28 de enero de 2021, 11:02:05
Opinión


La gran final

Por Pedro Fernández Vicente


Los dos equipos madrileños de renombre internacional jugarán el próximo sábado la gran final europea de fútbol, la final de la Champions. El partido más soñado por todos los que militan en equipos europeos. Es un momento estelar del fútbol español y del madrileño. Es la primera vez que sucede algo así pero lo recordaremos toda la vida.

Pero más allá de ese espíritu madrileño que pretende agrandar el hecho de que dos equipos de la misma ciudad se enfrenten en la madre de todos los partidos, más allá, digo, está el fútbol, los equipos, los aficionados, los intereses.... En definitiva el fútbol con letras mayúsculas. Y ahí cada uno quiere a su equipo. Los madridistas quieren que gane el Madrid y los atléticos que sea el Atlético el que levante la copa en Lisboa. Son vecinos y por eso un poco enemigos y muy adversarios. Rivales en lo deportivo.

Los rojiblancos llegan a este partido curtidos en las mil batallas en las que han participado esta contienda. Fuertes, "Cholistas",convencidos de su poderío y con ganas de barrer de la competición europea al vecino oponente que tantas derrotas le ha hecho padecer. Es su oportunidad. Ahora que ha encontrado en "El Cholo" ese entrenador que le hacía falta. Ahora que han sabido hacer el conjunto que tanto han deseado durante años. Los rojiblancos han ganado la liga pero no les parece suficiente y saldrán al campo, como equipo que son, a triunfar todos, al margen de quien marque los goles y quien los evite. Simeone ha hecho un equipo.

Los de enfrente, los blancos, el Real Madrid sin embargo despierta dudas como conjunto. Brilla más el dinero que el juego y que el entusiasmo. De hecho es el que más se gasta en jugadores todos los años. A pesar de tanta inversión los resultados no terminan de satisfacer a sus directivos. Los 140 millones del año pasado no están resultando tan rentables como nos dijeron. Los de Concha Espina llegan a esta final con la sensación amarga de haber regalado la liga por falta de intensidad, como dijo Xabi, o por falta de entusiasmo o ¡vaya vd, a saber.....! el caso es que pudieron ganarla y al última hora la perdieron ellos solos. El Real Madrid se enfrentará al Atlético con un equipo que pierde el 80 por ciento de los balones antes de llegar al área del equipo contrario. Mal presagio para ganar un partido en el que su vecino madrileño no se lo pondrá fácil. Hay demasiados jugadores, en el equipo de la Castellana, que despiertan dudas. Demasiados para un club que ha invertido tantísimos millones en comprar lo que parece imposible: el cariño a unos colores.

De cualquier manera, el sábado se jugará la final y , después y solo después, juzgaremos a todos, a los entrenadores y sus tácticas, a los jugadores y sus errores, pero los aficionados ya hacen previsiones y a los madridistas les preocupa que no esté uno de los pocos que no despierta desconfianzas: Xabi Alonso.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.madridiario.es