzca la tasa de desempleo en distritos como Puente de Vallecas o Villaverde, cuyos ratios ascienden al 25 y el 29 por ciento.

Ortega planteó un ayuntamiento sin trabas y una ciudad limpia y accesible para los emprendedores. Promovió incentivar el comercio de proximidad y los viveros de empresa, secundados por las universidades públicas madrileñas. Explicó la necesidad de eliminar el gasto superfluo, como ya hicieron hace cuatro años, cuando forzaron la eliminación de los coches oficiales o renunciaron a casi todos los asesores del grupo. Incidió en que no tienen dinero para campañas electorales porque se han gastado el dinero en luchar contra la corrupción, poniendo un abogado en el caso Bankia, cuando el resto de grupos han puesto los imputados. En este sentido, la candidata de Izquierda Unida recordó que su formación mantiene denuncia sobre el consejo de administración de la antigua caja y lamentó que IU esté manchada por las malas acciones de uno de sus consejeros en la organización.

Ortega se resistió a explicar a López su plan para obtener financiación con la que pagar las políticas municipales (apoyo a los menores, parques infantiles para discapacitados, escuelas infantiles, más puntos de reciclaje). Y contraatacó explicando que IU no tomó medidas para evitar el gasto o para que se controlasen los gastos por parte de la intervención municipal hasta que lo pidió UPyD. En este sentido, sentenció que la formación magenta ha transformado el Consistorio. No obstante, luego recalcó que congelarán el IBI y acabarán con el sistema de "capitalismo de amiguetes" implantado en el seno municipal.

López explicó la necesidad de remunicipalizar servicios para evitar la corrupción y "las mordidas del 3 por ciento", así como la eliminación de la corrupción legal de entregar los servicio públicos a las empresas; y defender el empleo público y de calidad. Prometió un pacto contra la especulación urbanística, el ahorro en alquiler de sedes, la progresividad en el IBI y la modificación de la Ley de Capitalidad, así como la implantación de tasas a turistas y cajas de ahorros. También concretó que uno de cada cuatro euros de los madrileños va a pagar deuda y dos a pagar concesiones privatizadas.

Esperanza Aguirre vs. David Ortega

David Ortega comenzó este careo proponiendo un cambio de modelo de ciudad, ya que Madrid es la capital europea más endeudada, mientras que los impuestos se han multiplicado por tres en una década. El líder magenta entró de lleno en materia de modelo político, diciendo que no cree en Esperanza Aguirre. Explicó que se gastaron 6.500 millones en la fallida intentona olímpica, mientras se quitaba la ayuda a domicilio y se hacía pagar por la teleasistencia. También concretó que Ana Botella ha reducido en 80 millones el pago del servicio de limpieza para pagar deuda.

Recordó que el Consistorio gasta 100 millones al año en sentencias condenatorias y 375 en sobrecostes. Por eso, abogó por despolitizar la estructura municipal y promover una profesionalización del servicio público, radicado en la figura del trabajador público.

Aguirre defendió que trabajará para Madrid basándose en sus principios y valores: la libertad, la vida, la propiedad, el imperio de la ley y el orgullo de ser españoles. Promovió una ciudad al servicio de los ciudadanos y quiso promover planes culturales para aumentar la tasa de lectura, así como el consumo cultural en teatros y otras infraestructuras públicas y privadas. Se comprometió a eliminar gastos superfluos, a recuperar la operación asfalto agosteña y a mantener el servicio exprés de reparación y servicio de mantenimiento público en 24 horas.

En materia de corrupción, manifestó que lo importante es decir la verdad y el antídoto, la transparencia. Ortega, por su parte, siguió sin creerla, explicando que ella es "el epicentro de la corrupción", ya que ha sido relacionada con el caso Gürtel y la operación Punica. También recordó que el alcalde de Brunete trató de comprar a una concejala de UPyD.

Antonio Miguel Carmona vs. Raquel López

López planteó a Carmona la necesidad de dotar de competencias y recursos a la ley de capitalidad, la ley de bases de régimen local y el pacto local para poder reequilibrar Madrid, además de la reindustrialización. También recordó al socialista la puesta en marcha de los desahucios exprés por parte del Gobierno socialista. Defendió la modulación del IBI para que sea progresivo, el cobro a la Iglesia y las grandes familias del IBI, y el desarrollo de una política de empleo, justicia e igualdad.

Carmona, visiblemente conciliador y abogando siempre porque IU se mantenga en las instituciones, concretó la necesidad fomentar una ciudad de la cultura y la participación, donde los ciudadanos tomen las decisiones. Prometió expropiar temporalmente el usufructo de las casas vacías de los bancos para fortalecer el parque público de alquiler, así como la expulsión de los fondos buitre del sistema inmobiliario público madrileño. Y recordó el valor del Plan E para la capital.

