25 de agosto de 2019, 7:57:44
Opinión


Francisco González Ledesma. Nostalgia

Por Constantino Mediavilla


Francisco González Ledesma nos ha dejado tranquilo y relajado, con la misma humildad y falta de ruido con que ha vivido. A González Ledesma le gustaba disfrutar la vida acompañado de su gente por eso amigos y compañeros hoy le admiramos y respetamos aún más si cabe.

Disfruté especialmente de su capacidad para la conversación durante un crucero remontando el Volga hace apenas seis años. "Uno de mis últimos grandes viajes entre amigos", según me confesaba en el Balneario de Vichy Catalán en la última Gala de Premios Cataluña a la que asistió. De San Petesburgo a Moscú, la cubierta de aquél vetusto barco se convirtió en el escenario de la mejor lección de amor por el periodismo y lo que es más importante por la vida, que nunca nadie fuera capaz de trasladarme.

Hablamos algo del Premio Planeta, de esa "crónica sentimental en rojo" y la consagración que supone un galardón así, pero sobre todo de su infancia entre el Paralelo y el Poble Sec, rodeado de gente humilde e idealista a la que nunca olvidó. Descubrí así al Paco más nostálgico y aproveché la ocasión para arrancarle el compromiso de ser presidente de APEI en Cataluña. Reconozco ahora que utilicé algunas argucias aprendidas del Inspector Méndez de la forma más sutil que pude, aunque la sonrisa de Gonzalez Ledesma al darme el sí a la propuesta delataba que me había descubierto. No en vano era su creador.

Recuerdo hoy a un Ledesma listo y vivaracho. Hablamos de las 'Peores maneras de morir', su novela policíaca más sentimental quizá y de la grandeza de una profesión, la periodística, a la que llegó me decía "tarde y de rebote", pero que dignificó al máximo. En el año 2010 presidió nuestra asamblea de APEI en Madrid, en Alcalá de Henares, dejándonos en la puerta del Sol otra lección de profesionalidad al afirmar que los profesionales de la comunicación desde APEI "hacemos dos cosas muy sencillas, la primera aprender cada día y la segunda ser felices". Se nos ha marchado un grande de la literatura y hoy como siempre le despido con un beso.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es