27 de mayo de 2022, 0:13:58
Política


El Gobierno como peaje en la sombra

Por Loreto Ruiz de Alda


El jueves 19 de diciembre, la Asamblea de Madrid aprobó los Presupuestos 2014 para nuestra Región. Unos presupuestos continuistas, que no aportan nada nuevo ni ofrecen soluciones a algunos de los problemas que debe afrontar la Consejería de Transportes Infraestructuras y Vivienda. Pérdida de viajeros y calidad en el sistema de transporte público, deterioro de la red de carreteras regional, impagos de subvenciones y ayudas a la rehabilitación e instalación de ascensores, viviendas ocupadas de forma irregular o nula gestión de la vivienda pública del IVIMA, son algunos de ellos.

Problemas que los gobernantes del Partido Popular de Madrid no quieren ver ni reconocer públicamente y que no parecen tener interés en solucionar, centrados como están en vender viviendas a fondos de inversión, estaciones de metro a operadores telefónicos o promocionar mochilas para realzar la imagen de marca de Metro de Madrid. Olvidan su objetivo principal: gestionar el parque público de vivienda para que las personas o colectivos con mayores necesidades puedan disponer de una vivienda digna, y gestionar el sistema de transportes para dotar a nuestra región de un modelo de movilidad acorde con su sostenibilidad económica y medioambiental.

Un presupuesto que en materia de transportes, infraestructuras y vivienda asciende a más de 1.500 millones de euros, cuyo análisis daría para muchas páginas o artículos de prensa, pero que a modo de resumen se puede recordar que el grupo de Unión Progreso y Democracia en la Asamblea presentó, con ánimo constructivo, una serie de enmiendas parciales para mejorar y corregir determinados aspectos que consideramos relevantes.

Pero a pesar de no poder ser lo detallista que me gustaría en el análisis, si quiero aprovechar este espacio para llamar la atención sobre dos partidas en concreto: expropiaciones y concesiones.

En este ejercicio 2014, se han presupuestado 20 millones de euros para expropiaciones que se suman a los 45 millones que llevamos ya gastados desde el inicio de legislatura. Y la cifra bien podría elevarse un 50% a la vista de lo que suele suceder. Conviene saber que todas estas expropiaciones corresponden a expedientes del período 2000/2005 y que aún están pendientes de pago.

Como le dije al Consejero, "algún día habrá que hacer un examen a fondo de lo que ha ocurrido con éstas y otras expropiaciones".

En lo que se refiere a concesiones: carreteras de peajes en sombra, metros ligeros, intercambiadores o concesiones interurbanas suponen un gasto aproximado de 450 millones de euros. Aproximado porque, un año más, no queda claro cuál es el coste de los metros ligeros a Boadilla y a Pozuelo. Sabiendo las condiciones, no me extraña nada que lo intenten ocultar y diluir entre el gasto denominado "social" del Consorcio Regional de Transportes.

Pero lo más grave son los peajes en sombra de la M45, M407 y M501/511 que están secando literalmente los recursos destinados al mantenimiento de las carreteras de nuestra región. El importe destinado a estas concesiones no deja de crecer año tras año y ha alcanzado ya los 110 millones de euros. Especialmente llamativo es que el Gobierno incrementa estas partidas hasta en un 7%, cuando contractualmente solo se revalorizan la inflación y ésta se prevé en torno al 1% para 2013.

Sin duda, los peajes en sombra hacen honor a su nombre, son de todo menos claros y transparentes, algo parecido al Gobierno de Ignacio de González.

Loreto Ruiz de Alda, diputada UPYD en la Asamblea de Madrid.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2022   |  www.madridiario.es