31 de octubre de 2020, 8:14:36
Opinión


A la caza de Aguirre

Por Ángel del Río


Siempre hay gente en el Partido Popular capaz de empeorar situaciones ya delicadas. A Esperanza Aguirre le quieren poner fecha de caducidad, quitarle el poder que tiene en el partido en Madrid. Algunos están incómodos por su presencia activa, aunque ella dijo en su día estar apartada de la primera línea de la política, y la ven con suficiente fuerza física, anímica y con vocación se seguir siendo importante, como para que constituya una amenaza a medio plazo para ciertos personajes dentro del PP.

Podían haber elegido dos hojas de ruta para retirarla del primer plano: una, que no fuera candidata a nada, pero correrían el riesgo de que fuera peor el remedio que la enfermedad, es decir, que se quedara con la presidencia del partido en Madrid, dolida, cabreada por no ser candidata. La otra hoja de ruta es la que se ha elegido: que Aguirre sea candidata al Ayuntamiento de la capital, y si se convierte en alcaldesa, que deje la presidencia regional del partido, y así quitarle poder dentro del mismo. Pero poco conocen a la lideresa si confían en que siendo alcaldesa, no va a va a seguir teniendo poder en el partido.

Si lo que se intentan hacer con Aguirre es quitarle la presidencia del PP en Madrid, si es alcaldesa, por la misma razón Cospedal dejaría de ser presidenta de su partido en Castilla-La Mancha, si repite como presidenta regional, igual que los casos de otros presidentes locales del partido que ostentarán cargos de presidentes de Comunidad o alcaldes. Por la regla de tres que se le quiere aplicar a Aguirre, si Rajoy volviera a ser presidente del Gobierno, debería dejar de ser presidente de su partido. Pero ¿de qué va esto?

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.madridiario.es