López explicó que el Plan E trajo trabajo precario y temporal, y dejó instalaciones vacías porque el Consistorio no tenía recursos para dotarlas de contenido. La líder de IU, después de recordar la reforma laboral iniciada por el Gobierno de Zapatero, pidió una recuperación de la memoria democrática y la eliminación de símbolos franquistas de las calles de Madrid, algo en lo que estuvo de acuerdo con el socialista. Además, propuso la creación de un pleno extraordinario mensual para que los ciudadanos expongan sus preguntas al alcalde, y el incremento del presupuesto de las juntas municipales de distrito del 11 al 25 por ciento.

Carmona apostó porque PSOE e IU vayan de la mano en la lucha contra la corrupción, apostó por la rehabilitación de 120.000 infraviviendas y la creación de 65.000 puestos de trabajo. También se jactó de ser el único candidato que ha propuesto de forma concreta cómo bajar el IBI para ahorrar 200 millones.

Raquel López vs. Esperanza Aguirre

Esperanza Aguirre planteó un modelo de ciudad basado en la libertad, los servicios púlicos en los que el ciudadano manda y una menor carga fiscal, con burocracia escasa y transparencia total.

López incidió en que Aguirre plantea la libertad pero luego coarta el derecho de huelga y el del aborto. También explicó que la reducción de impuestos supone menos derechos y menos servicios públicos, y la felicitó por gobernar para los suyos. "Luego le extraña que le abucheen pero, tras 25 años de expoliar Madrid, en la ciudad se vive mal porque han recortado un 20 por ciento las políticas sociales", sentenció.

Aguirre rebatió el argumento explicando que la región es el motor económico de España y que la tasa de desempleo es la mitad que la de Andalucía. Consideró lamentable el modelo de remunicipalización, apostillando que los ayuntamientos de Rivas y San Fernando tienen servicios privatizados. También tuvo palabras críticas a las referencias anteriores de López a la memoria histórica, al recordar la estatua de Indalecio Prieto.

López planteó que para parar la corrupción hay que poner normas y no páginas web, para evitar el expolio del patrimonio de todos y las 'mordidas'. Incidió en que en la ciudad hay 250.000 personas en paro, que la reforma laboral del PP ha hecho retroceder los derechos sociales en décadas y que en Madrid hay trabajadores pobres y jóvenes que tienen que emigrar en busca de oportunidades. Aguirre contraatacó criticando que IU no paga a sus trabajadores, algo que fue negado tajantemente por la candidata de IU. La lideresa se refirió al modelo comunista como el que trae más miseria, pobreza, paro, desolación, tristeza, opresión y corrupción. En este sentido, planteó que el Ayuntamiento de Madrid será aliado de los que creen empleo y regeneración.

David Ortega vs. Antonio Miguel Carmona

Carmona también tuvo palabras de elogio para Ortega, al que planteó la necesidad de convertir la cultura en el pozo de petróleo de Madrid, convirtiéndola en la capital del español y la promoción de las artes y las ciencias. Explicó que el Ayuntamiento tiene una macrocefalia con muchos puestos políticos, mientras se acumulan los colectivos desfavorecidos. Carmona propuso de nuevo la refinanciación de la deuda y el ahorro en sedes de alquiler.

Ortega apostilló que es necesario un modelo sensato y despolitizado para no tirar a la basura millones de euros, que esté cerca de las personas. Concretó que son absurdas las privatizaciones cuando hay casi 30.000 funcionarios municipales, y denunció los sobrecostes de las obras. Apostó por la industria en el sureste de Madrid, cuya capacidad es mayor a la de Barcelona. El líder magenta aseguró que pueden ahorrarse cientos de millones entre la eliminación de gastos superfluos, sentencias condenatorias y eliminación de asesores. Además, apostó por una política de alquiler social y un mejor contrato de limpieza pública. Recordó que son el partido que más ha luchado contra la corrupción ("la ejemplaridad es importante para ser creíble"), como en el caso de Madrid 2016, y que el PSOE sí tiene responsabilidad en Bankia, a lo que Carmona matizó que él denunció varios casos de corrupción como el del City Bank of Florida. Por eso, propuso luchar junto a UPyD para acabar con la impunidad.

Carmona denunció el estado de varios polideportivos, los vehículos Samur, la orquesta de Madrid y las estacioens medidoras de polución y ruido, así como la pobreza de la Cañada Real y el estado de la limpieza y las aceras. Ortega concluyó explicando que UPyD ha hecho una oposición valiente y honrada que ha cambiado el Ayuntamiento.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es