10 de diciembre de 2019, 8:23:21
Opinión


El tranvía de Tomás Gómez

Por Pedro Fernández Vicente


Lleva mucho tiempo dando vueltas por Parla el tranvía que se sacó de la manga Tomás Gómez durante su mandato en el municipio madrileño. Un vehículo que le persigue allá donde va. El PP, cuando no encuentra nada mejor, lo saca a relucir. Ahora es uno de esos momentos en los que el gobierno amenaza al líder de la oposición con denunciarle por sus despilfarros cuando era primer edil en el ayuntamiento de Parla. Le acusa de malversación y prevaricación cuando se acometió la construcción del conocido tranvía. Los populares madrileños aseguran que hay un pufo de 42 millones de Euros y la concesión de obras a dedo, sin pasar los trámites reglamentarios, que elevaron el coste más de un treinta por ciento. Los populares dicen que Gómez tiene que decir donde se ha gastado esos 42 millones que no aparecen.

Hay dos aspectos importantes en esta acusación. Que se investigue hasta el final. Los ciudadanos estamos hartos de tanta corrupción sin final fiable. En segundo lugar que la denuncia sea con fines esclarecedores y no como contrapartida política ni acusaciones en vano. Queremos una solución real.

En esto también está el prestigio de los políticos. Las denuncias interesadas, como cortina de humo para tapar otras cuestiones o simplemente para entretener al electorado en momentos concretos, mina la credibilidad de quien lo utiliza. Y deben saberlo. Muchos políticos creen que se olvida, que eso no tiene importancia, pero no es verdad. Los errores en comunicación no hace falta recordarlos pasados los años para que en su momento hicieran una pequeña marca en el prestigio de su protagonista que sumada a otras desemboca en la opinión que tiene el ciudadano del candidato cuando decide elegir la papeleta. Se genera un criterio sin necesidad de recordar el caso concreto que lo motiva.

Del tranvía se ha hablado mucho pero ahora hay una acción concreta. Esa denuncia que ha puesto el PP tiene que servir para que todos conozcamos la verdad. O Tomás o quien le acusa. Ya veremos quien miente y quien dice la verdad. No hay que olvidarse del tema.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es