29 de noviembre de 2021, 1:28:55
Transportes


El precio de El Álamo está disparado, según Casarrubios

Por Enrique Villalba

El director del aeródromo de Casarrubios del Monte, Ignacio Elduayen, asegura que los datos de inversión del aeródromo del Suroeste son demasiado elevados. Su empresa redactó un proyecto de ampliación con una capacidad de tráfico aéreo similar a El Álamo cuyo coste era ocho veces inferior.


Todos los especialistas consideran que el centro de España necesita un aeródromo de aviación ejecutiva de garantías con la suficiente capacidad para acoger el tráfico que genera España. Ni Torrejón de Ardoz, que colisiona con Barajas, ni Cuatro Vientos, demasiado encajado dentro de Madrid, pueden soportar esa función y esa es la baza que plantea la Comunidad de Madrid en su plan director para hacer una aeródromo en el Suroeste. El Álamo está lo suficientemente cerca y lejos para cumplir el objetivo con creces. "Cuatro Vientos está encajado en Madrid y es necesaria una infraestructura de estas características porque se necesita un espacio abierto para tener un funcionamiento adecuado. El problema no es el emplazamiento que se ha elegido, sino cómo se está planteando", explica la diputada regional de UPyD, Loreto Ruiz de Alda. 

La Comunidad propone un aeródromo que absorba la aviación ejecutiva, privada, deportiva, parte de las escuelas, helicópteros, aerotaxis y correos. Su objetivo es hacer un aeródromo de uso restringido para la aviación general, en virtud de la competencia de hacer infraestructuras aeroportuarias cuya gestión directa no se reserve el Estado. El problema es que su planteamiento genera confusión. Y es que el plan director publicado la semana pasada está realizado en 2010 en base a datos de 2008 y eso puede chirriar con las modificaciones legales que ha habido a nivel europeo en materia de clasificación aeroportuaria. Concretamente, la normativa de Easa de 2011 marca la pauta de que los aeródromos tienen que diferenciarse por su uso en públicos (abiertos a cualquier explotación y sujetos a control estatal), restringidos (a determinado tipo de vuelo y con una tramitación distinta) o eventuales. Según Ignacio Elduayen, director del aeródromo de Casarrubios del Monte, "mezclan el uso ejecutivo comercial de los aerotaxis, que solo puede explotarse con permiso estatal en infraestructuras de uso público, con la aviación ejecutiva, que solo permite el vuelo de aviones de empresas, que está dentro de la legislación privativa y para la que tienen competencia. En función de ello, pueden tramitar su compatibilidad con otros aeródromos en tiempos y formas distintas, pero entonces sus cálculos de explotación y beneficios deberían ser también distintos", apostilla.

Y es que ahí está el 'quid' de la cuestión. Cuál es el trozo de la tarta aeroportuaria que quiere tomar la Comunidad y, por extensión, cómo la irrupción de El Álamo va a reordenar el mapa aeroportuario del centro de España. El espacio aéreo es de propiedad y competencia estatal. El encaje del aeródromo del Suroeste es complicado en una zona ya muy saturada de infraestructuras aeroportuarias. La Comunidad de Madrid explica que ha tenido en cuenta las servidumbres aéreas de sus vecinos y que es compatible con ellos, según reconoce el acta de la Ponencia de Navegación Aérea de CIDEFO de 04/05/2011, dependiente del Ministerio de Defensa. Los más afectados serían, en teoría, Casarrubios y Getafe.  Con el primero solapa su espacio aéreo. El plan director madrileño plantea que la pista castellano manchega no posee torre de control ni espacio aéreo, algo que los toledanos contradicen esgrimiendo los permisos de funcionamiento y espacio propio que les han dado Aesa y el Ejército del Aire, su declaración de bien de interés regional castellano y sus informes de compatibilidad. La solución que planteó Ignacio González fue buscar la coexistencia, aunque, si no se puede, Madrid seguirá adelante. "Les hemos planteado que la coordinación es muy difícil y que debería ser un proyecto de ambas comunidades, pero dicen que es un aeródromo de la región de Madrid. No puede ser que Castilla no reciba más que ruido y contaminación", prosigue Elduayen. El otro vecino es Getafe. La base aérea ya tenía un plan viable para atraer vuelos privados que el alcalde de la localidad, Juan Soler, ya había puesto sobre la mesa. Según el plan director regional, incompatibilidades las hay, pero son solucionables. El Ministerio de Defensa, responsable en este caso, no ha enseñado sus cartas al respecto. Queda en sus manos y en los de Aviación Civil la resolución de estos conflictos.

