8 de diciembre de 2019, 9:38:35
Especiales


El 'hub' de España

Por Enrique Villalba

La Comunidad de Madrid es, probablemente, la región mejor conectada de toda Europa en materia de transporte de viajeros. Posee uno de los mayores aeropuertos urbanos del mundo, la mejor red de Metro, una de las empresas de autobuses más importantes, el segundo nexo ferroviario de alta velocidad y la red de interurbanos más moderna del planeta, además de una ingente flota de taxis unificada y un modelo intermodal único como es el anillo de intercambiadores. Con estos mimbres, el madrileño sabe que cualquier lugar está a su alcance sin necesidad de usar su vehículo privado.


Más de mil millones de viajeros utilizan las redes de transporte público madrileño cada año. La actividad económica y la radialidad de la red facilitan que Madrid siga siendo líder. A pesar de la crisis, ya se comienza a ver cómo las curvas de viajeros comienzan a volver a la tendencia alcista. Las compañías de transporte han capeado el temporal tratando de ajustarse a la nueva situación económica, obedeciendo las directrices de la autoridad única del transporte en la zona, el Consorcio Regional de Transportes, y optimizando sus recursos operativos.

Carlos Cristóbal, director de Calidad del Consorcio, explica que "la red de transportes madrileña es una clara fortaleza para la economía de la región, ya que permite una estructuración del territorio, una total interconexión para los madrileños y un motor económico para el sector y las industrias relacionadas".

El aeropuerto de Barajas es el buque insignia de esta actividad. Representa el 10 por ciento del PIB regional, 15.178 millones de euros de Valor Añadido Bruto y da trabajo a 55.000 personas. En 2013 transportó a 39,7 millones de personas, según datos de Aena Aeropuertos, manteniéndose como el aeródromo español líder a pesar de su reducción de pasajeros, derivada de la caída del turismo en la región. En total, son 16 las aerolíneas que operan en rutas a 27 países desde Madrid y solo los turistas que llegan a Barajas generan 1.700 millones en la región y 4.500 millones de beneficios en el resto de España. En los últimos años, el operador aeroportuario ha desarrollado nuevas variables de negocio para ponerse en la vía rápida de la recuperación, como la asunción de los vuelos ejecutivos en el antiguo pabellón de autoridades, un intenso plan de bonificaciones y atracción de nuevas rutas, y el desarrollo de un plan comercial que pretende duplicar los ingresos por viajero.

Iberia sigue siendo la principal referencia de aviación comercial de medio y largo radio en el aeropuerto de Barajas. La T4 es su centro estratégico, hasta el punto de que todos sus vuelos pasan por allí. Su principal factoría, La Muñoza, tiene espacio reservado junto a las pistas, donde tienen su sede algunos de los departamentos más avanzados del continente para dar servicio a la mayor parte de las empresas aeronáuticas que pasan por el sur de Europa. Integrada en el Grupo IAG, ha diversificado su oferta para cubrir distintos ámbitos de mercado.

Manuel López Colmenarejo, director de Desarrollo y Alianzas de Iberia, considera que "Madrid es el principio de todo. Estamos muy concentrados en Madrid por su nivel de demanda y su calidad como destino. Esta aportación es bidireccional porque contribuimos mucho a la actividad económica regional con la generación de empleo y con el transporte del 52 por ciento de los pasajeros que conectan con Madrid, especialmente de América y Europa. Nuestra red articulada hace que la región cuente con diez veces más vuelos intercontinentales que otras ciudades europeas de idénticas características, con la riqueza que eso supone".

Nuevas rutas
Air Europa es la compañía con más proyección para 2014. Con 2.800 trabajadores, está desarrollando el segundo hub del aeropuerto de Barajas en las terminales 1, 2 y 3, en sana competencia con el que posee Iberia en la T4. En este ejercicio, la compañía tiene previsto abrir nuevas rutas por Europa y América, para mantener el incremento de hasta el 20 por ciento en vuelos que lograron en 2013.

Juan José Hidalgo, presidente del Grupo Globalia, en el que está integrada la aerolínea, destaca que Madrid es un punto de tremenda importancia para la compañía, ya que "se trata de nuestro centro de operaciones. Su posición estratégica en el mapa es incuestionable. Siempre ha sido una de las puertas, para cualquier ciudadano americano, al resto de Europa y viceversa. Así, todo aquel pasajero que quiera viajar desde cualquier punto de nuestra amplia red de destinos en América podrá conectar con cualquier ciudad europea vía Madrid e incluso con Asia, gracias a nuestros recientes acuerdos de código compartido con Etihad, vía Abu Dhabi, o Saudia, vía Arabia Saudí".

Por su parte, el entramado ferroviario madrileño se encuentra en pleno proceso de transformación. A la espera de saber qué ocurre finalmente con Renfe, se está procediendo a remodelar la estación de Atocha y hay un proyecto muy ambicioso para hacer lo propio con la de Chamartín. Por Madrid pasan, por ahora, todas las conexiones nacionales de alta velocidad del país. A nivel internacional, la capital está conectada con Marsella y pronto lo hará con Portugal. Entre los proyectos pendientes del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), se espera que en los próximos meses se concluya el tercer túnel de la risa, que conectará por AVE Atocha y Chamartín, y la conexión en alta velocidad con el aeropuerto de Barajas. Asimismo, se está construyendo el nudo sur de alta velocidad en Torrejón de Velasco, que dinamizará el tráfico de los ejes AVE a Andalucía y Levante.

