16 de septiembre de 2021, 16:58:26
Transportes


El aeropuerto de Madrid-Barajas, una puerta al arte y la cultura

Por MDO

La oferta cultural de Madrid es muy amplia y variada. De sus casi 80 museos destacan, sin duda, los tres que conforman el llamado "Paseo del Arte": el Prado, el Thyssen-Bornemisza y el Reina Sofía, pero el aeropuerto de Madrid-Barajas también ocupa un lugar destacado, y una importante pincelada de esa oferta cultural de Madrid puede contemplarse en las propias instalaciones del Aeropuerto, que muestra una destacada selección de las obras de la Colección Aena de arte contemporáneo que son el mejor exponente de la pintura y escultura españolas e hispanoamericanas de la segunda mitad del siglo XX en adelante. Esta exposición permanente, localizada a lo largo de las diferentes terminales, permite al viajero conocer de cerca la obra de importantes artistas de reconocido prestigio internacional.


Entre las grandes composiciones que pueden contemplarse en el aeropuerto de Madrid-Barajas destacan dos murales de Oswaldo Guayasamín ("España", 1981, y "América", 1982). En el terminal T2 está expuesto "Sin título" (1981), un mosaico de aproximadamente 100 metros cuadrados, de Javier Clavo, así como los murales de Antonio Clavé ("Los guerreros de los puntos cardinales"), Vaquero Turcios ("Caminos en el aire", 1984) y el geométrico de José María de Labra, que realza todo el vestíbulo de facturación desde 1982. Tampoco hay que olvidar el mural de Javier de Juan "El Viaje" (2000), el titulado "Figuras geométricas" (1983), de Rafael Canogar, en la T1, o "Corona de espinacas" (1996), de Luis Gordillo, en la T4.

Entre las pinturas no murales que se encuentran en las distintas dependencias del aeropuerto están las obras de maestros como Miquel Barceló ("Taula amb polp i calamar", 1991), Josep Guinovart ("Sin título", 1999), Pablo Palazuelo ("De somnis N.T.R XIII", 1999), Juan Barjola ("Tauromaquia", 1980), Fernando Mignoni ("Collage 311", 1979), Brinkmann ("Figura", 1979), Fernando Zóbel ("La Presa IV", 1978), Antonio Molina Sánchez ("Reposo", 1973) y Antonio Quirós ("La ronda", 1973). El aeropuerto también cuenta con una importante muestra de obra gráfica de figuras como Eduardo Chillida, Joan Miró, Antoni Tapies, Martín Chirino, Juan Muñoz o Miguel Ángel Campano.

En la rama de la escultura, "Las tres damas de Barajas" (2004) de Manolo Valdés son ya un símbolo de la T4, al igual que la obra de Botero "Rapto de Europa" lo es de la T2. "Las tres damas de Barajas", ubicadas en la zona de facturación de la T4, son tres cabezas de bronce de unos cuatro metros de altura, tres de ancho y otros tantos de fondo, y responden a los nombres de 'La coqueta', 'La realista' y 'La soñadora'. Están a escasos metros de distancia entre sí y simulan mantener un diálogo. Cada una de ellas tiene grabado un texto de Mario Vargas Llosa, ideado expresamente por el escritor para esta obra. Las esculturas corresponden al estilo figurativo característico del artista valenciano, influido por autores clásicos como Velázquez, Zurbarán o Matisse.

Asimismo, sobresalen las esculturas "Palomas en vuelo" (1981) de Juan Haro; "Torero" (1951), de Venancio Blanco; "Lauda 1" (1981), de Pablo Palazuelo; y "Sin título" (1999), de Amador Rodríguez Menéndez. "Figuras", obra realizada por José Planes Peñalver en 1951, también se encuentra en las instalaciones del aeropuerto de Madrid-Barajas.

Entre las obras con técnicas mixtas cabe resaltar "Sin título" (1982), de Manuel Rivera, e "Integración Metálica 65", de Salvador Soria.

Pero Madrid-Barajas no sólo abre sus puertas a los mejores artistas internacionales. En el espacio expositivo situado en el pasillo que da acceso a la Terminal T2 desde el Metro y el Parking P2, el aeropuerto acoge cada mes a autores de las más variadas corrientes artísticas para que así puedan dar a conocer sus obras en un marco diferente e innovador, fuera de los circuitos habituales para la exposición de obras de arte.

El aeropuerto, una obra de arte en sí mismo

Con todo, la principal singularidad artística del aeropuerto quizás no se refiera a su contenido, sino que alcance incluso más al propio continente. Prácticamente desde su inauguración, la T4 del aeropuerto de Madrid-Barajas, diseñada por los arquitectos Antonio Lamela y Richard Rogers, ha sido reconocida internacionalmente como una obra de arte en sí misma. Muestra de esta consideración son los prestigiosos premios RIBA Stirling 2006 o el RIBA European Awards 2006, otorgados por el Royal Institut of British Architects; el IStructurE Award for Comercial or Retail Structures 2006, de la Institution of Structural Engineers, el Premio de Arquitectura y Urbanismo que le concedió el Ayuntamiento de Madrid, el Internacional Architecture Awards 2007, otorgado por el museo The Chicago Athenaeum, o el reconocimiento del Instituto de la Ingeniería de España como Mejor Proyecto de Ingeniería 2005.

Incluso Correos eligió a la T4 para la emisión en 2007 de un sello postal dentro de la serie 'Arquitectura'. El motivo seleccionado correspondía a una imagen interior de la T4 que reflejaba alguna de las características arquitectónicas más relevantes de este Terminal donde la utilización de "paredes acristaladas y más de 800 lucernarios permiten la entrada de la luz natural al interior y transmiten al viajero sensación de luminosidad y amplitud".

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.madridiario.es