17 de septiembre de 2021, 11:21:47
Cultura y ocio


Histórica suspensión en San Isidro tras ser cogidos los tres toreros

Por Emilio Martínez / DC

Los tres toreros que actuaban en Las Ventas han resultado heridos, de diversa consideración, por lo que la corrida ha tenido que ser suspendida. A la muerte del segundo toro los tres espadas -David Mora, Jiménez Fortes y Antonio Nazaré- se encontraban en la enfermería por lo que la corrida se ha dado por concluida. Mora fue el matador que se llevó la peor parte al sufrir varias cornadas cuando recibió al toro a portagayola. 


Tal y como se temía, el percance de David Mora es el peor, ya que, según el parte médico, que le da pronóstico muy grave, habla de dos heridas. Una, de 30 centímetros en el muslo izquierdo que arranca femoral; otra en la axila izquierda de 10 centímetros que alcanza el húmero. Mora necesitó de dos transfusiones de sangre.

También lo hay de Antonio Nazaré, que sufre un traumatismo en la rodilla derecha con probable lesión de ligamentos, de pronóstico reservado. La tarde empezó mal, ya que David Mora se fue a recibir, de rodillas y a portagayola, al primero de su lote, Deslío', negro listón de 532 kilos, de la ganadería anunciada de 'El Ventorrillo'. El bicorne tomó bien el capotazo con la larga cambiada, pero después se revolvió rápidamente y corneó en repetidas veces al coletudo madrileño, con el que jugaba como un pelele echándole por los aires y corneándole con furia, como podemos ver en la galería de fotos de Kike Rincón.

La impresión en el aterrorizado público era ya de percance gravísimo, pues la sangre de Mora regó la arena y al torero se lo llevaron sus compañeros rápidamente a la enfermería. Tomó la muleta su compañero Antonio Nazaré, que anduvo muy valiente y a punto de ser cogido varias veces, pero logró matar al bicho de una estocada baja y todos respiramos.

Pero la aciaga tarde nos aguardaba con más emociones y cogidas, ya que el propio Nazaré fue volteado por el segundo, 'Fetén', e 537 kilos, de la ganadería de 'Los Chospes', al hacerle un quite por chicuelinas, y aunque no parecía un percance fuerte, el torero, cojeando visiblemente también pasó a la enfermería. Minutos después lo hizo el tercer espada, Jiménez Fortes, que ya había sido revolcado con el capote, muleteó intentando faena artística entre los aplausos de la gente y resultando volteado de nuevo.

El torero continuó, aunque llevaba un puntazo en la pierna derecha y fue cogido por tercera vez al entrar a matar. También, entre el ahogo de la gente, se vio obligado a pasar a la enfermería, entre una gran ovación de los espectadores, por lo que la corrida se suspendió.

Galería. Las cogidas de una corrida histórica

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.madridiario.es