25 de noviembre de 2020, 18:17:04
Economía


David Pérez: "Sin financiación, no hay reforma que valga"

Por Carmen M. Gutiérrez

La reforma de la Administración local que plantea el Gobierno va a sacudir el actual reparto de competencias y muchos alcaldes de todos los partidos han alertado de sus consecuencias. En esta entrevista, el presidente de la Federación Madrileña de Municipios, David Pérez, defiende la reforma pero pide que se acompañe de la correspondiente financiación para que sea "viable".


¿Qué opinión tiene de la reforma local?
En primer lugar, ya era hora de que un Gobierno se atreviera a abordarla, porque era una cuenta pendiente que había y era necesario aclarar las competencias. Entonces, que se haya abordado es positivo y demuestra el compromiso que tiene el PP con el mundo municipal. La segunda cuestión es que, como toda reforma y como modificación de algo que lleva muchos años haciéndose de la misma manera, por supuesto, es mejorable. Es un texto que ha sufrido muchas modificaciones. Gran parte ellas a instancias de los propios alcaldes y de la Federación de Municipios de Madrid que presido, porque entendíamos que había cosas que no eran asumibles. Hay que destacar que el Gobierno ha sido receptivo a esas propuestas y, de hecho, el proyecto que ha surgido, que se ha remitido a las Cortes y está en fase de enmiendas, ha tenido esas incorporaciones. A pesar de todo, sigue habiendo aspectos que todavía tienen que ser revisados. El principal de ellos es el que tiene que ver con la financiación. Es decir, tenemos que saber qué competencias nos corresponden y con qué medios vamos a hacer frente a ellas.

¿Qué propuestas va a hacer la Federación de Municipios de Madrid o el propio PP para solucionar ese problema?

El problema consiste en lo siguiente: durante muchos años el PSOE prometió abordar la financiación municipal e incumplió año tras año y legislatura tras legislatura ese compromiso, con lo cual nunca se llegó a abordar. Al mismo tiempo, la financiación autonómica, en este momento, no tiene un modelo razonable. El modelo por el que se rige la financiación autonómica también es injusto, absurdo y no sirve. La reforma que se está haciendo es positiva y va en la buena dirección. Yo comparto los objetivos y su inspiración, que se basa en la austeridad, la optimización de recursos, en crear una administración más moderna y ágil, y en fomentar la cooperación entre administraciones. Ahora, el tema de la financiación está sin resolver. Está mal resuelto en las comunidades autónomas porque se está perjudicando gravemente a Madrid frente a otras comunidades. Y está sin resolver y sin abordar la financiación municipal. Entonces, hasta que no se aborde la financiación municipal y autonómica no podemos hablar de una auténtica reforma de la Administración local ni autonómica ni competencial, porque sin financiación no hay revisión que valga. Sin una financiación adecuada, justa, estable, transparente y suficiente, no puede haber una reforma válida a mi modo de ver.

Si todavía no se va abordar la financiación pero sí la reforma local, ¿se pueda dar una situación de vacío en la que los servicios sociales o educativos que dependen de los municipios corran peligro?
Es necesario y urgente que se aborde la financiación municipal y se revise la financiación autonómica. La reforma plantea a su vez una redistribución de competencias, como en los servicios sociales que plantea que son competencia única de las comunidades, y sin embargo no aclara cómo van a financiar las comunidades eso. Por tanto, yo entiendo y estoy seguro de que el Gobierno sabrá dar una solución a eso, pero está pendiente, sí. A mi modo de ver, es una buena reforma administrativa, pero le falta la espoleta necesaria de la financiación.

De aprobarse así la ley, sin financiación, ¿podría suponer incluso una batalla interna dentro del PP?

Yo creo que hay muchas esferas en este momento. El Gobierno, los gobiernos municipales, los autonómicos son distintas esferas, y conciliar los intereses de unas y otras es muy complicado. Por tanto, es natural que surjan pequeños conflictos y discrepancias entre unos y otros sobre cómo deben hacerse las cosas, siendo todos del mismo partido y coincidiendo todos en los objetivos. Ahora, ¿que eso puede desencadenar un conflicto? No lo creo. Yo creo que el diálogo y el sentido común imperarán como siempre ha ocurrido en el PP y más en un ámbito tan importante como es la política local. El partido popular ha sido el partido municipalista por excelencia y lo ha demostrado al acometer esta reforma, pero todavía tenemos que acordar algunos aspectos para que todo el mundo se sienta cómodo con esta reforma, sea duradera y resuelva los problemas que venían arrastrando.

En el mundo rural ha caído peor la reforma local que en las zonas urbanas. Por ejemplo, un alcalde de la sierra de Madrid comentaba que en la zona creen que les perjudica, que esos municipios tienen unas características diferentes y están condenados a desaparecer o no poder ofrecer a sus vecinos lo que hasta ahora les ofrecían, al perder competencias. ¿Se ha planteado este punto de vista internamente dentro de la federación? ¿Cómo ve la reforma en el mundo rural?
En un momento inicial, sí que hubo aspectos de la reforma que no convencían a esos municipios, pero precisamente esas cuestiones han sido subsanadas en los posteriores correcciones del texto. A mi modo de ver, sí hubo razones para tener ese sentimiento de rechazo por parte de esos municipios, pero creo que a día de hoy ya no hay tanto motivo y que el texto ha evolucionado lo suficiente para subsanar algunos de esos problemas. Y también creo que en este momento hay que confiar en que también con el trámite parlamentario el proyecto se enriquecerá y estoy seguro de que el resultado final será positivo. Es prematuro aventurar las consecuencias de un proyecto que todavía está en fase de tramitación y que todavía puede evolucionar. Entonces, confiemos que esa evolución sea para bien y que contente a todos.

Los municipios pequeños de la sierra, con los cambios, siguen sin estar seguros de cuál va a ser su papel y les sigue provocando rechazo...
Habrá de todo. Las principales objeciones que plantearon esos pequeños municipios se subsanaron. Por eso creo que ahora será en un grado menor. Y no solo hubo objeciones de municipios rurales de la Comunidad, sino de otras partes de España. Se valoran cuestiones como la dispersión geográfica y se ha hecho una atención especial para esos pequeños municipios. No veo que haya razón para ello en este momento. Y hay que seguir en ello, todavía tiene que mejorar. En este momento, conocemos la letra, que es muy buena, pero ahora hay que escuchar la música, que es la de la financiación y es la que nos va a decir si verdaderamente esta reforma va a conseguir esos objetivos, porque esos objetivos no basta con definirlos en la ley, sino que hay que hacerlos viables mediante la correspondiente financiación.

Más información:

La Comunidad calcula que la reforma local le costaría 500 millones en servicios sociales

Alcaldes de todos los partidos rechazan la reforma local

2.000 alcaldes y concejales rechazan en Madrid la reformar local

Las dos pedanías madrileñas se resisten a desaparecer

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.madridiario.es