28 de enero de 2022, 13:18:00
Opinión


En defensa de la cultura

Por Ana García D'Atri


Parece mentira que a estas alturas de la película tengamos que andar defendiendo la cultura, como si no fuera un elemento esencial en la formación de los pueblos y aquello que nos distingue, valora y prestigia ante el presente, la historia y el futuro. Y que un país como España, protagonista universal de la cultura desde tiempos inmemoriales, deba alzar la voz en estos momentos para resguardarla de la agresión institucionalizada del PP y de sus fobias anticulturales es una vergüenza y una invitación a ponerse en pie de guerra intelectual. Por eso la cultura me tendrá siempre a su lado, o al frente, o en donde pueda ser más útil.

Hago mías las palabras de Itziar González: "mi papel es ser una pieza más de la revuelta". Porque una no fracasa si es capaz de sentirse parte de un relato colectivo, y en ese relato estaremos todos los progresistas mientras conservemos la dignidad y las fuerzas.

El 9 de marzo estaremos "En Defensa de la Cultura" en las calles de Madrid, inmersos en una Plataforma de la que ya forman parte ochenta asociaciones y a la que se siguen sumando otras muchas, musicales, de artes escénicas, literarias, de danza, corales, de artes plásticas, vecinales, sindicales y de cuantos sectores creen que la cultura está sufriendo una agresión propia de tiempos oscuros, de dictaduras franquistas y financieras y de instituciones elegidas democráticamente que han olvidado para qué fueron votadas por los ciudadanos.

A esa concentración, a esa reivindicación, a esa indignación, a esa fiesta asistirán cuantos quieran expresar en las calles de Madrid, desde Recoletos a la Puerta de Alcalá, que la cultura es lo que fuimos, lo que somos y lo que queremos ser. Y que junto a la educación será la fórmula que nos permitirá tener futuro. Porque los demás, los agresores, no quieren futuro, sino perpetuarse en este presente del que nos sentimos avergonzados y que asombra negativamente al mundo exterior, aquel que una vez vio en Madrid, y en España, un ejemplo a seguir y hoy lo contempla como un inhóspito cenagal de donde huyen más de treinta jóvenes al día.

Ana García D'Atri
Concejal del Ayuntamiento de Madrid

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2022   |  www.madridiario.es