Ese hipotético conflicto regional también se traslada a la tierra. Casarrubios y las pistas de El Álamo harán una 'T', lo que obligará a desarrollar una regulación muy estricta del tráfico. Los aviones que salen de Castilla- La Mancha despegan en dirección a Madrid, mientras que las pistas del aeródromo madrileño pretenden discurrir en paralelo a la linde entre ambas comunidades, en dirección horizontal. Uno de los puntos de fricción entre el aeródromo y el Ayuntamiento de El Álamo es que la pista del primero entra 300 metros en el municipio madrileño. Casarrubios argumenta que el catastro establece que la finca del aeródromo es legal, mientras que el registro de la propiedad dice lo contrario. Elduayen asegura que tiene ortofotos que demuestran que la construcción original fue así y que ha pedido numerosos permisos de legalización al Consistorio de El Álamo que nunca han sido satisfechos porque han extraviado la documentación hasta en dos ocasiones. El Ayuntamiento y, por extensión, la Comunidad de Madrid, dicen que esta invasión de espacio es ilegal.

Memoria económica

Otro aspecto importante son las cuentas de inversión. La Comunidad de Madrid plantea que la inversión necesaria para hacer el aeródromo sería de unos 232 millones y que se afrontaría mediante una concesión, aunque la titularidad se mantendría en manos públicas. En esta cantidad no incluye las expropiaciones de terrenos. Según Ruiz de Alda, "falta un desarrollo de la memoria económica del plan director que explique en qué se va a gastar ese dinero. A priori, parece desproporcionado. Lo preocupante es que se basan en datos de 2008 que no se corresponden con la realidad actual ni con la hipotética situación en la que tendría que funcionar un aeródromo de este calibre". Elduayen asegura que, después de ser declarado bien de interés regional, plantearon tres proyectos para hacer un nuevo aeródromo con una pista que tendría una capacidad similar a la que tendrá El Álamo se presupuestó en 30 millones de euros. "No salen las cuentas porque ni los costes ni los beneficios sostienen esos proyectos, a no ser que haya pagos administrativos como en el caso de las autopistas de peaje", señala. Fuentes del sector concretan que a todas luces es una inversión pública altísima para el proyecto que se quiere realizar. Varias fuentes consultadas esbozan que, quizás, la causa sea que los principales interesados en poseer una infraestructura de estas características están utilizando a la administración de llave para facilitarse los permisos. "Se plantea en el informe que los usuarios de esta aviación son gente a la que no le gusta mezclarse con el resto de viajeros y el problema es que eso se quiere pagar con dinero público", argumenta la diputada de UPyD.

La última pata del proyecto es el medio ambiente. La Comunidad de Madrid asegura en su plan director que el entorno va a resultar afectado en un nivel muy bajo en la parcela seleccionada. Los espacios más sensibles serían una zona de protección de aves y el parque regional de la cuenca media del río Guadarrama, que va a ser sobrevolado sin remedio. Ruiz de Alda asegura que "desde el aire puede comprobarse que las distancias a las que los aviones sobrevuelan la zona están muy cerca del espacio habitado, con lo que hay que garantizar que no hay afección sonora". Esta situación requerirá por parte de la Comunidad de Madrid un informe de impacto ambiental en el que tendrán que contemplar el tipo de aviones que van a aterrizar allí (el plan director tiene un amplio catálogo de modelos al respecto), la incidencia de las pistas y el ruido que provocan.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.madridiario.es