17 de septiembre de 2019, 16:48:11
Opinión


El turismo de Madrid, en pista de despegue

Por Pedro Montoliú


El turismo juega un papel clave no solo en la economía de la región, al suponer el 6,3 por ciento del Producto Interior Bruto regional y dar trabajo directo a 300.000 personas, sino también por ser un elemento fundamental en la configuración de la marca Madrid.

Tras la caída de turistas que se produjo en la región en 2013 se encendieron todas las alarmas. Para evitar una sangría que iba in crescendo se pusieron en marcha medidas como la promoción de Madrid en los principales mercados emisores, la congelación de tarifas aéreas hasta 2025 o la concesión de facilidades para que nuevas compañías comenzaran a volar desde el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas. Y el resultado, sin duda, logró dar la vuelta a la situación en 2014, aunque administraciones y empresas no se consideran satisfechas, ya que la caída de 2013 puso de manifiesto las debilidades de un sector que, de no establecer unas pautas a medio y largo plazo, podría volver a sufrir horas bajas.

Esa es una de las razones por las que se decidió transformar el clúster, creado en 2009 y controlado por la Comunidad de Madrid, en un ente más operativo en el que la iniciativa privada tendrá un papel fundamental. El pasado mes de enero se presentaba la Asociación Turismo Madrid, en la que los empresarios, que aportarán una cuota en función del número de empleados y 100.000 euros en caso de ser una de las 15 compañías representadas en el consejo rector, poseerán un 51 por ciento de la representatividad. La Comunidad y el Ayuntamiento de Madrid poseerán el 49 por ciento restante.

Los objetivos que se ha puesto este ente, que centrará su actuación en la promoción de Madrid en 18 ciudades españolas y 30 extranjeras, son ciertamente ambiciosos. Pretende, para 2019, incrementar un 30 por ciento el turismo en la región, reducir un 20 por ciento la temporalidad, mejorar la ocupación hotelera por encima del 65 por ciento y aumentar el gasto por turista un 50 por ciento. Y eso que las características del turismo urbano que recibe la Comunidad de Madrid son singulares, pues, al centrarse en los negocios, las compras, la cultura y la gastronomía, no es tan estacional como el de sol y playa.

Los empresarios privados creen que no se han explotado suficientemente las potencialidades de Madrid, que, según los analistas, es la tercera ciudad de Europa, tras Londres y París, en la que las grandes empresas querrían instalarse en los próximos cinco años; que cuenta con la mejor infraestructura de transporte de España, gracias a poseer un hub aeroportuario y ser cabecera de la red de ferrocarriles de alta velocidad; que puede presumir de ser la capital del arte con los museos del Prado, Reina Sofía y Thyssen-Bornemisza, y que posee unos recintos feriales y unos auditorios y salas de reuniones que le han permitido situarse como segundo destino mundial con más congresos internacionales.

El sector privado se pregunta, asimismo, por qué el patrimonio histórico-cultural de la Comunidad; la oferta gastronómica de sus restaurantes, que ya presumen de 23 estrellas Michelin; el entorno medioambiental, con un Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama a 60 kilómetros de la Puerta del Sol, o sus 1.452 establecimientos hoteleros no bastan para implantar una imagen clara que nos identifique internacionalmente y consolide la marca Madrid. Y quieren saber las razones por las que Madrid no tiene un mayor volumen de turistas; las pernoctaciones no llegan, de media, a dos días, y los hoteles no superan el 56 por ciento de ocupación media.

Las medidas adoptadas en 2014 en la Comunidad de Madrid lograron incrementar el turismo nacional (5,3 millones de personas) en un 11,7 por ciento y el extranjero (4,5 millones) en un 7,5 por ciento. Independientemente de que el año pasado haya sido el mejor de toda la serie histórica en España ?entraron por nuestras fronteras 65 millones de extranjeros, un 7,1 por ciento más?, la adopción de medidas en la región prueba que una acción coordinada y bien dirigida, tanto a nivel interno como hacia nuestros principales focos emisores de turismo urbano, tiene efectividad.

Hace cuatro años, Madridiario creó el Foro Madrid Debate para analizar en profundidad cuantos aspectos inciden en la economía y la sociedad de la Comunidad de Madrid, razón por la que ha querido dedicar al turismo este libro. Si en los estudios anteriores se analizaron las principales noticias acontecidas en la Comunidad de Madrid, se evaluó el desarrollo de las nueve comarcas regionales y de los 20 municipios más poblados y se profundizó en el presente y futuro de los sectores industriales de la Comunidad de Madrid, en este volumen hemos querido diseccionar los distintos tipos de turismo que promueve Madrid, desde el de ocio hasta el de los negocios, pasando por los que tienen como motivos las compras, la cultura, los deportes, la naturaleza o la gastronomía.

Para ello, el equipo de Madridiario ha estudiado las infraestructuras de servicios, transportes, hoteles y establecimientos de restauración, así como su incidencia en el empleo, sin olvidar las políticas de promoción que se han llevado a cabo y las que se preparan para los próximos años. Como es lógico, también hemos estudiado el papel que como turistas ejercemos los madrileños cuando viajamos tanto por el resto del territorio nacional como por el extranjero.

Para dar una visión más amplia, hemos apoyado los grandes reportajes sectoriales y los referidos a compañías, organismos y establecimientos con 50 tribunas de opinión de los máximos responsables de la administración y de las empresas relacionadas con el turismo, en un intento de aportar nuevas luces sobre un sector tan sensible e importante para nuestra región.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es