4 de agosto de 2021, 16:33:42
Municipios


El Casino de Torrelodones reduce su espacio de juego tras la resaca de Eurovegas

Por Carmen M. Gutiérrez

El abandono del proyecto de Eurovegas ha dejado en la cuerda floja la expansión de los casinos madrileños, que llegaron a abrir sucursales en la capital. El Casino Gran Madrid Torrelodones cierra una de sus dos salas de lunes a viernes y reclama una bajada de impuestos al sector del juego, como prometió la Comunidad si venía la inversión del magnate estadounidense Sheldon Adelson.


El casino más antiguo de Madrid está pasando por una situación "complicada", según sus propios gestores, con un menor número de jugadores y unas previsiones económicas y de bajada de impuestos que no se han cumplido. Ante esta situación, Torrelodones cierra una de sus dos salas de lunes a viernes y reubica los juegos en la que queda abierta. Después, los fines de semana vuelve a recuperar su aspecto habitual, según ha explicado un portavoz del casino. 

"Ha disminuido el número de jugadores, en parte porque ahora van al centro de Madrid", ha asegurado el portavoz, que recuerda que el contexto económico sigue sin ser bueno. "Esperábamos tener una afluencia de público que por ahora no se ha cumplido", ha reconocido.

También cuenta con menos personal porque ha dejado de renovar a trabajadores que habían entrado a raíz de la apertura de una sede en el centro de la capital hace escasos meses. La empresa de la que depende Torrelodones, abrió el Casino Gran Madrid Colón un lujoso casino en el paseo de Recoletos, aprovechando el permiso que otorgó la Comunidad de Madrid tras 90 años de prohibición del juego en la capital y las expectativas que generó el proyecto de Eurovegas, que finalmente fue retirado por el Sheldon Adelson a finales de 2013. También lo hizo Casinos Comar, grupo del Casino de Aranjuez, con un centro en la Gran Vía, que por ahora mantiene su oferta sin cambios en Madrid. 

A día de hoy no solo se ha olvidado Eurovegas, sino que también han caído en saco roto las bajadas de impuestos al sector del juego con las que el Gobierno regional quería atraer esta inversión al considerarla prioritaria. "Se proyectó la inversión de Colón esperando disfrutar de un tipo impositivo muy diferente del actual", ha explicado el portavoz de la empresa de juego. En concreto, el tipo tributario que prometió la Comunidad de Madrid para el sector fue del 10 por ciento frente al 45 actual, como se recoge en la Ley de Medidas Fiscales y Administrativas, conocida como 'ley escoba', de 2012. 

El casino achaca a la congelación del impuesto en el 45 por ciento su situación actual y ha expresado su deseo de que "la tributación pueda pronto adaptarse a la realidad actual de la industria del juego, un sector que se ha visto especialmente afectado por la situación de crisis económica en la que nos encontramos y también por otros cambios legislativos como el que supuso en su momento la ley del tabaco". Sin embargo, desde la Consejería de Economía se ha recordado que en la propia ley se limitaba esta bajada de impuestos a la implantación de Eurovegas, algo que solo se hubiese producido a partir de 2018. "En el momento en que se inicien las actividades de juego en los centros integrados de desarrollo", acota la ley.

Más información:

Sheldon Adelson abandona el proyecto Eurovegas en España

Gran Madrid-Colón, un casino en el centro de la capital

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.madridiario.es