14 de noviembre de 2019, 23:49:44
Distritos


En las entrañas del búnker de Miaja

Por Enrique Villalba

El Ayuntamiento de Madrid abrirá en el mes de mayo el búnker del Parque de El Capricho, después de años cerrado. Una iniciativa ciudadana, apoyada por PP y PSOE, recupera para el público la infraestructura que sirvió de refugio para el Estado Mayor Republicano durante la Guerra Civil. Madridiario visita las instalaciones justo antes de la apertura.


Una estrecha escalera iluminada con fluorescentes es la antesala del primer búnker que acogió el estado mayor de un ejército en la historia. 1.500 metros cuadrados a 15 metros bajo tierra en los que hay 15 grados perpetuos en una zona húmeda hasta el punto de que sus siguientes propietarios llegaron a plantar champiñones. Junto a cada puerta, de acero grueso como el de un submarino y blindada para resistir ataques explosivos, se situaban los baños para ducharse y desinfectarse en caso de ataque químico en el exterior. Cada habitación tiene un enlosado con dibujo distinto para poder guiarse en caso de mala visibilidad.

El lugar está rehabilitado, aunque la humedad que provocan las aguas subterráneas en la zona (la calle de atrás se llama de la Rambla por razones evidentes) impide dejarlo en condiciones óptimas. Tanto es así que el Gobierno municipal ha instalado en algunas de sus salas bombas de achique para evitar su inundación. A falta de instalarse el sistema antiincendios, el Consistorio ya ha previsto un plan para de apertura. Desde primavera abrirá los fines de semana en el horario de mañana del jardín histórico, previa solicitud llamando al 010. El aforo máximo del complejo es de 200 personas.

 

Al ser Bien de Interés Cultural como el resto del parque, está protegido y no se pueden instalar carteles explicativos en su interior. No obstante, los visitantes contarán con paneles en el exterior y recibirán un tríptico explicativo, tal y como avanzó a Madridiario la concejala presidenta de Barajas, Josefa Aguado. La información será meramente técnica, en el aspecto arquitectónico e histórico. En función de la afluencia de público, el Ayuntamiento estudiará nuevas acciones a realizar para poner en valor el lugar.

El búnker se construyó en 1937 en la zona denominada 'Posición Jaca', base de la defensa Noreste de Madrid. Fue fabricado en hormigón armado junto al palacete de El Capricho, donde residían los comandantes salvo en situación de peligro, con el que estaba conectado por un acceso particular. Su primer gestor fue el general Miaja, que estuvo hasta 1938. Posteriormente, dejó al cargo al coronel Casado. En la zona se enfrentaron en los últimos compases de la guerra las facciones de casadistas y comunistas, para decidir si Madrid capitulaba. Tras el conflicto, fue utilizado como almacén y como plató de cine, en la que se filmó una película de vampiros (de hecho, la escalera que da a la calle de la Rambla y el cuarto que albergaba los generadores de aire del complejo fueron pintados de negro para el rodaje y así se quedaron) hasta la compra de El Capricho por parte de el Ayuntamiento en 1974.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es