11 de diciembre de 2019, 7:42:44
Opinión


La cabeza de Tomás Gómez

Por Pedro Fernández Vicente


La decisión de Pedro Sánchez de apartar a la dirección del PSM de sus funciones en el partido es el principio de una nueva época. La decisión del secretario general del PSOE es, como mínimo, extraña. Sánchez ha apartado a toda una dirección por la relación del secretario general de Madrid en posibles irregularidades del tranvía de Parla.

No me digan que no se trata de una decisión rara, extraña, difícil de entender.... No seré yo el que defienda a Tomás Gómez, pero estamos ante una iniciativa del secretario general que no le dejará dormir tranquilo durante mucho tiempo.

Para empezar me surge una pregunta: ¿Pedro Sánchez estaría dispuesto a hacer esto mismo, dar un golpe de mano como este, en Andalucía, donde hay todo tipo de implicaciones judiciales? Creo que no.

Tomás Gómez no tiene muchos amigos en el equipo del secretario general pero hay una realidad incuestionable: el líder del PSM ha sido elegido hace relativamente poco tiempo para representar al partido en las elecciones del mes de mayo. Y resulta que por decisión personal, o eso parece, la dirección nacional da un giro, un puñetazo en la mesa, aparta a un dirección elegida democráticamente y pone a dedo al frente del partido en Madrid a un hombre ya gastado como es Rafael Simancas.

Una decisión que no parece fácil de asumir a una militancia que ya se había pronunciado en este sentido. Lo primero que salta a la vista es una falta de respeto al partido en la Comunidad de Madrid. Y vuelvo a la pregunta: ¿se atrevería a tomar esa misma decisión en Andalucía, donde hay motivos suficientes para hacerlo?, se atrevería a enfrentarse al partido en Cataluña, el País Vasco o Galicia?

La polémica será larga y el PSM lo tendrá difícil en las elecciones del mes de mayo. Ya lo verán.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es