Según la memoria de actividad de Renfe de 2012, la compañía transportó 441,3 millones de viajeros a nivel nacional, con un volumen de negocio que rozó los 2.000 millones de euros. La red de Cercanías de Madrid es la que más beneficios genera a la compañía (216 millones en 2012) y la que más viajeros transporta (231 millones, un 56 por ciento del total de la red). Fuentes de Renfe plantean que el Plan de Cercanías que se está desarrollando en la región pretende ampliar la red con un proyecto que presumiblemente revolucionará el concepto ferroviario de corta distancia, rompiendo la dependencia del eje axial norte-sur que conforman los túneles de la risa para crear un nuevo eje este-suroeste.

Por su parte, Metro de Madrid es el servicio de transporte público que traslada más viajeros en España, al acaparar el 42 por ciento de los viajes urbanos de los madrileños. Actualmente, está en un proceso de replanteamiento empresarial. Después de un proceso expansivo de la red durante quince años, la crisis ha obligado a sus gestores a reflexionar sobre el servicio para optimizar su actividad y poder costear sus enormes infraestructuras, integradas por 238 estaciones, 12 líneas convencionales y tres de Metro Ligero, y 293 kilómetros de vías, dando servicio a 14 municipios de toda la región. Esto implica que el 80 por ciento de la población de la Comunidad de Madrid está interconectado por este servicio público, gracias al trabajo de sus 7.000 empleados.

El consejero delegado de la empresa, Ignacio González Velayos, considera que, en este punto, Metro "no debería aumentar su red mucho más para no perder eficacia. En estos momentos, estamos buscando reducir la dependencia de las aportaciones públicas, buscando ingresos que no estén sujetos al transporte de viajeros. Para ello, se está replanteando el sistema de gestión, se está desarrollando una estrategia inmobiliaria más eficiente y se está potenciando la política social y medioambiental".

Síntomas positivos
La Empresa Municipal de Transportes de Madrid es la compañía pública de autobuses urbanos por excelencia. En 2013 transportó 404 millones de viajeros, apenas un 0,39 por ciento menos que el año anterior. En un período de crisis en el que muchos municipios han eliminado sus servicios de autobús y se han quedado tan solo con el servicio de interurbanos, la EMT ha demostrado una estabilidad que le ha permitido mantener en activo a sus 7.000 empleados.

Rafael Orihuela, gerente de la EMT, explica que "el sistema de transporte público colectivo de Madrid viene sufriendo, desde 2008, un acusado descenso de la demanda producido por diversos factores entre los cuales destaca, sin duda, la situación de crisis económica desde ese año. Los últimos coletazos de 2013 y los inicios de 2014 apuntan, sin embargo, a un cambio de tendencia. Las cifras que ha registrado la EMT en los últimos meses indican que ese proceso de caída se ha frenado y auguran una recuperación".

Mientras tanto, la compañía ha continuado su proceso de modernización, principalmente orientada a la información al viajero y a la obtención de una flota más sostenible. Entre los objetivos operativos para el futuro están la ampliación de las líneas exprés a zonas de trabajo y espacios de alta actividad económica y la consecución de redes transversales para interconectar los distritos exteriores a la M-30.

En el sector del autobús privado, Madrid es el principal nodo de servicios. En la región se asientan 373 compañías, con una flota de 6.211 vehículos, una facturación anual de 650 millones de euros y una plantilla cercana a las 13.500 personas. Según Rafael Barbadillo, presidente de Asintra, "Madrid es un hub muy importante que está empezando a registrar los primeros síntomas positivos en la evolución de pasajeros". El sector ha hecho un importante esfuerzo inversor de más de 300 millones de euros en los últimos años para cumplir con el Plan de Modernización de Autobuses Interurbanos del Consorcio. No obstante, José Luis Pertierra, presidente de Fenebús, aboga por mejorar el diálogo con las administraciones para mejorar la competitividad del autobús con respecto al vehículo privado, fundamentalmente, a través de carriles-bus en las principales vías de entrada a la capital.

Capilaridad
Las dos compañías de autobuses con mayor volumen de negocio son Alsa y Avanza, líderes en el transporte de viajeros por carretera en Europa y principales representantes de esa capilaridad a todos los niveles que ofrece el autobús para el transporte de viajeros. Desde Madrid, Alsa opera una amplia red de servicios regulares que comunican la capital con una veintena de ciudades españolas, con salidas desde la Estación Sur de Autobuses y del intercambiador de Avenida de América.

En cuanto a sus servicios internacionales, la conexión se realiza con casi todos los países de la Unión Europea, Europa del Este y Marruecos. En la región, Alsa posee cinco concesiones de autobús interurbano, varias de transporte urbano, el autobús turístico de la capital y cogestiona la L-1 de Metro Ligero. Según datos de 2012, la compañía, que tiene 7.500 empleados y 2.500 vehículos, facturó 659 millones.

Por su parte, el Grupo Avanza da empleo a 5.269 personas y ofrece 1.885 autobuses con los que vertebra el transporte de numerosos puntos de la geografía nacional. En la región, Parla, Pozuelo de Alarcón, Majadahonda y Guadarrama tienen contratos con la compañía para desempeñar sus servicios de transporte urbano. Asimismo, conecta los corredores interurbanos de la A-2, A-42 y A-6 y las líneas interprovinciales con Extremadura, Andalucía, Galicia, Castilla y León, Aragón, Navarra, Valencia y Cataluña. Su actividad supuso en 2012 una facturación de 436 millones de euros.

Más Made in Madrid:

1- Agricultura y ganadería

2- Industria alimentaria 

3- Automoción

4- Industria farmacéutica

5- Artes gráficas

6- Industria química

7- Educación

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es