15 de diciembre de 2019, 11:05:05
Salud


Los abogados madrileños votan el jueves la 'externalización' del servicio médico

Por Lucía de la Fuente

El Ilustre Colegio de Abogados de Madrid (ICAM) celebrará este jueves una Junta Extraordinaria en la que se votará la 'externalización' de sus servicios médicos, que prestan asistencia sanitaria a 25.000 abogados madrileños colegiados y sus familias, unas 43.000 personas. Los colegiados decidirán si quieren contratar una compañía de seguros externa o completar el proceso de la Nueva Mutua.


Hace justo un año las elecciones al Ilustre Colegio de Abogados de Madrid fueron impugnadas. Se acusó a la elegida Sonia Gumpert de vulnerar la ley de protección de datos y de la normativa electoral para llamar por teléfono a los colegiados que no habían participado en los comicios. Le acusaron incluso de pagar taxis para que los abogados se acercaran a las urnas. La comisión electoral del ICAM, aunque reconoció que se habían producido "irregularidades" -como la realización de llamadas a los colegiados mediante la utilización de sus datos personales-, no consideró que el resultado fuera ilegítimo. Tampoco la Audiencia Provincial de Madrid dio la razón a los opositores, pues archivó la querella a principios de este mes, lo que cerró el procedimiento penal. Gumpert fue proclamada decana de los abogados madrileños el 27 de diciembre, siendo, con la candidatura más votada de la historia, la primera mujer en ostentar este cargo.

Uno de los temas más polémicos desde entonces se centra en el futuro de los servicios médicos del colegio, pues el modelo vigente hasta ahora había quedado obsoleto y debía corregirse, tal y como impuso la Dirección General de Seguros. Desde este momento la 'externalización' se convierte en realidad irreversible. La polémica llega al decidir qué modelo va a seguirse y sobre la mesa hay dos propuestas.

La primera proposición es de un grupo de 50 letrados, encabezados por el exdecano Antonio Hernández-Gil, que plantea continuar con una Nueva Mutua, controlada por el propio Colegio, que mantendría "las mismas prestaciones y calidad que en los últimos 59 años". La Nueva Mutua de hecho ya fue constituida en la junta general de noviembre de 2011, para lo que se aportó como fondo de garantía algo más de seis millones de euros. La actual Junta de Gobierno del ICAM ve "dificultades en la viabilidad de esta propuesta" porque "ni siquiera cuenta con un plan de negocio".

La otra opción propone contratar una aseguradora privada. Los opositores a Gumpert alegan que esta medida supondría un deterioro en la calidad del servicio pues "una entidad privada aplicará criterios de mercado a su gestión". Además, critican que no se garantizarán las coberturas actuales y "el colegiado pasará a ser un mero asegurado, sin participar en ninguna decisión de la compañía aseguradora". 

Una de las claves parece estar en la bonificación del servicio para colegiados con más de 50 años de antigüedad y para los 200 empleados del ICAM. Hasta ahora, estos usuarios disfrutaban del servicio médico de manera gratuita, pues su coste -un millón de euros- siempre lo ha sufragado el Colegio. En una conversación con Madridiario, Gumpert ha señalado que esta aportación económica que hacen los colegiados "debe someterse a votación por razones democráticas". La decana considera que la polémica se ha "politizado". "Esto no son unas elecciones, es un debate técnico del que se está haciendo una utilización demagógica y algo alarmista", ha declarado. Gumpert además considera que, en el caso de que finalmente se recurra a una compañía de seguros ajena al Colegio, "se intentará que las prestaciones sean las mismas" que se reciben en la actualidad.

El servicio médico del ICAM cuenta con un presupuesto de 28 millones de euros anuales, según datos de la propia entidad. Sus 76.000 colegiados tendrán que decidir este jueves quién debe gestionarlo.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es