19 de enero de 2020, 2:34:13
Cultura y ocio


'Dignidad', un despacho en la sede

Por Antonio Castro

Despacho del candidato en la sede de un partido con aspiraciones de gobierno. Es tarde. El candidato recibe a su más directo colaborador, amigo además. Parece que deben resolver algunos problemas menores. Pero no: lo que está sobre la mesa es una bomba de relojería política y, sobre, todo, una traición personal.


'Dignidad' es un texto de Ignasi Vidal, que lo interpreta junto a Daniel Muriel en la sala negra de teatros del Canal. Vidal parece que ha tenido delante los periódicos españoles de los últimos meses para componer esta historia sobre corrupción política. Las frases de los dos amigos, sus réplicas, sus justificaciones, están todos los días en los titulares informativos. Por encima del relato de la traición, conveniente dosificado para dar suspense a la acción, planea la incógnita de cómo va a resolver el autor ese problema. Obviamente, no seré yo quien lo descubra. 

La puesta en escena es sencilla y tremendamente efectiva. Juan José Afonso ha firmado uno de sus mejores trabajos como director exprimiendo al máximo a los dos actores. 

A Ignasi Vidal (mamó, literalmente, el teatro desde la cuna) lo hemos visto triunfar en los grandes musicales. Ahora, en formato más íntimo y sin cantar, se desenvuelve con autoridad dando vida a un cínico de manual, al 'fontanero' que tiene todo partido para desatascar las cloacas. Tiene enfrente a Daniel Muriel. Lo he seguido desde que estrenara 'Toc-toc' hace ya seis años. En este tiempo ha sido un todo terreno del teatro (televisión aparte...) y se ha metido en todos los géneros. Siendo un estupendo comediante, lo que antes hubieran llamado 'un galán', cada vez que se mete en un drama muestra un gran talento. Lo demostró en 'Dionisio Ridruejo' y ahora, en 'Dignidad', resulta contundente, veraz, dolorosamente sorprendido por la traición de su colaborador. No corre peligro de encasillamiento porque está demostrando que es un actor completo. 

'Dignidad', que está en cartel hasta el domingo, es un buen montaje teatral, pegado a la actualidad política española y perfectamente ejecutado.

Más información de otras obras: 

'Trilogía de la ceguera' en el Valle Inclán

'Pingüinas', Cervantes visto por Arrabal

'Vooyeur': calentura en el Galileo

El 'Teatro de la ciudad' echa a andar

'La Traviata', en el Compac Gran Vía

'Adentro', la importancia de la familia en el María Guerrero

 
 
Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.madridiario.es